El verano es del fútbol-sala

El Genalguacil FS se proclamó campeón de las 24 horas de su pueblo, que este año ha aumentado los premios. /SUR
El Genalguacil FS se proclamó campeón de las 24 horas de su pueblo, que este año ha aumentado los premios. / SUR

Un año más, en la provincia se han celebrado decenas de maratones de este deporte

FERNANDO MORGADO

Mientras los profesionales del fútbol cumplían con sus giras por Asia o EE UU y llenaban las arcas de su club, algo parecido, aunque a mucha menor escala, ocurría con cientos de jugadores 'amateur' en la provincia de Málaga. En los meses de julio y agosto, especialmente, muchos pueblos han celebrado maratones de fútbol-sala, las conocidas como '24 horas'. Se trata de torneos exprés que reparten premios en metálico y que para el ganador suelen rondar entre los 500 y los 1.200 euros. Es por ello que muchos equipos 'giran' por su comarca y más allá en busca de un botín que, como poco, ayude a pasar un verano más desahogado.

Es el caso del Genalguacil F. S., un grupo de amigos de este pueblo de la Serranía de Ronda que han pasado algunos fines de semana de verano participando en competiciones por la comarca. Después de dos semanas cayendo en la final –en Benalauría y Gaucín–, el equipo logró hacerse el pasado 11 de agosto con el triunfo en su casa, donde la maratón de fútbol-sala se celebró el año pasado «de manera muy pobre», según cuenta Vere Álvarez, responsable de comunicación del ayuntamiento de la localidad y miembro del equipo. Para volver a atraer a los participantes, este año las 24 horas de Genalguacil, con ayuda de varios patrocinadores, repartieron 1.000 euros al ganador, 500 al finalista y 200 al tercero. «En las fechas en las que se juega el torneo muchos equipos están ya de pretemporada y si no hay buenos premios los jugadores no se animan», apunta Álvarez, de 26 años y que este verano ha disputado las 24 horas de Casares, Estepona, Cañete, Teba, Algámitas, Benalauría, Gaucín, Genalguacil y Algatocín, donde también fue segundo. En total, unos 3.500 euros a repartir con sus compañeros.

Algunos equipos participan en todos los torneos posibles atraídos por los premios, que suelen estar entre los 500 y los 1.200 euros

Precisamente Teba es uno de los pueblos en los que la maratón de fútbol-sala tiene mayor solera. La de 2018 fue la 25.ª edición y repartió 2.200 euros en premios. El concejal de Juventud y Deportes del municipio del Guadalteba, Ismael Castillero, es uno de los encargados de organizar el evento en colaboración con la A. D. Club Teba Atlético, a la que va destinada la recaudación de las inscripciones (80 euros por equipo). Este año las 24 horas de Teba se disputaron entre el 7 y el 8 de julio y reunieron a 12 equipos, cuando el límite está en 24. «Antes acudían más equipos, pero ahora se forman plantillas con los mejores de varios pueblos y eso reduce el número de participantes», apunta Castille-

ro, de 25 años, y que recuerda maratones de 18 escuadras, seis de ellas del propio pueblo. Según el concejal, cada año cuesta más conseguir equipos, pero la expectación que genera el torneo sigue intacta y los tebeños llenan las gradas del polideportivo.

Un equipo formado por jugadores de Almargen, Cañete y Teba.
Un equipo formado por jugadores de Almargen, Cañete y Teba. / SUR

Un equipo de Écija ganó la final en Teba. «Tenían varias maratones el mismo fin de semana y me pidieron que les cuadrase los horarios de los partidos», comenta Castillero. Es un caso ejemplar de equipo de 'gira' veraniega. De hecho, el club es ya conocido en toda Andalucía, pues ha ganado cerca de 80 maratones en cinco años. Tal es la superioridad de los sevillanos que algunos torneos han cambiado sus normas para restringir el uso del portero-jugador a los tres últimos minutos, una estrategia que les ofrecía ventaja sobre sus rivales.

Juanma Lozano, jugador de Almargen, sufrió en Teba a los astigitanos. Su equipo, formado por futbolistas almargeños, de Cañete, de Teba y de la localidad sevillana de Algámitas, fue finalista y se llevó 500 euros. Además, este verano jugó en Cañete, Algámitas, Cuevas del Becerro y Serrato. Coincide con Castillero en que hace unos años las maratones reunían a más equipos. «Ahora los cuadros son más cortos y los torneos se pueden permitir hacer parones en las horas de más calor», apunta Lozano. La exigencia y el nivel de algunos torneos son máximos, y los jugadores pueden disputar 5 partidos en un día. El carácter 'amateur' no les resta competividad e incluso las instalaciones y la superficie afectan al resultado final. «Nosotros preferimos las pistas al aire libre porque jugamos más encerrados y las dimensiones son más pequeñas», comenta Lozano'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos