MotoGP

Márquez: «Tienes que estar dispuesto a caer 20 veces para ser campeón»

Marc Márquez dedicó tiempo a los fans presentes en el Repsol Campus de Madrid antes de la rueda de prensa / Foto: AFP | Vídeo: Atlas

«Asumo que tengo una responsabilidad extra con los niños», dice el catalán consciente de que «no es normal» su palmarés de leyenda a los 26 años

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Marc Márquez fue recibido en un pasillo improvisado por los trabajadores de Repsol en la sede central de Madrid, que le esperaron con gorras naranjas y globos verticales con los que meter ruido. El piloto de Cervera, con gesto algo cansado tras llegar desde Tailandia, atendió a los medios en una multitudinaria rueda de prensa dado que «era inabordable» poder hacer entrevistas individualizadas.

Apenas unas horas antes había aterrizado en Madrid, aunque ya reconoce que ha aprendido «todos estos años» a vivir gestionando «el jet lag» para conseguir en siete años hasta ocho títulos mundiales, seis de ellos en MotoGP. Antes de empezar se sentó en primera fila y charló amigablemente con los periodistas a los que incluso hizo bromas en la espera de que todo estuviese listo. A sus 26 años lleva media vida vinculado a su patrocinador y por eso a veces habla «en plural porque deberían estar conmigo todos los de mi equipo que están ahí día a día trabajando». Por eso, aclara que de cara al próximo contrato su «prioridad es escuchar a Honda, son ellos los que me han dado la oportunidad de conseguir todo esto».

Sentado en un barril de la marca, de puntillas, reconoció que ha disfrutado de «un año casi perfecto, de ensueño». Aunque muchos ya le hablan de batir a leyendas como Valentino Rossi, Giacomo Agostini o Ángel Nieto él prefiere disfrutar de lo conseguido. «Me gusta vivir del presente, no del pasado. Vivir de la pasión es vivir del presente. De momento tenemos ocho y el año próximo intentaremos tener uno más», dice reconociendo que prefiere evitar pensar que es uno de los mejores deportistas de la historia. «Se te pone la piel de gallina, pero yo intento evitarlo. Si el día de mañana, cuando me retire dentro de muchos años espero, estaré orgulloso, por supuesto. Me llevo bien con Agostini, he escuchado las declaraciones de que lo puedo igualar. A mí no me gusta decir que es imposible, pero sí es muy difícil porque es ganar el doble de lo que he conseguido hasta ahora. No me obsesiono con los números. Soy consciente que esto no es lo normal».

«Mi madre me echó la bronca ya el viernes por empezar el fin de semana con un susto; tú te llevas el susto, pero los demás sufren mucho más»

Márquez explicó que deseaba conseguir el título en Tailandia pese a que eso le provocó alguna bronca familiar. «Tenía ganas del título en Tailandia porque era la primera oportunidad. Era el primer matchball, la primera bola de partido. En Buriram, hacia la vuelta 10, Quartararo pegó un tirón y me quedé un poco, pero hice tres vueltas arriesgando y es bonito ganar el Mundial, pero si ganas a lo campeón, gusta más. La fiesta de celebración estuvo bien, aún estoy recuperando la voz», bromeó.

Después habló de la caída del viernes, en la que sufrió un impacto de 26 G de fuerza... sin fracturarse nada. «Mi madre me echó la bronca ya el viernes por empezar el fin de semana con un susto. Tú te llevas el susto, pero los demás sufren mucho más. Saben sufrir, pero llevan muchos años detrás de mí y son la base donde empezó todo. La caída fue dura. Hace años que no tenía una tan dura. Hubo compresión de todas las vértebras. Me quedé sin aire cinco segundos pero se hacen eternos. Cuando tienes ventaja en el campeonato buscas motivaciones extras y mi objetivo siempre es la próxima carrera. Lo más bonito es ganarlo en Valencia, eso no lo cambio por nada, pero tienes que buscar esa motivación y tener esa euforia cuando cruzas la línea de meta».

Ahora su objetivo a corto plazo es acabar el Gran Premio de Japón ya que recordó que siempre, tras los anteriores títulos, terminó por los suelos. «Ahora pienso en intentar terminar la carrera. Siempre después de ser campeón me he caído en la siguiente prueba. Mi intención es acabar en el podio cada carrera. Probaremos conceptos en estas cuatro carreras, pero poco, lo nuevo es en los test posteriores a Valencia, ya que ahora los motores, que es lo más gordo, están precintados. Además está en juego el mundial de constructores, que lo tenemos bastante encarrilado y queremos conseguir el de equipos. Lucharemos por ello», recordó.

