Davidovich, a las puertas del 'top 100' tras ser subcampeón en Génova

Davidovich, en el Challenger de Génova. /SUR
Davidovich, en el Challenger de Génova. / SUR

Se sitúa el 109º del 'ranking'ATP y el decimotercero de la Race to Milan, el torneo con los mejores sub-21, al que espera acceder en 2021

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Sin haber acabado aún su segunda temporada como profesional, el rinconero Alejandro Davidovich ya está a las puertas del 'top 100'. Su presencia en semifinales en el Challenger de Mallorca y, sobre todo, su subcampeonato la madrugada de ayer en el Challenger de Génova (Italia), que le ha dado la friolera de 75 puntos ATP, le han situado como el 109º del 'ranking' desde esta semana, con lo que no se descarta aún que pudiera empezar 2020 en esa horquilla de privilegio, que casi permite el acceso a cualquier cuadro del circuito profesional.

De momento el pupilo de Jorge Aguirre ya totaliza más de 280.000 dólares en premios en su corta carrera y ha dado un salto de diecisiete puestos en la clasificación mundial, uno de los más altos respecto al último 'ranking' en la zona alta.

Pudo ser mayor, porque en la final de Génova forzó un tercer set ante el primer favorito y vencedor de la última edición, el italiano Lorenzo Sonego (49º). Por momentos, se postuló como claro favorito para alzarse con la victoria, pero la inexperiencia le pesó a la hora de la verdad.Es un peaje que tiene que seguir pagando, pero que le hará crecer. El malagueño dispuso de cuatro bolas de 'break' desaprovechadas con 4-3, que le podrían haber dejado sirviendo para adjudicarse el choque y el torneo, pero las dilapidó, en un partido en el que estuvo mucho menos eficaz que su rival en la disputa de los puntos más 'calientes' del encuentro.

Finalmente, pese a forzar el 'tie break' del tercer set y ponerse con 4-0 a favor, Sonego impuso su mayor aplomo y jugó con sabiduría varios puntos decisivos para remontar hasta el 8-6. El emocionante duelo se resolvió en dos horas y 36 minutos, por 2-6, 6-4 y 6-7 (6). Comenzó con más de cuatro horas de retraso debido a la lluvia, y la organización permitió que se jugara hasta la una y media de la madrugada de ayer, con unas gradas semivacías que apoyaban al tenista local. Davidovich estuvo a punto de lograr la proeza después de batir en semifinales a Albert Ramos (52º) o hacerlo con Jaume Munar (97º) en octavos. De haberse adjudicado el torneo, lo habría hecho tras superar a tres 'top 100' y a casi dos 'top 50', en un Challenger con un nivel altísimo.

Tercera decepción

Es la tercera final en un Challenger cedida ya por Davidovich, tras las de Szcezcin (Polonia) en 2018 ante el italiano Guido Andreozzi, también en tierra, y la de Bangkok (Tailandia) en pista dura este año contra el australiano James Duckworh. Ahora prepara ya el Challenger de Sevilla, también en tierra, y en el que debutará hoy como tercer favorito del cuadro. Le acompañan en él el marbellí Adrián Menéndez (205º y undécimo favorito) y Gómez Herrera (508º).

Otra d e las motivaciones de Davidovich es llegar a clasificarse para las Next Gen ATP Finals, el torneo que reúne en Milan (del 5 al 9 de noviembre) a los ocho mejores sub-21 del circuito (uno de ellos local). El malagueño es decimotercero ahora en la Race to Milan y lo tiene difícil, pero podrá seguir optando la próxima campaña, cuando será más factible para él.Esta cita se juega con otro sistema, con partidos a cinco sets, en mangas que se adjudican al que sume antes cuatro juegos (no seis).