Los Potros de Fuengirola sobreviven en la élite del fútbol americano

Un partido de Los Potros esta temporada /Samuel Serrano
Un partido de Los Potros esta temporada / Samuel Serrano

El equipo malagueño logra la permanencia en su temporada de debut en la Serie A, la máxima categoría española

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Ha sido una temporada muy especial para el Fuengirola Potros, el principal equipo de fútbol americano de la provincia de Málaga. Un club modesto, de un deporte de masas en otros países pero muy minoritario y desconocido por el gran público en España, pero que poco a poco se va asentando en la Costa del Sol. El conjunto malagueño acaba de terminar su primera temporada en la Serie A, la primera división española de este deporte. Fundado hace ocho años y tras obtener el título de la Liga Andaluza, esta temporada debutaban en la élite con el objetivo de dar la talla ante los mejores equipos de España y de lograr la permanencia.

«Estamos muy contentos con la temporada y con haber eludido los dos puestos de descenso. Ha sido una temporada dura para nosotros, pero hemos mejorado. Nos lo decían los propios rivales entre los partidos de ida y de vuelta», explica Gabriel Cantero, jugador y presidente del Fuengirola Potros. En la Serie A de fútbol americano compiten doce equipos, de los cuales dos descienden de categoría y los ocho primeros juegas el 'play-off'. «Nos hemos quedado a solo una victoria de poder estar entre los ocho mejores, así que no nos podemos quejar», comenta Cantero. Hay que tener en cuenta que en la Serie A hay equipos con mucha más tradición y presupuesto que el equipo fuengiroleño, que sale adelante con la ayuda de pequeños patrocinios y con las cuotas de sus jugadores.

El núcleo de Los Potros los forman jugadores malagueños o residentes en la Costa del Sol, pero no cuentan en sus filas con 'imports', que son los jugadores extranjeros procedentes de países que son potencias del fútbol americano y que cuentan con ligas profesionales (EE.UU., Canadá, México y Japón). Estos jugadores suelen marcar la diferencia y algunos clubes pueden permitirse pagarle pequeños sueldos para competir en la competición española. Para el equipo de Fuengirola ya solo inscribirse en la máxima categoría ha supuesto un enorme esfuerzo económico. «Pasamos de pagar 1.500 euros en la Liga Andaluza a casi 8.000 en la competición nacional. A eso hay que sumarle los viajes, que son más largos», explica. Aún así, el importante desembolso no les ha quitado las ganas de seguir compitiendo en la élite el próximo año. «Hemos logrado la permanencia y nuestra intención es seguir la próxima temporada, intentar mejorar y buscar nuevos patrocinadores que nos puedan echar una mano con los gastos», asegura el presidente.

El club malagueño está centrado en la Liga júnior, que empieza ahora. Saben que es fundamental para ellos tener un núcleo de jugadores jóvenes que se consoliden en la base para que cada año al menos uno o dos jugadores puedan llegar al primer equipo.