Enrique Terol pide paso en el Triatlón cross

Enrique Terol, con las dos medallas europeas de 2018 y 2019, durante la entrevista con SUR. /F. Torres
Enrique Terol, con las dos medallas europeas de 2018 y 2019, durante la entrevista con SUR. / F. Torres

El joven malagueño se hace con el Europeo entre 20 y 24 años

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

«Me acuesto pensando en el entrenamiento del día siguiente». Enrique Terol, vecino de Rincón de la Victoria, lleva siempre el coche preparado para meter la bicicleta de montaña y ha recorrido medio mundo de competición en competición. El último fin de semana de junio, el triatlón cross le llevó hasta Targu Mures, provincia de Rumanía, donde se disputaba el Campeonato de Europa. De allí regresó con su segundo oro en el tramo de edad 20-24 años. Pero no sólo coronó el podio, sino que hizo el mejor tiempo de todas las edades y quedó entre los diez primeros de la categoría élite (la más importante de esta modalidad). «Es un resultado muy, muy bueno, teniendo en cuenta que ahí corren los profesionales que viven de esto», explica a SUR el malagueño, que pide paso en un deporte plagado de dificultades.

Terol lleva practicando esta disciplina desde los doce años. «Antes entrenaba gimnasia deportiva pero no podía compaginarlo con los estudios». Una compañera de su clase entrenaba en el equipo del Club Triatlón Rincón de la Victoria Tuk Tuk Noodles, y ocho años después los resultados están empezando a llegar.

Cuando ganó la carrera tuvo sensaciones encontradas. Primero experimentó «mucha alegría» por empezar a ver «los frutos de mucho trabajo». Pero también sintió «rabia». «Mi intención era correr en élite, pero la federación me lo denegó y el resultado que obtuve habría estado muy bien». El hecho de haber conseguido el mejor tiempo de entre más de 150 corredores no profesionales le sabe a poco (ya completó la misma gesta en el campeonato europeo de 2018) y, de hecho, solo ha conseguido alimentar más las ganas de dar el salto definitivo. «El próximo paso es conseguir plaza en la selección, pero está verdaderamente difícil».

Se trata de su segundo título, en una prueba en la que logró el mejor tiempo no profesional y quedó entre los diez primeros de la categoría élite, la más importante

Según explica Terol, entrar en la categoría reina no solo depende de sus resultados, pero él seguirá luchando por poder convertir su pasión en profesión. «De momento no veo beneficios en esto, y para ello necesito entrar en la élite o conseguir un patrocinador muy, muy potente». Actualmente, el malagueño cuenta con el apoyo de varias instituciones, a las que no puede dejar de mencionar porque son los que, de momento, le permiten asumir los gastos de las carreras. «Son el propio Ayuntamiento de Rincón de la Victoria, Pablo Bravo Fisioterapia, Clínica Prótesis Dental Marfil Hurtos, Bar lo de Vito, Iknoga-Globerbiker y Tuk Tuk Noodles, que también patrocinan al equipo, les debo mucho».

Mientras Terol consigue la plaza federada (situación que no se resolverá hasta el verano del año que viene), sigue centrado en sus objetivos a corto plazo. Su jornada de entrenamiento comienza a las ocho de la mañana. «Hacemos una primera sesión de natación y luego una tirada de bici». Por la tarde hacen carrera a pie y en función del momento de la temporada alcanzan entre once y trece kilómetros o más de veinte.

Si no consigue acceder a la categoría máxima y se ve obligado a tener que dejar de lado su pasión para vivir de otra cosa («de algo tengo que comer», bromea), Terol tiene un plan alternativo. «He estudiado el grado superior de Educación Física, pero creo que me decidiría por opositar a bombero o Guardia Civil, que son profesiones compatibles con el entrenamiento físico de alto nivel».

En cuanto a las peculiaridades de esta modalidad de triatlón (que se desarrolla siempre en montaña), Terol explica que lo que más marca la diferencia está en la parte de bicicleta, que exige más técnica que el asfalto. «Si los circuitos son muy técnicos me benefician, porque me manejo bastante bien», admite. Además, la parte de carrera también discurre por pistas forestales, lo que exige un plus de capacidad.

Esta semana Enrique Terol ha sido recibido en el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria en un acto especial en el que el equipo de Gobierno quiso destacar la gesta de su vecino. El alcalde y presidente de la Diputación, Francis Salado, remarcó además la entrega del deportista, que firmó en el libro del Consistorio.