Esquí

Los hijos de Blanca se despiden de su madre con una emotiva carta

Los hijos de Blanca Fernández Ochoa. /Efe
Los hijos de Blanca Fernández Ochoa. / Efe

Olivia y David Fresneda dedican unas sentidas palabras a la exesquiadora, a la que prometen «luchar todos los días» para que se sienta «orgullosa de tus dos medallas valiosas»

R.C.Madrid

Olivia y David Fresneda, los hijos de Blanca Fernández Ochoa, han querido despedirse de su madre con dos emotivas cartas publicadas por la revista Semana. En las mismas, han querido agradecer también a las personas anónimas que hicieron batidas para ayudar en el rescate de la campeona olímpica. Las dos misivas terminan con la misma frase: «Siempre nos decías que nos querías hasta el infinito y más allá».

Mientras que David optó por escribir su carta por ordenador, Olivia lo hizo de su puño y letra, incluso se atrevía a subrayar algunas frases. «Mami, seré breve porque nunca tendré palabras suficientes para explicar el vacío que sentimos ahora mismo Olivia y yo, y lo que por desgracia ahora ya no tenemos. Lucharemos todos los días de nuestra vida para que te sientas orgullosa de tus dos medallas valiosas. Estés donde estés, queremos que sepas que siempre estarás en nuestro corazón», escribe el hijo pequeño de la exesquiadora.

«Mami, nos quedan muchísimas cosas por decirte, por compartir contigo, pero nos harían falta tantas horas, tantas páginas, que te las iremos contamos por el camino. «Todo lo bueno que nos pase va a ser gracias a ti. Y como tú siempre nos decías: 'Os quiero hasta el infinito y mucho mucho mucho más allá'», finaliza la carta de David.

Mientras, Olivia comienza su pequeño homenaje así: «Mami, nunca pensamos que este momento iba a llegar o, por lo menos, que iba a estar tan cerca. Esto, sinceramente, es una puta mierda. ¿A quién le vamos a contar las cosas ahora? Queremos que te quede claro que todo lo bueno que nos pase a partir de ahora será gracias a ti». «¿Qué serás en tu otra vida? Como tú decías: 'En mi otra vida quiero ser ganadera de toros bravos' Seguro que sí, mami. Solo queremos que seas igual de feliz que como lo eras con nosotros, estés donde estés», añade en su emotivo texto.

El pasado sábado en Cercedilla, el pueblo en el que creció Blanca, familiares, amigos, vecinos, admiradores y representantes del mundo del deporte y la política, hasta 2.000 personas, acudieron al tanatorio de la localidad, donde fue instalada la capilla ardiente de Blanca, para dar el último adiós a la exdeportista antes de su incineración en la localidad de Pozuelo de Alarcón. La familia de Blanca desea esparcir sus cenizas en una próxima ceremonia íntima en Siete Picos, la montaña preferida de la exesquiadora.