Eduardo Castro Motos asienta su liderazgo en Sevilla

Eduardo Castro (izda.), con el presidente de Yamaha Europa, Eric De Seynes, y el director general de la marca en España, Víctor Gonzalez, en la inauguración de la tienda renovada. El decorado son fotos suyas de corredor de motocross./SUR
Eduardo Castro (izda.), con el presidente de Yamaha Europa, Eric De Seynes, y el director general de la marca en España, Víctor Gonzalez, en la inauguración de la tienda renovada. El decorado son fotos suyas de corredor de motocross. / SUR

El concesionario exclusivo de la marca Yamaha ha incorporado las últimastecnologías en sus instalaciones para consolidar su cuota del 22% en ventas

E. FREIRE

Eduardo Castro fue corredor de motocross durante 20 años y hoy tiene su propia escudería para dar rienda suelta a su afición mientras gestiona el primer concesionario del sector en Sevilla. «Nuestras instalaciones son como un box de Moto GP», explica el empresario, que acaba de reabrir su tienda en el polígono Calonge tras someterla a una profunda remodelación para incorporar las últimas tecnologías del sector.

«Hemos renovado todos los ordenadores para que nuestros clientes puedan vestir su moto ideal con todos los accesorios que deseen a través de una pantalla táctil. Tenemos también el banco de pruebas más avanzado del mercado, insonorizado y con capacidad para probar motos hasta a 300 kilómetros por hora», explica el empresario. Automatización de todos los procesos, aceites que circulan por tuberías en el techo, bancos elevadores... en el acto oficial para celebrar la inauguración, el presidente de Yamaha Motor en Europa, Éric de Seynes, declaró que es «la tienda más impresionante» que había visto nunca. La inversión en esta reforma integral supera el medio millón de euros. El concesionario cuenta con 3.000 metros cuadrados distribuidos en dos plantas y ha incorporado la nueva imagen de marca de la firma japonesa. En la tienda trabajan 27 personas.

La empresa

Origen
Con 10 años, Eduardo Castro era aprendiz en un taller de motos de El Palmar de Troya y con 16 montó el suyo propio. Desde 1990 es distribuidor oficial y exclusivo de Yamaha en Sevilla y Huelva.
Tecnologías
El concesionario ha automatizado procesos e incorporado un banco de pruebas de última generación, un sistema de sumistro de aceites a través de tuberías instaladas en el techo o un software que permite a los clientes «vestir» la moto en una pantalla táctil.

Desde 1990, Eduardo Castro Motos es distribuidor oficial en exclusiva de Yamaha en Sevilla y Huelva. La renovación llegará también a esta última provincia en 2019. En el mercado sevillano ocupa la primera posición del podio con una cuota de mercado del 22% de unas ventas totales del sector que alcanzan las 10.000 motos año. Dentro de Yamaha España, es el segundo concesionario de la marca en ventas de todo el mercado nacional. La tienda cuenta con una amplia exposición de toda la gama de motocicletas de la firma, además de un gran stock de accesorios y repuestos.

A Eduardo Castro, la afición por las motos le viene desde la infancia. «Empecé en el comedor de mi casa con una llave que me prestaron», recuerda. A los 10 años ya era aprendiz en un taller de la localidad sevillana de El Palmar de Troya y con 16 ya montó uno propio. Después de un periodo en Alcalá de Guadaíra, en 1982 se trasladó a Sevilla capital.

«Siempre he tenido pasión por las motos de carreras. Me quiso fichar Montesa pero me quedé con Puch», señala Eduardo Castro, de 68 años, que llegó a ganar en solo dos temporadas 150 carreras en distintos campeonatos nacionales y regionales. Cuando se retiró de la competición profesional lanzó la escudería Castro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos