Málaga, un ecosistema para alumbrar empresas

Málaga, un ecosistema para alumbrar empresas

La provincia disponede una amplia oferta de espacios donde se facilitael emprendimiento

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Málaga lidera la creación de empleo junto a Sevilla según los últimos datos oficiales. En la provincia existe una nutrida red de incubadoras y viveros de empresas que ponen a disposición de los emprendedores una serie de facilidades y asesoramiento para que las ideas se conviertan en proyectos sólidos y, sobre todo, en creadores de puesto de trabajo.

Son muchas las entidades y las organizaciones que se dedican a facilitar a los emprendedores el trabajo de creación empresarial. Ayuntamientos, la Junta de Andalucía a través de distintas agencias públicas, la Universidad de Málaga e iniciativas privadas, como las del PTA, Denium o mixtas como la de la Cámara de Comercio de Málaga. Todas ellas ponen en bandeja una amplia red de viveros e incubadoras con más de 150 plazas con una rotación entre uno y tres años para que las iniciativas malagueñas cuenten con apoyo.

Desde la agencia pública Andalucía Emprende, el director de coordinador de diseño y estrategia, Alberto Azevedo, explica a SUR que la intención de su red de Centros Andaluces de Emprendimiento (CADE) no es solo buscar financiación, sino «aportar herramientas para que los proyectos sean viables». Además, asegura que la apuesta de la Junta de Andalucía por el emprendimiento sigue creciendo y es uno de los pilares para la creación de empleo en la provincia y en toda la comunidad autónoma.

Esta pasada semana entraban al vivero municipal de Marbella diez nuevos proyectos. Durante la presentación de los viveristas, la alcaldesa de la localidad, Ángeles Muñoz, resumía la iniciativa local, extensible al resto de redes:«Vamos a seguir trabajando, al igual que se hace en otros lugares de Europa, en un entorno privilegiado, con un apoyo institucional como el que se está haciendo aquí, para tener la oportunidad a coste cero».

Las instituciones, por tanto, mantienen su apuesta por ofrecer apoyo a los empresarios de la provincia. En estas páginas se ofrece un análisis de las distintas propuestas, los requisitos de acceso de la mayoría de las redes y las características generales de cada uno de ellos.

Ayuntamiento de Málaga Más de 270 espacios en la red Promálaga

El Ayuntamiento de Málaga lleva desde 1998 gestionando y ampliando la Red Municipal de Incubadoras, dependiente de Promálaga. Actualmente hay más de 270 espacios funcionando a lo largo de toda la capital en doce centros distintos. Los requisitos de Promálaga establecen que solo podrán acceder a los servicios de incubación las empresas (físicas y jurídicas), instituciones, asociaciones y agrupaciones que desarrollen una «actividad de promoción empresarial y/o profesional». Para determinar qué proyectos acceden y cuáles no a los espacios disponibles de la red, Promálaga tiene publicado en su página web un baremo de puntuación. El punto más importante y el que más computa es la viabilidad del proyecto en función de tres variables: técnica, estratégica y económico-financiera. También se premia que se trate de actividades económicas «intensivas en conocimiento, actividades que generen sinergias en el entorno e industrias creativas». En cuanto a los empresarios, Promálaga establece una serie de perfiles que se consideran «colectivos especiales». Menores de 30 años, mayores de 45 años mujeres, desempleados de larga duración y discapacitados. El rango de precios mensuales en esta red va desde los diez euros por el metro cuadrado en oficinas hasta cuatro y medio en naves. El incremento es del 10% anual en periodo de incubación y de 20%en fase de transición.

Junta de Andalucía 25 naves y 85 despachos en los CADE

La red de Centros Andaluces de Emprendimiento (CADE), creada en 2002 por la agencia pública Andalucía Emprende, cuenta en la provincia de Málaga con un total de 85 despachos con un índice de ocupación del 95%. También disponen de 23 naves, todas ellas en uso actualmente. Los criterios de valoración para conseguir un espacio dentro de un CADE se contemplan en el formulario de solicitud, adjunto en la página web de la fundación pública. Para que un proyecto pueda optar a acceder a la red se deben cumplir un mínimo de cuatro requisitos de un total de siete. El primero es el carácter innovador de la idea del proyecto o idea de negocio. Le sigue la viabilidad económico-financiera y la calidad de la iniciativa. El tercer punto es la capacidad de generación de empleo y el cuarto se centra en la forma jurídica de la empresa, premiando la inscripción registral y dentro de esta de Economía Social. Sigue la posibilidad de generar sinergias con otros proyectos y la contribución al tejido productivo local del municipio en el que está ubicado el CADE. Por último, hay una serie de colectivos preferentes:formación y experiencia del equipo promotor relacionadas con la actividad empresarial, proyectos conformados por mujeres rurales o pertenencia a colectivos desfavorecidos.

