Tribuna BBVA-SUR

DSA ampliará su red internacionalcon una oficina en Marruecos

Pedro Frutos, gerente y socio fundador de la empresa jerezana DSA./
Pedro Frutos, gerente y socio fundador de la empresa jerezana DSA.

Esta empresa gaditana diseña y fabrica líneas de máquinas industriales para los sectores del automóvil, alimentación, energías renovables, agroindustrial y textil

M.J. PEREIRAMÁLAGA

Han pasado casi treinta años desde que los ingenieros gaditanos Pedro Frutos y Manuel Arce pusieran la semilla de lo que hoy es Desarrollos de Sistemas Avanzados (DSA), una empresa de diseño y montajes de máquinas con presencia en Cataluña, Polonia, China, Estados Unidos y México. Con otros socios, Frutos y Manuel Arce diversificaron actividades y procesos al crear otras dos compañías: Sistemas Mecánicos Avanzados (AMSX), que fabrica componentes mecánicos y eléctricos, y Sistemas de Aplicaciones Dinámicas (Dynamic), consultora especializa en procesos y gestión empresarial en el sector de la ingeniería industrial.

En 1987, Frutos y Arce trabajaban en el diseño de proyectos industriales para Delta Oficina Técnica, una compañía que terminaron comprando. En 1996, Delta se asoció con la sevillana MP para ocuparse de la división de fabricación de maquinaria industrial. «Eso nos permitió fabricar maquinaria industrial en Sevilla y El Puerto de Santa María», explica Pedro Frutos, gerente de DSA.

En 2003 se rompió la alianza con MP y deciden crear con otros socios la compañía Desarrollos de Sistemas Avanzados (DSA) para el diseño y montaje de máquinas, con oficinas de proyectos y áreas de ensamblaje y post-venta. En 2015 nace Sistemas Mecánicos Avanzados (AMSX) y en 2017, Dynamic. «Hoy somos un fabricante de bienes de equipo industriales en los sectores del automóvil, la alimentación, las energías renovables... acumulando más de 30 años de experiencia en la automatización de procesos industriales, la fabricación de máquinas de ensamblaje y test», añade Frutos. Entre sus clientes están los principales fabricantes mundiales de componentes para la industria de la automoción: Grupo Antolín, ThyssenKrupp, Nexteer, John Deere, Robert Bosch, Visteon... Para ellos fabrica las máquinas necesarias para producir desde cajas de cambio a sistemas de dirección eléctrica, amortiguadores, inyectores o puertas, entre otros. También trabaja para TDK, de componentes electrónicos, y la firma de alimentación Ángel Camacho.

Además, este grupo industrial está desarrollando para una empresa del sector textil un nuevo proceso de automatización con tecnología «láser & eco», algo que hasta ahora se hacía de forma manual para lograr un mejor acabado de las prendas.

Con la crisis económica, DSA salió al mercado exterior, un proceso que completará en 2020 abriendo delegación en Marruecos. Gracias a ello logró que en 2017 sus ingresos procedieran en un 90% del extranjero. Con la recuperación, el 50% de los ingresos del pasado año fueron de clientes nacionales y el otro 50%, del mercado exterior. En 2018, este grupo empresarial facturó casi 20 millones, un 10% más que el año anterior.

La crisis le llevó a China en 2010

En 2009, DSA inició su internacionalización y un año después ya estaba presente en China y Polonia. En 2017 abrió oficina en Shanghái, con un gestor financiero y tres ingenieros locales. En el mercado estadounidense tiene un convenio de colaboración con la empresa Hypercil, ubicada en el estado de Michigan (EE.UU). Frutos se muestra preocupado ahora por la posibilidad de que en un año y medio impacte en el sector otra crisis «porque ya estamos viendo que la industria está dejando de invertir en bienes de equipo por las incertidumbres que ha generado el coche eléctrico».