Alejandro Medina: «En una carrera no puedes demostrar mucho; espero tener más oportunidades»

Medina, en la sesión de fotos del GPde la República Checa. /SUR
Medina, en la sesión de fotos del GPde la República Checa. / SUR

El piloto cartameño regresó ayer a Málaga tras debutar en el Mundial de Moto 2 en el Gran Premio de la República Checa

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Nunca olvidará el piloto malagueño Alejandro Medina estos cinco días que ha pasado en la República Checa. Allí el cartameño de 21 años ha competido por primera vez en un Mundial de motociclismo, en la categoría de Moto 2. No pudo terminar la carrera en el circuito de Brno por una caída en la segunda vuelta, y el viaje de vuelta a Málaga fue un poco accidentado, con pérdida de equipaje incluida. Pero Medina ya puede decir con la cabeza alta que ha competido contra los mejores pilotos del mundo de Moto 2.

¿Ha asimilado ya su debut en el Mundial? ¿Con qué sensaciones se queda?

–Las sensaciones son buenas, no pueden ser de otra forma porque vengo de cumplir mi sueño, que era debutar en un Mundial de motociclismo, así que estoy muy contento. Por otro lado, reconozco que ha sido un fin de semana muy complicado, algo que ya preveíamos. Llegar a un Mundial con una moto nueva, en un circuito que no conocía, en un equipo nuevo... Pues no es nada fácil. Aún así, yo creo que hubo una evolución positiva durante el fin de semana. La lástima fue la caída, pero eso forma parte de la carrera y siempre existe ese riesgo.

¿Qué recuerda de la caída que le impidió terminar la prueba?

–Fue al empezar una curva de izquierda, entrando en la chicane que empieza a subir para las últimas curvas y frené un poco más tarde que en la vuelta anterior, por lo que me caí. Pero no fue una caída dura, no me pasó nada.

Compitió en un circuito que hasta este fin de semana sólo conocía de verlo por la televisión o de jugar en la videoconsola. ¿Cómo fue el reconocimiento del circuito?

–Bueno, traté de recopilar mucha información sobre el circuito y ya sobre el terreno pude dar tres vueltas en bicicleta antes de los entrenamientos. Pero claro, con la moto no es lo mismo. No tiene nada que ver.

¿Se adaptó bien a la Kalex, una moto que tampoco había usado nunca?

–Se trata de una moto más rígida, difícil de llevar. Tuve dos días de entrenamiento de 40 minutos para adaptarme a todo. Estás compitiendo en un Mundial, contra gente que lleva todo el año con su moto, que ya conoce los circuitos... Yo trataba de no mirar las posiciones, porque al final en un segundo hay 20 pilotos, así que iba pendiente de mis tiempos y logré quedarme a dos segundos y medio de la 'pole', que está muy bien.

¿Y cómo le acogieron en el SAG Racing Team, el equipo que le ha dado la oportunidad de debutar?

–Me he sentido muy cómodo. Es un equipo muy familiar. Me hicieron sentir a gusto desde el primer momento y eso es muy importante. Creo que el equipo está contento conmigo y yo con ellos.

¿Le han dicho si van a seguir contando con usted para nuevas citas del Mundial?

–No, todavía no sé nada. Está claro que me gustaría seguir sumando experiencia en el Mundial. En una carrera, sin apenas conocer nada, no puedes demostrar mucho y espero tener más oportunidades en el Mundial. No vas a llegar y hacerlo muy bien. Esto es como una etapa que tienes que pasar. Hay que debutar, hacer muchos kilómetros, coger experiencia... Pero para todo eso te tienen que dar la oportunidad.

Lleva desde los 9 años compitiendo a diferentes niveles y ha conocido muchas competiciones, pero ¿tan distinto es estar en un Mundial?

–Es totalmente diferente, sobre todo a nivel de infraestructuras, medios clínicas móviles, etc. Es un mundo distinto. Hay mucha gente trabajando en los equipos, en la organización, se nota que hay mucho más perfeccionismo en todo, no puede fallar nada. El método de trabajo es parecido al de un Campeonato de España, hay dos mécánicos por moto y un técnico experto en telemetría.

Como debutante en el circuito, ¿ha tenido a alguien que le acompañe en la República Checa desde el primer momento?

–Bueno, tenía un coordinador del equipo y un 'coach' y también estuve acompañado por Cardoso, mi 'manager'. Allí la actividad era incesante. El jueves por ejemplo, no paré. De un lado para otro, con fotos, reuniones, actos... En un Mundial es todo mucho más intenso, más sesiones de fotos, más entrevistas. También como era debutante y fue todo muy precipitado había otros asuntos que resolver, como la ropa del equipo o el mono de piloto. Todo eso en el mismo día.

¿Qué acogida ha tenido su debut entre su entorno aquí en Málaga?

–Ha sido una locura lo de las llamadas y mensajes al móvil. Estando allí en la Republica Checa no he podido contestar a nadie. De hecho estoy empezando a responderle a la gente ahora, ya en Málaga, con un poco más de tranquilidad. La gente está muy contenta.

¿Tuvo oportunidad de saludar o conocer personalmente a algunos de los pilotos estrella del Mundial?

–Allí había mucha gente que conocía. En este mundo muchos hemos coincidido en los campeonatos desde pequeños. Me he sentido muy cómodo en el 'paddock' con los otros pilotos. Pero yo estaba muy centrado en mi trabajo. No pude ver ni las carreras de MotoGP. Sí que ví a algunos pilotos muy conocidos, pero al final tú estás pensando en tu trabajo y no vas a disfrutar como si fueras un aficionado.

Pendiente de la próxima cita, esta semana en Austria

Tras su experiencia en el Gran Premio de la República Checa, Medina aún no sabe qué va a pasar con su trayectoria. Hasta ahora competía en el Campeonato de España de Velocidad, pero está por ver si el SAG Racing Team va a contar con él para nuevas pruebas mundialistas. La próxima cita es este fin de semana, en el circuito de Red Bull Ring, en Spielberg (Austria) y por ahora no hay noticias de su participación. Hay que recordar que Medina llegó al SAG por la baja de Isaac Viñales, «una decisión provisional», según el equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos