Presentación

Otro Grand Slam para los tres grandes

Rafa Nadal en un entrenamiento previo al US Open/EfeM
Rafa Nadal en un entrenamiento previo al US Open / EfeM

El Abierto de los Estados Unidos abre sus pistas para que Rafael Nadal, Novak Djokovic o Roger Federer lo conquisten

ENRIC GARDINERMadrid

Los jóvenes ni están, ni se los espera. Los once últimos Grand Slam los han conquistado Rafael Nadal, Novak Djokovic y Roger Federer y, a horas de que arranque el último 'major' del año, nada hace indicar que este dominio se pueda romper. ¿El último en quebrar esta racha? Stan Wawrinka en el Abierto de los Estados Unidos 2016 . ¿Antes que él? Andy Murray en Wimbledon 2016. El primero lleva años alejado del más alto nivel, el segundo no estará en este torneo. ¿El último joven en triunfar en el escalón más alto del tenis? Juan Martín del Potro, que contaba por entonces con 20 años, en el Abierto de Estados Unidos de 2009.

Nada hace indicar que el relevo en la guardia vaya a producirse en la cambiante Nueva York, donde tan pronto diluvia como llueve fuego del cielo. Todo lo que sea no ver a Nadal, Djokovic o Federer en la final sería una hecatombe para ellos. No ver a dos de ellos sería una sorpresa. Verles a los tres es numéricamente imposible, pero si de algo se han encargado estos señores con los años es de acabar con lo que la lógica dicta que no puede pasar.

Por ello, no es descabellado que Federer se recupere de los dos puntos de campeonato perdidos en Wimbledon y compita por ganar un torneo que no amarra desde el lejano 2008. Más plausible es que sea Djokovic el que triunfe. Es el vigente campeón y el rey absoluto de la pista dura. Este año se ha regulado fuera de los Grandes, abrochando solo el título en Madrid, pero cuando arrancan los encuentros a cinco sets se ha mostrado voraz. Devoró Australia y escapó de Federer en Wimbledon. Su cuarto entorchado en Nueva York es la apuesta segura aunque, por primera vez este año, el genio suizo haya quedado sorteado en su cuadro y se pueda medir a él en semifinales. Ronda y torneo en el que Federer ya perdió puntos de partido ante Djokovic en el pasado (2010 y 2011).

Al otro lado, el vencedor hace dos años, Nadal. El balear ha seguido una preparación muy similar a la de la campaña pasada. Después de caer en semifinales de Wimbledon, descanso. Título y aclimatación al cemento en Canadá y descanso. El manacorense lleva días entrenando en Flushing Meadows, alternando la pista techada y a cielo abierto debido a la climatología. En 2018 solo las rodillas pudieron apartarle del camino al título. Si este año está sano, su aventura en el cuadro debería de ser larga. El primer obstáculo será John Millman este martes.

Fuera de todo lo que arrastra consigo el 'Big Three', la única opción joven que ha brillado por encima del resto ha sigo el ruso Daniil Medvedev, campeón en Cincinnati y criticado por su juego robótico carente de chispa. Será un peligro en cuanto el tenis empiece a rodar, pero el desgaste físico, puesto que ha jugado como preparación tres torneos seguidos llegando en los tres a la final, puede ser su tumba.

De los Alexander Zverev, Dominic Thiem, Karen Khachanov y Stefanos Tsitsipas solo queda recalcar que son un año más viejos y se les sigue escapando el gran torneo. Quizás sea su año en Nueva York o quizás vuelvan a fallar.

Roberto Bautista es especialista en precisamente eso, en no fallar, y con el top 10 recién estrenado, visualiza un US Open en el que no tiene nada que perder y en el que una buena actuación le puede catapultar a las Finales ATP de Londres.

En el torneo femenino, Naomi Osaka, casi de casualidad, ha vuelto al número uno y con él defenderá el título en Nueva York. Serena Williams, perenne en su infatigable pelea con el récord de Margaret Court, Karolina Pliskova, perfectamente guiada por Conchita Martínez, y Ashleigh Barty, que ya saboreó la decepción en Wimbledon, aspiran a arrebatarle la corona.

Garbiñe Muguruza es una incógnita. Continúa sin entrenador, aunque Anabel Medina le acompañará en Nueva York, y, pese a la correcta imagen ante Madison Keys en Montreal, aventurarse en colocarla entre las favoritas es un deporte de riesgo al nivel de escoger a un campeón fuera de Nadal, Djokovic y Federer.