El Asisa reacciona a tiempo y vence al colista

Al inicio del último cuarto, todavía se mantenía la incertidumbre/ÁNGEL DOCTOR
Al inicio del último cuarto, todavía se mantenía la incertidumbre / ÁNGEL DOCTOR

Un cambio de actitud en la segunda parte del partido salva al cuadro malagueño tras un mal arranque ante el Olímpico 64 de Madrid

MARINA RIVASMálaga

Qué difícil se vuelve todo cuando se empieza con el pie izquierdo. Bastaron cinco segundos desde el bocinazo inicial para que la base Bea Bajo se viera obligada a retirarse, desconsolada, tras hacerse daño en el tobillo. Sólo era el principio de un cuarto catastrófico en el que el Asisa Alhaurín de la Torre comenzó sucumbiendo ante el Olímpico 64 de Madrid, colista del grupo 'B' en Liga Femenina 2, ante las contínuas pérdidas de balón y fallos de puntería. Unos primeros compases en los que el Asisa no parecían entrar en sintonía con el partido. Sólo ver al técnico malagueño Francis Trujillo desgastarse a voces desde el lateral del banquillo, ya hacía ver que no era una buena señal.

65 Asisa Alhaurín

Bajo (6) , Sánchez (6), Liñán (8), Iborra (7), Lumpkin (19); –cinco inicial–; Bajo (6), Romero (4), Pérez (0), Ortiz (4), White (6) y García (5)

62 Olímpico 64

Bacete (7), Parada (3), Orejón (2), Molinero (9), Arteche (5); –cinco inicial–; Ginés (2), Domínguez (6), Aldecoa (5), San Andrés (19), Javier (4)

Parciales
10-12, 22-30, 43-42, 65-62
Árbitro
Aranda Requena y Ávila Rodríguez
Cancha
Unos 150 espectadores en el Pabellón Blas Infante (Alhaurín de la Torre)

Ya en el segundo cuarto se vaticinaba un cambio de actitud en el equipo aunque los errores seguían calando y el cuadro madrileño seguía aprovechándose de ellos. Para más indicadores de la situación, al descanso el Asisa acumulaba 12 pérdidas de balón frente a las 4 del rival, que sin despeinarse ni hacer alarde de dominio, ganaba de ocho antes de marchar a vestuarios (22-30). Eso sí, entre los aspectos positivos en este segundo cuarto: la incorporación de Bajo a la cancha. Su estatura y agilidad hacen que no le cueste demasiado buscar un hueco para meterse hasta la cocina, pero quizá su mayor virtud su iniciativa, siempre quiere atacar.

El cambio de canasta pareció traerles suerte en el tercer cuarto, cuando el equipo de Alhaurín de la Torre empezó a entender que este no era un partido que admitiera la derrota porque les sumiría en la cola. Una jugada personal de espaldas a la canasta de Lumpkin brilló por sí sola y consiguió un importante paso para el Asisa: poner por fin el empate en el marcador (30-30). Le hacía falta una de esas canastas creativas para coger confianza y empezar a defender y atacar como lo hacía. En la misma línea, el equipo empezó a asumir el control, con ayuda de Ana García y la capitana Lorena Liñán lo plasmó con su primer parcial a favor al descanso(43-42).

Al inicio del último cuarto, todavía se mantenía la incertidumbre. La máxima diferencia en el marcador durante estos últimos 10 minutos fue de dos puntos arriba o abajo y cualquier cosa podía pasar. Si lo que permitió que el Asisa no perdiera con una mayor diferencia al descanso fue que el rival fue sencillamente peor, lo que le condujo a su segunda victoria de la temporada fue un importante cambio de actitud, de concentración y de acierto. Cabe destacar que la más valorada del equipo y del partido fue la ala pívot Lumpkin, que volvió a sus cifras con 19 puntos, 16 rebotes y 27 de valoración.

 

Fotos

Vídeos