Leandro Ruiz prolonga su aventura irlandesa

El malagueño Leandro Ruiz volverá a entrenar esta temporada en Irlanda. /FAB
El malagueño Leandro Ruiz volverá a entrenar esta temporada en Irlanda. / FAB

El exentrenador de la cantera del Unicaja dirigirá al Huskies de la primera división femenina la próxima temporada

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Leandro Ruiz (Málaga, 1978) ha tenido el valor o la suerte, según se mire, de hacer algo con lo que muchos sueñan. Hacer un parón en su vida y dedicarse a lo que más le gusta. Aparcar la presión del día a día y atreverse con nuevas experiencias. Hace tres años dejó el confort de la cantera del Unicaja, en la que se formó desde los ocho años como jugador y en la que luego entrenó durante varias temporadas, para emprender rumbo a Irlanda.

Aparcó su trabajo de graduado social en Málaga ante la oportunidad de entrenar y trabajar en Irlanda. Se abría la posibilidad de que su familia se empapase de una nueva cultura, de un nuevo idioma y no se lo pensó. Esta temporada dirigirá al Huskies, de la primera división femenina, tras entrenar a un conjunto de chicos el año pasado. «Mi mujer y yo queríamos hacer un 'break' y estar unos años fuera para que nuestras hijas disfrutasen de una oportunidad así», comenta a SUR. El Huskies es el equipo de la ciudad de Limerick, la tercera más importante del país (unos 150.000 habitantes) y hace unas semanas anunciaba el fichaje de Leandro Ruiz como incorporación estelar.

Pero claro, Irlanda no es un país con mucha tradición de baloncesto, tampoco el mejor destino del mundo teniendo en cuenta la meteorología, pero a todo se adapta uno, según explica Ruiz, que como jugador militó en equipos como Alicante, Plasencia y el Clínicas Rincón, y que ya en 2003 reconocía a este periódico que lo primero eran los estudios. Entonces era el jugador más valorado de la Liga EBA con el filial cajista. «Tengo claro que primero quiero acabar la carrera y luego veré si puedo optar a jugar en el Unicaja; es algo muy complicado». No se equivocaba entonces y tampoco parece haberlo hecho ahora. «Soy graduado social y siempre he tenido claro que no se puede vivir del baloncesto en España. Quería seguir formándome como persona y a todo se acostumbra uno, incluso al tiempo. El clima aquí en Irlanda es duro. En septiembre estaba quitándole el hielo al cristal del coche...», bromea.

En Irlanda, Leandro Ruiz se ha encontrado un baloncesto totalmente distinto al español. «Está muy influenciado por Estados Unidos y la NBA, que se sigue más que la Euroliga, por ejemplo, pero también por los deportes locales de aquí de Irlanda como el hurling o el rugby. Aquí se puede compatibilizar todo. Entrenan tres tardes al baloncesto y una a otro deporte», comenta. Este año se estrena al frente de un equipo femenino que compite en la primera división, al tiempo que trabaja en un colegio. «Es llamativo que el baloncesto femenino tiene más nivel que el masculino, pero también la organización. Por ejemplo, si jugamos por la mañana, pues ese día las jugadoras no tienen que ir a clase, pero tampoco los aficionados que nos acompañan».

A punto de comenzar su segunda temporada en Irlanda, su familia está perfectamente adaptada al estilo de vida del país. «Vivimos en una zona tranquila, aquí los niños se pasan el día en la calle jugando cuando hace bueno y, cuando no, pues van de casa en casa de los amigos». Su estreno con un equipo de mujeres casi coincide con la apuesta del Unicaja por el baloncesto femenino, algo que ve con una envida sana. «No tengo ninguna duda de que es un proyecto que acabará en la máxima categoría. Sin duda es una apuesta muy buena para las jóvenes», comenta desde Irlanda, su nueva casa.