Croacia, la pesadilla de los porteros ingleses

Jordan Pickford, ante Suecia. /AFP
Jordan Pickford, ante Suecia. / AFP

Dos errores garrafales de Carson y Robinson ante los arlequinados dejaron fuera de la Eurocopa hace diez años a los 'Pross', aferrados ahora al pletórico Pickford

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMoscú, enviado especial

Croacia no es un buen recuerdo para los ingleses. Y menos para sus porteros. En especial para Scott Carson y Paul Robinson, que portan en sus espaldas dos errores que, por desgracia, están presentes en esos especiales navideños sobre pifias inolvidables. Especialmente cruel fue para el primero, que con sólo 22 años cometió el fallo de su carrera y que condenó a Inglaterra a quedarse fuera de la Eurocopa de 2008, en la que La Roja triunfó hace una década. Aquel día de noviembre de 2007 y bajo la lluvia en Wembley, cuando los locales sólo necesitaban un punto ante los croatas, el seleccionador Steve McClaren optó por relevar a Paul Robinson, que estaba siendo el titular pero había fallado de modo grotesco en Zagreb. Pegó al aire una bola cedida atrás por Gary Neville, en un autogol ridículo que certificó la derrota (2-0).

La decisión del técnico, discutido por una fase de clasificación errática, de apostar por el joven Carson, que había brillado en un amistoso ante Austria, se tornó en fallida cuando el portero, que dos años antes de irse al Aston Villa había ganado la Champions con el Liverpool, intentó atrapar en una postura poco adecuada un disparo lejano de Niko Kranjcar. No pensó en la dificultad de aquel balón en una noche lluviosa. La bola se escurrió a la red del actual portero del Derby County tras golpear en su pierna. El tema se complicó más para Inglaterra, con otro gol croata mientras todos pedían un fuera de juego que no era de Olic.

Entró Beckham al campo y en dos arreones marcaron Lampard y Crouch. Empate y billete virtual. El asunto parecía controlado pero entonces un disparo lejano de Petric se coló en la meta de un Carson que antes había dejado una buena parada. De nada sirvió. Aquel error en el 0-1 marcó su carrera como internacional. Fabio Capello le volvió a reclutar tiempo después, pero no le llevó al Mundial de Sudáfrica, donde estuvieron Robert Green, Joe Hart y David 'Calamity' James, que aquel día fue el suplente y siempre defendió a Carson. «La culpa no fue de Scott. Fue del que le puso esa presión aquel día a un chico de 22 años», llegó a escribir en una columna en 'The Guardian'.

En ese mismo medio confesó Carson que «la gente no deja» que olvide ese fallo, que siempre alguien se lo recuerda en algún campo. «Los porteros cometemos errores y yo hice uno aquella noche. Fue un momento complicado, pero siempre me digo a mi mísmo: 'Nadie ha muerto'. Incluso ahora cuando pienso en ello no puedo decir cómo lo superé. No había opción de poner mala cara y dejar mi cabeza agachada. Me hizo más fuerte porque realmente nada de lo que iba a hacer sería peor que eso. Si ahora hago fallos siento: 'Si pudiste vivir con eso (Croacia), podré hacerlo con esto otro'».

La mano de Pickford

Estos días Carson completa una nueva pretemporada con el Derby County, donde llegó a volver a trabajar con el propio McClaren hace unos meses, con el objetivo de volver a la Premier de la mano de su nuevo y debutante técnico, Frank Lampard, presente aquella triste noche en Wembley. Ante Colombia, Carson disfrutó como un hincha inglés de la victoria de su selección, que rompió el gafe de los penaltis gracias a la parada del joven Jordan Pickford, que llegó a Rusia con sólo cuatro partidos internacionales y en medio de la polémica por la elección de Gareth Southgate de no citar a Joe Hart pese a sus 75 partidos con Inglaterra. «Qué parada Johan Pickford!!! Mano top!!», escribió en las redes sociales tras el penalti del portero de 24 años detenido a Carlos Bacca.

Cuatro días más tarde el meta del Everton volvió a brillar ante Suecia con varias paradas de mérito, siendo otra vez héroe y esta vez elegido MVP del partido por sus paradones a Berg y Toivonen. «Para mí lo más importante del partido es que dejé la meta a cero ('clean sheet') y vamos a intentar repetirlo. Esto va de mantener el rendimiento y mejorarlo. Cuantos más partidos juegues, mejor lo haces. Así quiero seguir, jugando grandes partidos ante enormes rivales para mejorar y hacer mejor a mi equipo», dijo antes de reconocer que no había nacido cuando Inglaterra llegó a una semifinal del Mundial.

«Nosotros ahora podemos crear nuestra propia historia. Somos un equipo joven sin mucha experiencia, por mal que pueda sonar eso, pero sabemos cómo hay que trabajar, jugar el uno por el otro y cuáles son nuestras fortalezas. Sabemos cómo se puede ganar», avisó. Alabado por el histórico Peter Shilton y también por su entrenador, que alaba su juego de pies: «Pickford es un prototipo de lo que tiene que ser un portero moderno. Las paradas que ha hecho Jordan en los momentos decisivos y su distribución con el pie nos permiten seguir avanzando».

Modric, Rakitic y Corluka se mantienen

No hace falta decir que no queda nadie en Inglaterra de aquel día terrible para Carson, pero sí en Croacia, aunque los tres supervivientes viven realidades muy distintas a las de aquel día. Luka Modric (entonces en el Dinamo de Zagreb) e Ivan Rakitic (Schalke) son referentes en dos de los mejores equipos del mundo como Real Madrid y Barcelona, mientras que Vedran Corluka (en aquel momento en el Manchester City) es uno de los pocos croatas que juega este torneo en casa, ya que capitanea al Lokomotiv de Moscú tras un paso por el Tottenham y el Leverkusen.

 

Fotos

Vídeos