Unicaja Banco plantea la salida voluntaria de 1.028 trabajadores

Unicaja Banco plantea la salida voluntaria de 1.028 trabajadores

La entidad quiere realizar también 350 traslados y homologar las condiciones de trabajo entre la plantilla de la matriz y España-Duero, pero sin tocar salarios

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Unicaja Banco presentó ayer a los representantes sindicales las grandes líneas del ajuste laboral con el que pretende culminar la integración de España-Duero. La entidad plantea la salida de hasta 1.028 trabajadores, que representarían alrededor del 15% de su plantilla actual, formada por 6.916 personas (según el último dato publicado, correspondiente al 30 de junio de este año). Sin concretar condiciones todavía, los representantes de la institución manifestaron su intención de que estas desvinculaciones sean voluntarias y no traumáticas, según pudo saber SUR.

Además, Unicaja Banco considera necesario realizar hasta 350 traslados de empleados para responder a la nueva realidad surgida tras la integración de España-Duero. Según las fuentes consultadas, en la reunión de ayer tampoco concretó de dónde a dónde prevé mover a los trabajadores ni las condiciones que les ofrecerá. Por otra parte, la entidad pretende negociar con los sindicatos la homologación condiciones de trabajo (tales como horario, permisos o medidas de conciliación) entre los empleados de España-Duero y la matriz, tendiendo a las de ésta última. Eso sí, los responsables de la entidad no manifestaron intención de tocar el tema retributivo.

El dato

6.916
personas formaban la plantilla de Unicaja Banco a 30 de junio de este año, según el informe financiero del primer semestre. Esta cifra incluye al personal de la antigua España-Duero, que está ya integrado. Las 1.028 desvinculaciones que se han planteado suponen el 15% de su plantilla actual.

La institución plantea que tanto las salidas como los traslados se vayan materializando de forma paulatina en un plazo de tres años. En el encuentro de ayer los representantes de la entidad no entraron en detalles sobre condiciones; éstas se empezarán a abordar a partir de la semana que viene en reuniones con los sindicatos. La intención de Unicaja Banco es alcanzar un acuerdo dentro de esta negociación informal (que es una posibilidad prevista en el convenio de banca) y no tener que entrar en un proceso formal de ERE. Lo esperable, dada la dinámica habitual de este tipo de procesos, es que las cifras planteadas ayer (tanto de salidas como de traslados) se vean rebajadas durante las negociaciones.

Los sindicatos creen que si Unicaja Banco plantea buenas condiciones, habría un considerable número de empleados mayores de 56 años, hasta mil, que estarían dispuestos a prejubilarse. La mayoría de ellos pertenecen a la antigua plantilla de Unicaja, puesto que España-Duero ya ha afrontado tres expedientes de regulación de empleo en los que se produjo la salida de la mayoría de sus trabajadores más mayores.

En la reunión de ayer tarde, celebrada en Málaga, estuvieron presentes representantes de la dirección de Unicaja Banco, así como de los sindicatos con representación en la entidad: CCOO, UGT, SECAR/UEA-CIC y CSICA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos