Primera División

Duelo de colosos en Euskadi

Raphael Varane y Aritz Aduriz durante un Athletic Club-Real Madrid/Fuente: Manu Cecilio (El Correo)
Raphael Varane y Aritz Aduriz durante un Athletic Club-Real Madrid / Fuente: Manu Cecilio (El Correo)

Athletic y Real Sociedad reciben este sábado a Real Madrid y Barcelona, respectivamente

MELISA CABALEIROMadrid

 Lograr una victoria como visitante en terreno vasco no es asunto sencillo. O si no, que le pregunten a los tres grandes de la Liga, que siempre han acabado dejándose por el camino puntos importantes para la consecución del título allá por el mes de mayo. San Mamés, Anoeta, Vitoria o Ipurua han acabado convirtiéndose en fortalezas infranqueables que hacen temblar a cada rival que pasa por el lugar.

Sin ir más lejos, el Real Madrid dejó escapar -en diciembre- en La Catedral dos puntos en el partido de la primera vuelta de la pasada campaña frente al Athletic. Hubo reparto de puntos en un partido marcado por la incapacidad del equipo blanco de traspasar los dominios del ya exguardameta del club bilbaíno, Kepa Arrizabalaga. En el historial de enfrentamientos entre ambos clubes los últimos diez años, el balance es ligeramente negativo para el equipo blanco: dos empates, dos derrotas y seis victorias. A pesar de los seis partidos en los que el club de Chamartín sumó en positivo (algo que históricamente no fue habitual), el 40% de las veces no lo hizo. Y para este Real Madrid, en la situación futbolística actual, errar cuatro de diez encuentros es algo casi imperdonable.

Respecto al FC Barcelona y su inminente rival, la Real Sociedad, las estadísticas no mejoran las de los blancos, sino todo lo contrario. Hasta el año 2010, de los 14 encuentros disputados en Liga, el equipo azulgrana sólo obtuvo los tres puntos en siete de ellos. Cinco derrotas y dos empates son el resto de resultados en esos choques en San Sebastían. Malos números para el Barça, que suele dejar ver en Anoeta su peor versión: en la mitad de enfrentamientos siempre dejó algún punto por el camino. Sin embargo, durante la pasada campaña pareció espantar los fantasmas que le perseguían y el conjunto culé, de la mano de Ernesto Valverde, pudo cosechar un contundente 2-4 en tierras guipuzcoanas.

Precedentes

Durante los últimos diez años, el Real Madrid sólo se ha enfrentado a equipos vascos en competición doméstica. Nunca en Copa del Rey. Un dato que contrasta con los de FC Barcelona y Atlético de Madrid, rivales de equipos vascos en esta competición y en otras como la Supercopa de España, en el caso del Barça - perdió una de ellas ante el Athletic dirigido por Valverde- o la Europa League en el caso del Atlético con aquella recordada final en Bucarest de 2012.

En cuanto a las estadísticas del Real Madrid frente a Real Sociedad y Eibar, los resultados son un tanto similares. El equipo blanco tiene mejores números en Anoeta e Ipurua que en San Mamés. De los ocho partidos ante la Real Sociedad, el conjunto madrileño acumula seis victorias, una derrota y un empate. El precedente más reciente, la victoria por 1-3 con goles de Gareth Bale, Borja Mayoral y el realista Kevin Rodrigues en propia puerta.

Frente al Eibar, el Madrid sólo conoce la victoria: de los cuatro partidos disputados en el feudo guipuzcoano, los blancos cosecharon un pleno de victorias. La mayor goleada se produjo en la 2014-15, con un 0-4 a favor del conjunto entrenado por aquel entonces por Carlo Ancelotti. Una tarde de goles en la que participaron James Rodríguez, Karim Benzema y Cristiano Ronaldo, con un doblete en aquella ocasión. La pasada campaña, el conjunto blanco ganó por la mínima en Ipurua (1-2).

Por su parte, el Barcelona obtuvo números más dispares que su histórico rival, en su caso ante Athletic y Eibar. De los 10 choques ligueros disputados en los 10 últimos años en La Catedral, el conjunto azulgrana - que ganó tres finales de Copa a los leones en esta década- ha logrado salir vencedor en seis de ellos. Tres los empató y en uno perdió. En cuanto al Eibar, la cifra de victorias es redonda: cuatro de cuatro. Pleno de victorias para un club que vivió su primer enfrentamiento ante el conjunto vasco en la 2014-15, cuando éste ascendió a Primera División tras 18 años consecutivos compitiendo en Segunda.

 

Fotos

Vídeos