Uma-PTA /Red EU-BIC Link by UMA, BIC y Demium, tres referentes

Cada año, un total de diez empresas reciben la asistencia y la mentorización el equipo de Link by UMA-Atech, una iniciativa llevada a cabo por la Universidad de Málaga y el Parque Tecnológico de Andalucía. En este espacio, ubicado en el edificio El Rayo Verde, solo acceden los ganadores del concurso anual que convoca la Universidad de Málaga, el 'Spin-off'. Los vencedores, además del espacio de incubación, cuentan con el programa Polaris Academy y Polaris Mentoring. Uno de los grandes referente en el viverismo de empresas es el edificio BIC Euronova, perteneciente a la red europea EU-BIC y primer vivero de empresas en instalarse en Málaga (en el año 1991). En su caso, el protocolo de admisión está centrado en varios aspectos esenciales vinculados al carácter innovador del proyecto. Se tienen en cuenta las características del mercado, la capacidad «imitativa» de la competencia y y los recursos vinculados al proyecto. El comité encargado de aceptar las solicitudes de espacio está formado por el director general y uno o más técnicos de BIC Euronova. El contrato de cesión de módulos es de tres años en el caso de que el sector sea de servicios y cinco años para las iniciativas industriales. En Málaga también funciona la sede de Demium Startups, una incubadora que da la vuelta al formato y busca emprendedores para crear equipos con los que desarrollar las ideas.

Cámara de comercio Un espacio para los proyectos de Incyde

a red de incubadoras de la Cámara de Comercio de Málaga es otra de las alternativas de la provincia de Málaga. El edificio Galia, junto al centro comercial Málaga Nostrum, lleva albergando a viveristas desde 2008, y actualmente se encuentra al 50%, con nueve de sus diez y ocho oficinas en funcionamiento. El edificio de la Cámara de Comercio en San Pedro de Alcántara, con un año de funcionamiento, todavía cuenta con bastantes espacios libres de los 18 despachos disponibles, lo que supone una oportunidad para los emprendedores de la zona que quieran emprender de la mano de esta entidad. La duración máxima de la estancia de las empresas en el vivero será, según informa la cámara en su página web oficial, de dos años (un año prorrogable a otro año más). A esta red podrán acceder todos aquellos proyectos de empresa desarrollados en los programas de la Fundación Incyde de la provincia y que reúnan una serie de requisitos específicos. Todas las empresas instaladas en los viveros de San Pedro de Alcántara y el de Málaga capital podrán beneficiarse de los servicios de asesoramiento ofrecidos por la Cámara de Comercio a todas las empresas malagueñas, así como de sala de reuniones, reprografía, fax y aulas de formación y salas de reuniones en la que se pretende que se desarrollen sinergias entre los propios viveristas alojados en la red.

Telefónica - Junta - Ayto.

La Farola Andalucía Open Future es un acelerador de empresas fundado hace cuatro años a través del trabajo conjunto de Telefónica, Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga. Uno de sus principales valores es el conocido como Crowdworking, un modelo de trabajo basado en los flujos de comunicación entre los distintos emprendedores. De hecho, los espacios de desarrollo están unificados en una única gran sala, por lo que las barreras entre las iniciativas se diluyen. «Buscamos emprendedores con ideas innovadoras que quieran desarrollar su proyecto en nuestras instalaciones», es el reclamo de La Farola, que exige varios requisitos a sus aspirantes. En primer lugar, los equipos aspirantes deben estar constituidos por un mínimo de tres personas. Dos de ellas (como mínimo) tienen que dedicarse al 100% a ese proyecto, que además debe tener base en Andalucía. Los solicitantes, que deberán defender sus ideas en público y en una entrevista, deben además disponer de un prototipo funcional o un producto mínimo viable a corto plazo y contar con un proyecto emprendedor con maduración demostrable de al menos 6 meses. Este espacio convoca plazas con regularidad para presentar las solicitudes pertinentes.

Provincia Alhaurín de la Torre y Marbella, casos recientes

Además de los CADE repartidos por la provincia, existen otros espacios gestionados directamente por los ayuntamientos de varios municipios de Málaga. Marbella cuenta con un espacio con capacidad para más de cincuenta proyectos que se construyó en 2016, en un edificio anexo al Ayuntamiento. Esta semana han entrado diez nuevas empresas, por lo que actualmente el edificio tiene capacidad para otras 25 más. En Alhaurín de la Torre, el vivero municipal tiene una demanda especialmente alta. Tanto es así que el Consistorio lleva meses trabajando en una ampliación del edificio para aumentar la capacidad de proyectos. Esta construcción cuenta con una partida presupuestaria reservada para este año, por lo que los emprendedores alhaurinos y del área metropolitana tendrán más posibilidades de optar a un espacio en un futuro cercano. Otro de los viveros que destacan en la provincia es el del Parque Tecnoalimentario de Vélez Málaga. El recinto, inaugurado en marzo de 2017, alberga 17 iniciativas tras una inversión pública de un millón de euros. Este número de proyectos en su interior supone el máximo disponible por lo que, de momento, no hay cabida para nuevos emprendedores en la zona de la costa oriental de Málaga. El vivero cuenta con una infraestructura compuesta por siete naves industriales.