Las series de mi vida: Alberto Sánchez-Cabezudo

Aaron Paul (izda.) y Bryan Cranston (dcha.) en la escena de la serie 'Breaking Bad'. /Archivo
Aaron Paul (izda.) y Bryan Cranston (dcha.) en la escena de la serie 'Breaking Bad'. / Archivo

Uno de los creadores de obras fundamentales como 'Crematorio' y 'La zona' nos revela los títulos que le entusiasman

MIGUEL ÁNGEL OESTE

Alberto Sánchez-Cabezudo recuerda haber pasado por las series de puntillas hasta finales de los noventa. Hasta que la fuerza de Gandolfini y el personaje de Toni Soprano lo fascinó. De hecho, él y su hermano Jorge también forman parte de alguno de los mayores estímulos creativos de la ficción televisiva, primero con 'Crematorio' –la complicada adaptación de la novela de Chirbes, un punzante retrato de la corrupción que logró premios destacados como el Ondas, pero que significó la visión de que en España se podían hacer series de otra manera–, y el año pasado con la poderosa 'La zona', de la que preparan la segunda temporada.

Guionista y creador de ambas series junto a su hermano, también ha escrito series para Bambú como 'Gran Hotel' o incluso ha sido director de arte en 'La noche de los girasoles' (Jorge Sánchez-Cabezudo, 2006). «Desde el punto de vista creativo el mundo televisivo español ahora mismo es apasionante, vivimos un tiempo efervescente y vertiginoso. Los cambios han sido enormes y se han producido en muy poco tiempo. Creo que todos estamos un poco sorprendidos intentando asimilarlo», comenta. El caso es que él y su hermano han contribuido al cambio. Sus ficciones tienen una marca de calidad indiscutible, son series que asumen riesgos creativos y beben de influencias cinematográficas y de otras expresiones.

En un momento de transformación como el actual, Alberto Sánchez-Cabezudo cree que la globalización «también ha traído la inmediatez del consumo. Las series son devoradas cada vez en menos tiempo y superadas rápidamente por la cantidad de contenido que se renueva, cambiando por lo tanto también la forma en la que nos sentamos a ver la nueva televisión. Las temporadas de 12, 13 episodios, van dejando paso a las de 8 y cada vez más a las de 6 y seguramente lleguemos a series de 4 episodios. La duración de los capítulos incluso se va reduciendo cerca ya de los 40 minutos alejándose de la hora de duración. Quizás se está pasando de convivir con la series durante semanas o meses a disfrutarlas como evento cada vez en un plazo menor de tiempo. Algo parecido a lo que era el cine hasta ahora».

Y es que estamos en una etapa de mutación, que hace que «el cine y las series sean cada vez más permeables entre sí». Si los límites entre cine y ficción televisiva cada vez son menos nítidos, la manera de consumirlos también, pues como advierte Alberto Sánchez-Cabezudo: «las series y el cine también hoy se ven cada vez más en la cama con la tablet como hacemos con los libros.» Entre tanto disfrutemos de los títulos que a él le han marcado.

'The Soprano'

Fotograma de 'Los Soprano'.
Fotograma de 'Los Soprano'.

«La primera gran serie que me fascinó, como a todos y siento no ser muy original, fue 'Los Soprano'. El personaje de Tony, un mafioso en terapia jugándose el trono de la mafia de New Jersey enfrentado a su tío es uno de los personajes más icónicos que ha creado la televisión. La serie además es una delicia, un difícil juego de equilibrios entre el duro realismo aferrado a lo local y unos personajes extremos que rozan la caricatura. La apuesta del canal de pago por alejarse de la televisión comercial era obvia y una bendición. 'Los soprano' bebe más bien del cine. La película de Scorsese, 'Uno de los nuestros' no solo comparte mucho de sus actores con la serie. En fin: una maravilla».

'The Wire'

Parte del equipo de detectives de 'The Wire'.
Parte del equipo de detectives de 'The Wire'.

«Mi siguiente serie tampoco es una elección muy original pero es otro mazazo en la mesa de la televisión de pago americana: 'The Wire'. La capacidad de generar personajes maravillosos, complejos e imprevisibles y el realismo tan brutal de esta serie me desencajó. Esta serie bebe del periodismo y la calle para elevarse como ficción. Vi sus cinco temporadas en mes y medio. Como muchos han dicho es la gran novela americana audiovisual. Su radiografía de la sociedad, el colmillo crítico y valiente que consigue sin bajarte del thriller criminal que te engancha es una experiencia única».

'Breaking Bad'

«Mi podio lo cierra 'Breaking Bad'. Esta serie es puro entretenimiento, droga televisiva. También cuenta con uno de los personajes más míticos de la pequeña pantalla: Mr. White. Todo lo que sucede es imprevisible pero inevitable, la mejor máxima creativa. El guion te coloca permanentemente en sitios sin vuelta atrás, lugares de vértigo emocionales para los personajes donde el efecto de bola de nieve que les genera se va multiplicando una y otra vez. Termina un capítulo y te preguntas. ¿Y ahora? ¿Cómo van a salir de aquí? Si señor, buena droga».

'Gomorra'

«Quizás la serie más cruda e hiperrealista que he podido ver. Es una serie sin concesiones, Saviano y el mundo del capitalismo en su vertiente más salvaje nos presenta el retrato más crudo del mundo de la droga en plena Europa del siglo XXI. Otra vez es una muestra de la importancia del realismo y como trascenderlo. Ver esas barriadas desangrando a sus hijos como un sacrificio natural estremece. Las madonas bajo los neones de las colmenas lloran a sus jóvenes engullidos por una Scampia abandonada de la mano de dios».

'Black Mirror'

«El primer capítulo de esta serie es historia de la televisión. Recuerdo pasarme el cuarto de hora final de ese capítulo diciendo: No se van a atrever a hacerlo, no pueden, no lo van a hacer. Pues sí. Y no digo mucho más de ese capítulo. Véanlo si no lo han visto. La serie es una delicia, una ventana de puro entretenimiento que no renuncia a hacerse las preguntas más peliagudas e incómodas sobre nuestro presente y nuestro futuro. Ese presente que ya casi parece ciencia ficción.»

Ya se rueda la segunda temporada de 'La peste'

El 1 de octubre comenzó el rodaje de la segunda temporada, que tendrá lugar en localizaciones de Sevilla, Carmona, Utrera, Alcalá de Guadaíra, Palos de la Frontera (Huelva) y Cuevas de Almanzora (Almería) entre otros escenarios naturales, durante 18 semanas. Rafa Cobos, guionista y creador de la serie junto a Alberto Rodríguez, es el showrunner de esta temporada de 'La Peste' en la que la labor de documentación seguirá siendo clave en la trama, ambientada esta vez en una Sevilla próspera que ha superado la epidemia y que ahora se enfrenta al auge de la mafia. Alberto Rodríguez, co-creador de la serie, dirigirá los dos primeros capítulos. David Ulloa será el director responsable de los cuatros últimos, que completarán la temporada de seis episodios de cincuenta minutos. Rafa Cobos define de esta forma la nueva temporada: «En la primera temporada nos adentramos en el universo de 'La Peste' a través de la mirada de Mateo, casi un superhéroe renacentista. Con él nos adentramos en una Sevilla vista a través de los ojos de un melancólico.

En esta segunda temporada Mateo está curado, ha conocido el Nuevo Mundo y es un aventurero. Ha recuperado las ganas de vivir, y descubriremos de su mano una Sevilla más luminosa, aunque igual o más corrupta, donde la mafia, controlada por la Garduña nos permite añadir a la serie más acción, hacerla coral, trepidante y frenética.»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos