Goirigolzarri admite que el «entorno financiero no es fácil» pero asegura que Bankia crecerá

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri../Efe
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.. / Efe

El presidente de la entidad insiste en que este año entra «con una enorme fuerza comercial» y prevé alcanzar los 400.000 clientes en 2020 pese a la subida de los tipos de interés

ELISABETH RODRÍGUEZ

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, aseguró este viernes a los accionistas de la entidad que los ingresos crecerán pese a que el entorno financiero no es favorable. «Las políticas de tipos de interés, junto con el desapalancamiento de la economía española en el sector privado, han provocado una continua presión sobre nuestros ingresos recurrentes. Si bien este año 2019 puede marcar una ruptura de esta tendencia, aunque somos conscientes de que no vamos a contar en el corto plazo con un cambio en los niveles de tipos de interés», afirmó durante la junta ordinaria de accionistas celebrada en Valencia.

No obstante, el dirigente insistió en que la entidad ha arrancado el ejercicio 2019 «con una enorme fuerza comercial» que está permitiendo al banco elevar la concesión de nueva financiación para familias y empresas y la captación de clientes. «Somos conscientes de que el entorno no es fácil para el sector financiero, pero creo que tenemos ideas claras sobre cómo afrontar el futuro, y también tenemos planes y programas bien definidos», subrayó Goirigolzarri, que sostuvo un tono optimista sobre las expectativas para los próximos años. «Creo, honestamente, que el año 2019 es el inicio de una nueva etapa para Bankia desde una triple perspectiva. En primer lugar, desde el punto de vista organizativo; un nuevo ciclo desde el punto de vista de incorporación de talento, y un nuevo ciclo desde el punto de vista financiero», apuntó.

Goirigolzarri recordó que, en los primeros meses del año 2018, en pleno proceso de integración con BMN, el dinamismo comercial se vio impactado, «pero en la segunda mitad del año, la actividad se recuperó con brío, creciendo mes a mes hasta cerrar el año con importantes incrementos de cuota en productos de inversión como préstamos al consumo o a empresas, así como en productos de valor como fondos de inversión o medios de pago». En este sentido, el presidente de Bankia afirmó que «la integración ha quedado atrás y que, por tanto, podemos concentrar nuestro foco y nuestro esfuerzo en lo más importante que es la atención a nuestros clientes». Goirigolzarri destacó que como consecuencia de la excelente integración con BMN, han adelantado en un año el plan original de sinergias que en su momento anunciaron al mercado, lo que, según dijo, «tiene un enorme valor desde el punto de vista estratégico».

Desde el punto de vista comercial, la entidad avanza en la consecución del objetivo de captación de clientes recogido en su Plan Estratégico 2018-2020, que prevé elevar hasta en 400.000 el número de clientes. En el pasado ejercicio, Bankia captó 120.500 nuevos clientes y al término del ejercicio el banco contaba con 103.000 clientes más con los ingresos domiciliados. En cuanto a la financiación a familias y empresas, el banco cerró el año 2018 con una cartera de nuevas formalizaciones de hipotecas de 2.928 millones de euros, un 6% más, y de 14.484 millones en financiación empresarial (+13%).

Por otro lado, la entidad contempla como objetivo repartir entre los accionistas 2.500 millones de euros en el trienio. El dividendo correspondiente a los resultados de 2018, que este viernes ha votado la Junta de Accionistas, asciende a 357 millones de euros, un 5% más que el ejercicio anterior, al tiempo que el exceso de capital generado en el ejercicio fue de 418 millones. De esta manera, la cuantía acumulada para remunerar a accionistas fue de 775 millones.

Transformación digital

Goirigolzarri incidió en que el sector financiero en su conjunto se enfrenta a importantes retos estratégicos. «El cambio de hábitos de nuestros clientes, unido a una permanente revolución tecnológica, está dando lugar a cambios muy profundos. Entre ellos, los más visibles son la caída de las barreras de entrada en el sector, y la consiguiente incorporación de nuevos jugadores cuyo objetivo es quebrar el status quo actual», destacó.

En este sentido, el presidente de Bankia señaló que esta situación afecta de manera directa a todas las variables del negocio, «pero donde el reto es más evidente es en el impacto que todo esto tiene en nuestros canales de distribución», es decir, «la convivencia entre los canales online y offline». La respuesta de Bankia a esta situación se asienta en una segmentación de la clientela en función de su nivel de digitalización, así como en función de su relación con el banco. «Este esquema es lo que nos está permitiendo acompañar a nuestros clientes en su proceso de digitalización, de acuerdo con sus intereses», añadió. Por ello, avanzó que Bankia ha incorporado este año a su plantilla a más de 200 profesionales, de los que 50 proceden de ramas como inteligencia artificial, big data o experiencia de clientes.