El Balonmano Ciudad de Málaga ata a Álvaro Cabello y a Armada

Álvaro Armada, desde siete metros /
Álvaro Armada, desde siete metros

Los dos jugadores malagueños, grandes valores del club, seguirán en el equipo de la Costa del Sol

SUR

La secretaría técnica del Balonmano Ciudad de Málaga sigue perfilando la plantilla de cara a la próxima temporada en División de Honor Plata. Así, al fichaje del montenegrino Rudovic y la continuidad del portero Jorge Oliva, se unen las renovaciones de dos jóvenes valores malagueños, como son los casos de Cabello y Armada, ambos con propuestas de varios clubes de Plata y Asobal, aunque, finalmente, se han decantado por el equipo de su tierra, al que se unieron en la temporada 2017-2018.

Álvaro Cabello ha sido internacional con la selección española juvenil, con la que consiguió un subcampeonato del Mundo en Georgia (2017), y con la júnior, con la que disputó el Europeo de Eslovenia (2018), consiguiendo un meritorio quinto puesto. Nacido el 24 de diciembre de 1998, Cabello juega en la demarcación de lateral izquierdo. Mide 1,95 metros y pesa 94 kilos. Su formación deportiva se debe al Club Deportivo Maristas, con el que consiguió cuatro campeonatos de Andalucía y dos cuartos puestos de España. Asimismo, cuenta con dos títulos de campeón de España y medalla de bronce en el Campeonato Nacional con la selección andaluza y un primer puesto de Andalucía con la selección de Málaga.

En la campaña 2016-2017, con apenas 17 años de edad, dio el salto a División de Honor Plata, tras incorporarse a la disciplina del ARS Palma del Río. Sin embargo, en la 2017-2018, volvió a la capital costasoleña para cursar estudios de Medicina en la UMA y recaló en el Ciudad de Málaga, donde ha sido uno de los jugadores referenciales del equipo, sobre todo, esta temporada, con un alto porcentaje de acierto en ataque, gracias a su potente disparo –ha marcado 85 goles en 20 partidos, lo que supone una media de 4,25 dianas por encuentro–, y con una gran labor en defensa.

Álvaro Armada, por su parte, es otro de los grandes jugadores salidos de la factoría de Maristas esta última década. Nacido el 12 de mayo de 1997, el joven pivote mide 1,90 metros y pesa 120 kilos. Su corpulencia y su técnica hacen que se desenvuelva con acierto de cara al marco contrario, como así lo dicen los números, tras acabar la temporada como máximo anotador del equipo, con 133 goles en 28 envites, cifra que le ha llevado a ocupar el puesto octavo del ranking de goleadores del grupo F de Primera Nacional, con una media de 4,75 dianas por partido. De igual modo, es especialista en los lanzamientos de siete metros, excelente en el juego 'dos contra dos' y en los bloqueos, y recepciona de manera extraordinaria los pases desde la primera línea.

«Estoy muy contento con la renovación. El club va a estrenarse en División de Honor Plata, la primera vez en su historia, pero lleva a cabo un proyecto muy ambicioso del que quiero formar parte», ha recalcado Armada, quien ha expresado su gratitud al Ciudad de Málaga y al entrenador, Curro Lucena, «por la confianza que han depositado en mí, así que deseo que todo se dé como esperamos».

De otra parte, cabe recordar que Álvaro Armada es un jugador que ya destacó en categorías inferiores, no en vano, fue elegido 'mejor pivote de España juvenil' en su etapa con Maristas. Luego, completó su formación deportiva en Alemania, después de enrolarse en el TV Grosswallstadt juvenil, con el que logró una cuarta posición en la EuroGoldCup, y un sexto puesto en la Bundesliga.

En definitiva, dos renovaciones de altura, dos apuestas de la casa, las de Cabello y Armada, para el nuevo proyecto del Balonmano Ciudad de Málaga en la segunda categoría del balonmano nacional.