La firma de moda Álvaro Moreno prevé doblar su red y alcanzar las 30 tiendas

Álvaro Moreno, en la tienda de Nervión Plaza./
Álvaro Moreno, en la tienda de Nervión Plaza.

La empresa con sede en Osuna inaugura esta semana un establecimiento junto a la Puerta del Sol

LUIS MONTOTO

La cadena de moda Álvaro Moreno quiere doblar su tamaño en los próximos dos años. Esta compañía nació de la mano del emprendedor sevillano Álvaro Moreno, que comenzó a trabajar en la tienda de su padre en la localidad de Osuna con 13 años. En 2005 creó su propio sello cuyo estilo define como clásico con un toque de atrevimiento e inició un crecimiento paulatino que le ha llevado a abrir catorce tiendas, la última de ellas en la madrileña calle del Carmen, junto a la Puerta del Sol.

«Hasta el momento inaugurábamos un establecimiento al año, solo en 2015 ya vamos a abrir cuatro, y podremos alcanzar los treinta puntos de venta en los próximos dos ejercicios», indica el empresario. En este momento sus ingresos rondan los 10 millones de euros anuales, una cifra que será de 20 millones cuando duplique sus tiendas.

Toda la red de tiendas pertenece a Álvaro Moreno, que ha rechazado las ofertas que han llegado para crecer con franquicias y ha preferido mantener el control de la firma. «Opté por una expansión más lenta y costosa pero también mucho más sólida», explica el empresario, para quien «poco a poco hemos adquirido más dimensión y ahora ya es más fácil crecer sin recurrir a socios».

La empresa

Historia. Moreno comenzó a trabajar en la tienda de su padre en Osuna con 13 años, denominada entonces Vilymoda. El diseñador se empapó de los valores que le aportó su padre para empezar a hacerse con las riendas del negocio con 18 años.

Estilo. Su primer viaje a Italia le posibilitó volver cargado de nuevas ideas y conocer a algunos proveedores de telas y fornituras que influirían en la creación de un estilo personal y moderno. Es el diseñador de confianza de David Bustamante y también ha vestido a Miguel Poveda o al presentador David Casas.

En un principio, Álvaro Moreno se centró en la provincia de Sevilla (donde tiene cinco tiendas), y ha llegado a otras ciudades andaluzas como Huelva, Jerez, Granada y Córdoba. Con su salto a Badajoz, Bilbao y Madrid ha iniciado su crecimiento nacional. «Es estratégico desembarcar en las ciudades andaluzas donde aún no estamos, como Málaga y Almería, y abordar capitales como Valencia y Barcelona». La cadena solo sitúa sus establecimientos en zonas muy céntricas.

Para gestionar esta expansión la compañía ya se ha dotado de un nuevo cuartel general en el que ha invertido 500.000 euros. Se trata de una sede en el polígono industrial Las Vegas de Osuna, al pie de la autovía A-92. Desde estas modernas instalaciones gestiona la administración de la empresa, la logística y la venta por internet. Una de las claves de su crecimiento en una etapa de crisis está en que «el objetivo es llegar al consumidor ofreciendo un producto de calidad a un precio competitivo».

A medio plazo, otro de los retos de Álvaro Moreno es llevar su marca a las principales capitales europeas. «Hemos recorrido muchas ciudades estudiando ubicaciones y creo que en ciudades italianas como Florencia y Milán podemos tener éxito, y también París, donde ya están triunfando otras marcas españolas».

La tienda de Madrid, ubicada en una zona de gran afluencia turística, será un termómetro para valorar la aceptación de sus prendas entre turistas de países como Rusia o China.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos