Viticultores de la Axarquía esperan comenzar la vendimia entre finales de julio y primeros de agosto

Aspecto que presenta la uva moscatel en la zona más occidental de la Axarquía /SUR
Aspecto que presenta la uva moscatel en la zona más occidental de la Axarquía / SUR

Los productores confían en alcanzar una cosecha muy similar a las de la pasada campaña y destacan la ausencia de plagas

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Los productores y viticultores de la comarca de la Axarquía llevan días analizando las uvas de las diferentes zonas de viñedos para decidir cuándo comenzarán la vendimia. Aunque todavía no hay nada decidido, todo apunta a que la cosecha para vinificación podría iniciarse entre la última semana de julio y la primera de agosto, lo que significa que no se adelantará demasiado respecto a la de 2018, campaña en la que la vendimia arrancó el 4 de agosto, al menos en la parte más occidental de la comarca (Moclinejo, Almáchar y El Borge).

«La uva está estupenda. Este mes de julio, al menos de momento, no está haciendo demasiado calor, por lo que salvo sorpresas de última hora, todo apunta a que podríamos comenzar la vendimia la última semana de julio o la primera de agosto. No obstante, todo estará en función de los análisis del estado de los racimos», ha señalado el viticultor y enólogo de la Bodega Antonio Muñoz Cabrera-Dimobe, Juan Muñoz, que suele arrancar la vendimia en la zona de Algamiz, paraje situado entre los municipios de Cútar y El Borge.

En términos similares se ha pronunciado el gerente de la Unión de Cooperativas Paseras de la Axarquía (UCOPAXA),Salvador Muñoz. Ucopaxa agrupa a unos 600 agricultores de la comarca, todos productores de pasas de la variedad moscatel. «Puede que se adelante algo respecto a 2018, al menos por nuestra parte, quizá una semana, pero también pensamos que puede ser entre la última semana de julio y la primera de agosto», ha apuntado Muñoz. Las primeras uvas para vinificación que vendimiará Ucopaxa será para su Monte Faco, un vino seco moscatel que se ha convertido en uno de los productos estrellas de la bodega en los últimos años. La cooperativa elabora de este vino en torno a unas 25.000 botellas cada año. Ucopaxa elaboró el pasado años 350.000 litros de vinos y mosto.

Por su parte Dimobe, destina las primera uvas que vendimia a su vino seco espumoso y para su blanco moscatel seco de denominación de origen Sierras de Málaga.

Para la elaboración de vinos blancos secos jóvenes de la variedad moscatel se utiliza uva con poco azúcar. «No obstante, estos días estamos muy encima e la viñas para ver cómo evolucionan, ya que en función de cómo estén podemos empezar antes o después a vendimiar», ha insistido Muñoz.

Según el Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen Málaga, Sierras de Málaga y Pasas de Málaga, que se compone de cinco áreas -Axarquía, Zona Norte, Montes de Málaga, Serranía de Ronda y Manilva-, la calidad de la uva es «muy buena», toda vez que en ninguna de la zonas de producción se han registrado problemas de plagas.

Para el secretario general del Consejo Regulador, José Manuel Moreno, es el tiempo durante este mes de julio es el que determina cómo y cuándo comenzará la vendimia.

«Demasiado calor puede dañar la producción. Pero si la temperatura no es demasiado elevada, como está sucediendo este año y siempre que las viñas estén bien cuidadas, nada indica que sea una mala vendimia», ha explicado Muñoz, que es de los primeros en comenzar la cosecha.

En la provincia hay unas 4.100 hectáreas de superficie dedicadas al cultivo del viñedo, de las que 1.960 se destinan a la producción de uva para vino, 1.689 para uva pasa y 505 para uva de mesa. En Andalucía el viñedo ocupa 26.384 hectáreas, según datos del Observatoriod e Precios de la Consejería de Agricultura.

La cosecha para iniciar la elaboración de pasas de Málaga no comenzará hasta agosto.

La comarca de la Axarquía produce unos 400.000 kilos al año de pasa al año. Alrededor del 60 % las producen los cooperativitas de Ucopaxa. La elaboración es totalmente artesanal. Las uvas, siempre las de mayor tamaño, son secadas al sol en los paseros durante un periodo que se prolonga hasta 20 días, dependiendo de las temperaturas.

Según Asaja Málaga, en 2018 el viñedo malagueño facturó en el campo algo más de 3,5 millones de euros, siendo la uva de vinificación la que más valor aportó a la producción agraria con 2,1 millones, seguida de la uva de uva de mesa (900.000 euros) y la uva para pasa (530.000 euros).