Jornada 24

La victoria no despeja las dudas

Leo Messi celebra con sus compañeros el gol del triunfo. / Reuters

Un Barcelona gris gana al Valladolid por la mínima con un gol de Messi de penalti

JESÚS BALLESTEROSBarcelona

Desde los once metros y tras un partido gris, el Barcelona resolvió el choque ante el Valladolid con un gol de Messi que acertó en el penalti más dudoso de los dos señalados, pero que sirvió para que el líder recuperase el camino de la victoria tras sendos empates ligueros. Venció por la mínima el Barça en el duelo más asequible del apretado calendario de febrero, pero que evidenció las dificultades por las que está atravesando el actual campeón de Liga. Errático y romo, el Barcelona aumentó las dudas en lugar de llenarse de autoestima de cara al reencuentro con la Champions.

Más allá de los resultados, este Barça vive adherido a un gotero que le suministra vida que es Messi. Esté mejor o peor el argentino, suele aparecer, ya sea en una jugada brillante, ya sea para asociarse a alguno de sus compañeros o para marcar un penalti. Sea como fuere, pero aparece.

Este Barça vive adherido a un gotero que le suministra vida que es Messi

Y ante el Valladolid apareció para abrir la lata, para encarrilar un choque gris y muy flojo de los azulgrana, para corregir una primera parte insulsa, incluso del mismo Messi. Acertaba el de Rosario desde los once metros tras pena máxima señalada sobre Piqué. Dudosa, pero falta en el área sobre el central culé de la que sacaría tajada el astro argentino. Menos astro en las últimas jornadas.

También es verdad que en nada ayuda a Messi las rotaciones de Valverde. Quien sigue empeñado en mover su plantilla para poder aspirar a la triple corona. Pero en nada ayuda al equipo azulgrana ni al capitán, un once en el que Arturo Vidal y Boateng coinciden en sobre el terreno de juego de inicio.

La presencia del delantero se antoja grosera cuando de crear fútbol se trata. Su rol de ariete secundario queda lejos de aquellas otras figuras que hicieron mella en este equipo. No ya Paco Alcácer, quien pasó sin pena ni gloria por la entidad azulgrana, pero uno echa la vista atrás y piensa en figuras como la de Larsson, y Boateng queda lejos de lo que necesita este equipo cuando de dar aire al castigado Luis Suárez se trata. Se antoja el jugador alemán como un parche propio del mercado futbolístico más que de un recurso realmente útil para los intereses del Barcelona.

1 Barcelona

Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Vermaelen, Jordi Alba; Sergio Busquets, Aleñá (Rakitic, min. 75), Vidal; Messi, Boateng y Dembélé (Coutinho, min. 70).

0 Valladolid

Masip; Antoñito, Joaquín, Kiko Olivas, Calero, Nacho; Míchel, Anuar, Verde (Toni, min. 67) (Stiven, min. 77); Sergi Guardiola y Enes Ünal (Keko, min. 79).

árbitro:
Martínez Munuera (valenciano). Amonestó a Anuar, Enes Unal, Messi.
Goles:
1-0. min. 43. Messi.
Incidencias:
Estadio Camp Nou. 67.435 espectadores.

El choque del líder no fue bueno, y eso que el rival cerraba el partido sin haber tirado siquiera entre los tres palos. La incidencia ofensiva del Valladolid fue pírrica en el Camp Nou. No fue mejor la de los azulgrana que pisaron algo más el acelerador tras el asueto y que encontraron en Masip el freno necesario para no hablar de goleada.

Tras dos empates consecutivos y viendo que el Real Madrid recortaba distancia en las últimas jornadas, el choque ante el Valladolid debía servir para recuperar algo de autoestima, pero no ayudó en exceso y evidenció el momento de dificultades por el que pasa el equipo. Al menos, para crear fútbol y ocasiones.

Más allá de ese plan que tenga ideado Valverde en su cabeza, el técnico no es lejano a lo que ve sobre el césped, y viendo como el partido no estaba para nada resuelto, tuvo que mover el banquillo dando entrada a los jugadores a los que a priori había decidido dar descanso. Luis Suárez entraba en sustitución de Boateng, desaparecido y casi ajeno a lo que de él se pide para este tipo de partidos.

Luis Suárez entraba en sustitución de Boateng, desaparecido y casi ajeno a lo que de él se pide para este tipo de partidos.

Pero lejos de mejorar el guión, el Valladolid se vio capaz de sacar también tajada de la cita en la Ciudad Condal y convirtió el choque en un duelo de ida y vuelta donde buscaba sin mucho acierto la portería de Ter Stegen.

Su homólogo, Masip, se hizo enorme también en el segundo tiempo sacando primero el gol de Messi y más tarde la clarísima ocasión de Luis Suárez. El uruguayo sigue dejando un hilo grotesco de errores a la hora de definir ante la meta contraria. Solo, ante su ex compañero, erró y permitió al Valladolid seguir vivo en el tramo final del choque. Minutos más tarde, el charrúa volvería a demostrar que no era su noche en otra jugada cómica y desafortunada a partes iguales.

Tampoco fue la noche de Messi por mucho que marcara el único gol del duelo. Erró otro en los minutos finales del duelo con Masip como estrella invitada a la noche culé. Tras abortar cuanta ocasión tuvo el Barça en la segunda mitad, detuvo también el segundo penalti lanzado por Messi dejando la victoria en un ajustadísimo 1-0.

Más información