«Nunca» correrá el Dakar

El catalán no dudó en reconocer que hubo dos puntos de inflexión en este octavo campeonato. «Uno en Jerez, que veníamos de un error en Austin. Me caí cuando tenía una victoria casi hecha y me fui al suelo por un exceso de relajación pero después, en la siguiente carrera, ganamos. Fue importante y también en Móntelo donde pincharon varios oponentes para el título. Si temiera hacerme daño no me subiría a la moto. Sabes que estás expuesto a lesiones y caídas, incluso cuando menos te lo esperas, saliendo del box, pero si quieres ser campeón tienes que estar dispuesto a todo y si te tienes que caer 20 veces para encontrar el límite y usarlo luego en carrera, pues lo tienes que hacer. Me gustaría caerme menos eh, pero son cosas de nuestro deporte», ironizó.

Además deslizó un palito a Jorge Lorenzo cuando le insistieron en que Honda crea una moto solo pensando en él. «Creo que Honda hace una moto, e intenta hacer la mejor de la parrilla y el piloto ha de tener adaptación. Los tres pilotos que llevamos Honda tenemos los mismos comentarios sobre el desarrollo, pero te tienes que adaptar y sacar el cien por cien de cada momento. Dentro de una marca un piloto tiene más peso que otro. No es nuevo que la Honda es competitiva pero tiene un punto de dificultad. Estamos en un deporte en el que el piloto marca la diferencia, pero hay un 30 % en el que la moto y el equipo son clave. Hay que estar preparados y trabajar juntos».

Márquez, charló con los presentes sentado en un barril y de puntillas junto a la moto con la que ha logrado un sexto título de MotoGP
Márquez, charló con los presentes sentado en un barril y de puntillas junto a la moto con la que ha logrado un sexto título de MotoGP / EFE

Eso sí, aclaró que su relación con Lorenzo, que siempre fue uno de sus referentes, «siempre ha sido buena. Me felicitó en directo y luego en privado, donde es más íntimo. Me deseó suerte antes de la carrera, así que somos profesionales para dejar la rivalidad dentro de la pista, y es mi compañero de equipo. No ha tenido su mejor año ni su mejor suerte, lesionándose cuando le cogía el punto a la Honda, yo también le deseo lo mejor y que salga del bache lo antes posible».

Aunque ahora mismo todo parece idilico, Márquez quiso recordar que «en la vida de un deportista hay un momento duros» y le vino a la cabeza la situación vivida tras su lesión. «El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, y seguro que hay errores que he vuelto a cometer, pero intento aprender. Este ha sido el año más sólido de mi carrera deportiva. Nunca se sabe cuándo puede acabar el sueño y hay que disfrutarlo», valoró antes de asumir que es un espejo para muchos. «El que muchos niños y niñas te tengan como referencia te da una responsabilidad extra. Lo intento llevar con naturalidad», explicó después de haber explicado que en su caso se fija en Rafa Nadal y Leo Messi. «Durante el resto del año siempre intentas mejorar. ¿Si se puede? Mira, uno de mis ídolos, Rafa Nadal, cada partido hace algo nuevo, o el mismo Messi le ves un golazo y luego mete otro mejor, así que los demás claro que podemos, ahí está mi espejo«.

«Honda hace una moto, e intenta hacer la mejor de la parrilla y el piloto ha de tener adaptación. Los tres pilotos que llevamos Honda tenemos los mismos comentarios sobre el desarrollo, pero te tienes que adaptar y sacar el cien por cien de cada momento»

A Márquez le van los retos, algo que se ha visto cuando probó un Fórmula 1. Aún no sabemos si uno puede ser el TT de la Isla de Man pero seguro que no le veremos tratando de emular a Marc Coma en las dunas. «Me gusta la tierra y en mi círculo más cercano con amigos lo hemos hablado, pero sé que me haría daño, hay que ser realista y los que van ahí tienen mucha experiencia y velocidad, no es un circuito cerrado, hay que leer un 'roadbook'... me gusta probar, he probado un F1 y hacer algo de dunas, pero una cosa es probar y otra competir, algo que nunca haré en moto en el Dakar».

Orgulloso de su hermano: «Parece que es fácil ser 'hermano de' pero es justo lo contrario»

Marc Márquez sonríe cuando se le habla de Álex, líder en Moto2. «Mi hermano es mi mayor ayuda y yo soy la suya. Entrenamos juntos aunque en el circuito somos profesionales, y trabajamos cada uno con su equipo. Mi hermano Álex tiene que saber ahora gestionar la presión e intentar ganar el Mundial de Moto2 Se lo está ganando a pulso, tiene que saber sacar lo mejor de si y gestionar la presión yo no le voy a poner más, que esté concentrado y disfrute. Parece que sea fácil ser 'hermano de' o 'hijo de', pero yo creo que es justo lo contrario. Claro que hubiera cambiado mi título por el suyo en Moto2, lo he dicho muchas veces«. Eso sí, reconoció que no habrá celebración en Cervera... porque prefiere esperar. »No es por meterle presión pero vamos a esperar si hay una buena noticia con Alex«, dijo con una sonrisa.