Jornada 20

Y Messi volvió a resolver

Messi recibe la felicitación de Jordi Alba tras marcar el gol que sentenció el partido. / Albert Gea (Reuters)

El astro argentino saltó con empate a uno y le dio la vuelta al marcador en un gran partido de Dembélé, que se retiró lesionado

JESÚS BALLESTEROSBARCELONA

Por una u otra razón, siempre es Messi determinante en los partidos del Barça. Y eso que ante el Leganés todo indicaba que los elogios iban a ser para Dembélé, quien fue el mejor con diferencia hasta su lesión y la entrada del astro argentino. Valverde, que le había dado descanso, tuvo que echar mano de él con el empate a uno, y el resultado no pudo ser más sobresaliente. Dos jugadas claves y 3-1 final para mantener la distancia en lo más alto de la clasificación y continuar la línea de victorias de esta semana.

Mucho se ha reclamado desde Can Barça que el equipo azulgrana cuente con efectivos que puedan resolver la papeleta cuando Messi no esté sobre el verde. Ernesto Valverde sigue empeñado en que el astro argentino llegue en la mejor forma posible para los meses en los que se deciden los títulos, siendo la Champions el claro objetivo culé para esta campaña.

Tras su recital en la vuelta copera, Messi descansaba ante el Leganés dejando el tridente ofensivo para Coutinho, Luis Suárez y Dembélé. Fue el francés el más activo e incisivo con diferencia. Olvidada parece la etapa en la que la alarma de su despertador no sonaba por las mañanas y sigue dando pasos hacia adelante para mostrar que sí es el jugador por el club pagó más de 100 millones.

3 Barcelona

Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Vermaelen, Jordi Alba, Aleñá (Messi, min. 64), Busquets, Arthur (Rakitic, min. 62), Dembélé (Malcom, min. 69), Coutinho y Luis Suárez.

1 Leganés

Cuéllar, Nyom, Rodrigo Tarín, Omeruo, Siovas, Jonathan Silva, Recio, Mikel Vesga (El Zhar, min. 86), Óscar (Eraso, min. 86), En-Nesyri y Braithwaite (Michael Santos, min. 78).

Goles:
1-0: min. 32, Dembélé. 1-1: min. 57, Braithwaite. 2-1: min. 72, Luis Suárez. 3-1: min. 92, Messi.
Árbitro:
De Burgos Bengoetxea (vasco). Amonestó a Braithwaite, Busquets, Tarín, Omeruo, Aleñá y Sergi Roberto.
Incidencias:
Estadio Camp Nou. 50.670 espectadores.

Se asociaba y triangulaba bien el conjunto azulgrana ante la imposibilidad del conjunto madrileño de salir de su área. Fue un asedio casi permanente, infructuoso por momentos. Insistía por dentro el Barça con Dembélé como principal protagonista.

Más información

Obtuvo el premio el jugador galo tras una notable jugada del Barça que comenzaba Piqué desde la mismísima línea defensiva. El joven atacante culé se asociaba con Jordi Alba quien, a falta de Messi, buscó el hueco como mil veces antes lo ha hecho con su amigo. Dembélé no desaprovecha la asistencia y daba un pase a la red con el borde interno, como mandan los cánones del fútbol.

Las jugadas de peligro llegaban de la mano de los tres de arriba, a los que se unía con cierta asiduidad Jordi Alba como en él es costumbre, aunque cada partido es más evidente el peso que va ganando el brasileño Arthur. Cualquier comparación que se haga de este jugador con lo que tuvo antes el Barça será dañina para el futbolista, pero lo cierto es que su temple, su visión de juego y el control del mismo hace mucho bien a las necesidades futbolística de este Barcelona.

Jugaba bien el Barça, pero no terminaba de refrendar el fútbol con goles. Y en esas el Leganés seguía sin acercarse a la portería de un Ter Stegen que cumplía 100 partidos en Liga como culé y que encajaba un gol en el primero de los disparos del Leganés entre los tres palos.

Como lo leen. Nada había hecho el equipo de Pellegrino hasta el minuto 57, cuando En-Nesyri hizo lo que mejor saber, galopar de forma desbocada buscando la meta rival. Acertó a dar un pase milimétrico a Braithwaite, que completaba su semana mágica marcando al Barça días después de marcarle al Real Madrid.

Lo tenía previsto anteriormente, pero el gol aceleró la entrada de Messi junto a Rakitic, también suplente, en busca de la victoria. La lesión de Dembélé a los pocos minutos de los cambios trastocaba los planes de Valverde, pero el objetivo final seguía intacto. El resultado de la primera vuelta (2-1 a favor del Leganés) no podía permitirse para evitar que los perseguidores redujeran la distancia.

Messi, que parece tener siempre la solución para este tipo de casos, se ponía a ello desde el mismo instante en el que saltaba al verde y un fortísimo disparo suyo desde fuera del área obligaba a una parada antológica de Cuéllar, aunque para mala suerte del meta su despeje quedaba muerto en el área pequeña y Luis Suárez lo buscó como si la vida le fuera en ello. El charrúa llegaba antes que el portero del Leganés y colocaba de nuevo la ventaja en el marcador para los azulgrana.

Se apagaba en cierto modo el brote ofensivo del equipo visitante y recuperaba el Barça el control del choque. Y con él, Messi volvería a sacar su magia para colocar el tercero tras una brillante pared con Jordi Alba. Por mucho que la repitan, esa jugada entre ambos sigue dando unos resultados brillantes.