Román y Martos empieza el año con planes de expansión

Miguel Martos Ruiz, fundador y gerente de Román y Martos./Francis Silva
Miguel Martos Ruiz, fundador y gerente de Román y Martos. / Francis Silva

El mayorista malagueño de alimentación renueva su imagen corporativa y anuncia el desarrollo del negocio de exportación y de su faceta de armador de pesca

E. FREIRE

El nuevo año arranca para Román y Martos repleto de proyectos: nueva web, nueva imagen corporativa, adquisición de maquinaria, ampliación de departamentos e incorporaciones destacadas. Los detalles se conocerán el próximo 15 de enero en un acto social convocado en la sede de la Diputación de Málaga, en el que habrá «sorpresas», anuncia Miguel Martos Ruiz, gerente y fundador. La empresa familiar supera los 30 años en el sector de la distribución de productos alimenticios y se ha convertido en la gran despensa malagueña de los hoteles y restaurantes de la costa andaluza. Su reparto diario abarca desde Algeciras hasta Almuñécar. Elabora y distribuye productos cárnicos y pescados, tanto frescos como congelados, así como verduras y precocinados. El canal Horeca (hostelería, restauración y catering) es su principal negocio y también desarrolla otras líneas como el comercio al por mayor, las grandes superficies, cadenas de restauración o colectivos, que le aportan ya más de un 20% de las ventas totales.

La empresa

Origen.
Miguel Martos y su cuñado Juan Román fundaron la empresa familiar en 1981. Restaurantes y hoteles de la Costa de Sol fueron sus primeros clientes.
Actividad.
Presta un servicio integral a la hostelería con la elaboración y distribución de productos cárnicos y pescados, tanto frescos como congelados, verduras y precocinados.
Marcas.
Junto a Román y Martos, opera con submarcas como Yerbas Bajas, para carnes premium; Goldfish, SilverMar o Akai-Tuna, con la que comercializa el atún rojo salvaje.

Un salto cualitativo de la compañía fue su incursión en el mundo de la pesca como armador. «Esta decisión estratégica ha sido tan satisfactoria que nos planteamos seguir alcanzando acuerdos que nos permitan posicionarnos en el sector primario», avanza Miguel Martos. «Después de la ilusionante aventura que ha supuesto la adquisición de nuestro barco, nuestra niña bonita es el atún rojo salvaje, que elaboramos siguiendo las técnicas japonesas; pero no podemos olvidarnos de nuestras carnes maduradas e ibéricos de bellota, o los calamares, puntillas o marisco, tan apreciados en los restaurantes de la Costa del Sol».

Román y Martos está presente como importador en los principales países productores de materias primas, como Marruecos, Argentina, Vietnam, India y China, donde trabaja con socios seleccionados. Recientemente ha creado el departamento de exportación y ya ha dado los primeros pasos para desarrollar el mercado exterior con sus primeros envíos a Estados Unidos, Alemania y Francia.

La firma nació en 1981, aunque sus orígenes se remontan a 1977, cuando Miguel Martos abrió una tienda de alimentación y empezó a vender aves y huevos en una furgoneta de segunda mano en Nerja. Junto a su cuñado Juan Román, ya jubilado, fundó la compañía familiar y expandió el negocio por toda la costa. El traslado a su sede actual, un edificio de tres plantas que alberga las oficinas, el almacén frigorífico y las salas de elaboración, ha sido uno de los hitos destacados. La empresa tiene 80 trabajadores y ha iniciado el traspaso de responsabilidades a la segunda generación, que ocupa ya puestos clave en la dirección del negocio.

 

Fotos

Vídeos