Starlite, 10 años solidarios

Starlite, 10 años solidarios

La décima edición de la gala benéfica más internacional de Marbella reúne a numerosos rostros conocidos, con Antonio Banderas y Sandra García-Sanjuan como anfitriones de una noche única

Andrea Jiménez
ANDREA JIMÉNEZ

La Cantera de Nagüeles se llenó de glamour para su noche más especial: Starlite Gala. Numerosos rostros conocidos de talla nacional e internacional arroparon a Sandra García Sanjuán y a Antonio Banderas en la décima edición de este evento solidario, que ya ha repartido más de dos millones de euros a diferentes proyectos y se ha consolidado como una de las citas ineludibles del verano marbellí.

Tras diez años, el objetivo del actor y la directora de Starlite sigue siendo el mismo: ayudar a los que lo más lo necesitan. «Para mi lo importante no es la gala, sino el momento de entregar los cheques», dijo un elegante Banderas, que bromeó con su atuendo. «Esto para mí es trabajo, no es fácil ponerse un esmoquin un 11 de agosto en Málaga. Estamos estudiando la posibilidad de venir el año que viene todos de blanco, al estilo cubano».

Una espectacular Anne Igartiburu fue la encargada de inaugurar el photocall de Ford, la primera parada de la noche, que este año contó con un flamante Ford GT. «Esta gala es una reunión de amigos, de personas comprometidas, que saben que las cosas se pueden hacer otra forma», dijo la presentadora.

Como cada año, la recaudación de esta gala benéfica irá destinada a la Fundación Starlite y a Lágrimas y Favores, presididas por García-Sanjuán y Banderas, respectivamente. «Hay gente que me da las gracias por la calle. Es un orgullo poder ver como hemos ayudado a tanta gente», explicaba un emocionado Banderas, acompañado de su pareja, Nicole Kimpel.

Los 10 años de Starlite Gala han generado una sinergia única entre el actor y la directora de Starlite. «Antonio Banderas es un referente en España y en todo el mundo. Starlite Gala no existiría sin él, es emocionante ver la cantidad de vidas que hemos transformado», apuntaba García-Sanjuán.

Más de 80 celebridades acudieron a la tradicional cita solidaria, que contó con Valeria Mazza como presentadora. «He cogido un vuelo desde Argentina porque no me podía perder este evento. Es una noche mágica», explicaba la modelo, que ya ha participado en seis ediciones.

Como ella, muchas caras conocidas dejaron de lado su apretada agenda para no perderse la décima edición de este evento. Uno de ellos era el actor británico Joseph Fiennes, que se encuentra en plena grabación de la exitosa serie 'El cuento de la criada'. «Ha cogido un avión para estar aquí menos de 24 horas. Ahí se demuestra la calidad de las personas, que nos arropan siempre», comentaba García-Sanjuán.

No faltaron Fernando Tejero, Loles León, Rosa López, Borja Thyssen o Santiago Segura, que desfilaron por la alfombra roja luciendo sus mejores galas.

El toque musical de la pasarela de famosos lo dio David Bisbal, que llegó muy animado al auditorio, acompañado de su mujer Rosanna Zanetti. Además, fue el protagonista de una de las actuaciones de la noche, que se completaba con un cartel digno de Starlite: Sara Baras, Carlos Rivera, Diego Torres y Mago Pop.

La tradicional subasta contó con obras de artistas como José María Cano, Roberta Lobeira, Elisabeth Ollé, Bibiana Domit, José Luis Puché o Blanca Cuesta, que hicieron las delicias de un público muy entregado, con Luján Argüelles como presentadora.

Tampoco faltaron los reconocimientos. Starlite Gala premió la labor filantrópica y la entrega personal en diferentes causas a la princesa Marta Luisa de Noruega, Almudena Fernández, Aritz Aramburu y a los artistas Carlos Rivera y Diego Torres, que subieron emocionados al escenario a recoger su premio.

Diez años no se cumplen todos los días, y se notaba en el ambiente de la Cantera de Nagüeles. La ayuda a las fundaciones marcó el hilo central de la noche, como único motivo por el que todos estaban allí. «Hay mucha gente implicada, estos diez años hemos tenido resultados extraordinarios», comentaba Banderas. El actor confesaba que el personaje que interpreta en la cinta 'Dolor y Gloria' de Pedro Almodóvar «no lo hubiera entendido antes» de «estacadura», en referencia al infarto que sufrió en enero de 2017 y que valoró como una experiencia reveladora. «Almodóvar me lo dijo: hay algo muy sutil en ti que ha cambiado en el año y no quiero que lo obvies porque te conozco, pero yo lo que quiero es que lo enseñes», explicaba el actor.

Esa experiencia le ha hecho cambiar de idea con respecto a la forma de vivir. «El ataque al corazón fue una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, porque me hizo ver la realidad de una forma muchísimo más nítida y más clara», confesaba.

El dúo Banderas- Sanjuán comenzó con una conversación de ambos en la casa del actor, en Los Ángeles, que dio paso a diez años de compromiso con la sociedad. Ambos apuestan por seguir al pie del cañón. «Ojalá podamos seguir celebrando muchas galas más. La labor y el compromiso de Antonio es increíble. Es una de las personas más entregadas y más generosas que conozco», subrayaba García-Sanjuán, a la que ya no se le imagina sin su fiel compañero de aventuras.

Sobre las ayudas públicas: «Quiero que me juzgue el público»

El actor y director malagueño, Antonio Banderas, se pronunció ayer acerca de que su proyecto teatral en Málaga no cuente con ayudas públicas porque, en un momento dado, optó por un modelo distinto al que se sigue en Europa y más similar al de Estados Unidos, donde no existe dinero estatal o público para el mundo del espectáculo. Y fue así porque se sintió «con cierto agravio» después de encabezar el proyecto cultural y teatral del Astoria-Victoria en su ciudad natal, que había ganado en un concurso de ideas y al que acabó renunciando por las críticas recibidas por parte de la oposición municipal. «Me sentí con cierto agravio por el Astoria, gané un concurso y aquello se constituyó como una lucha política y yo dije 'no, no, no'. Yo quiero que a mí me juzgue el público, nada más; y no estar pendiente de que cambia un gobierno y yo diciendo, me van a quitar el teatro». Por ello optó por este modelo «distinto al que se estila en este país» para trabajar en la creación de un «monstruo», en referencia a su nuevo teatro, y donde «tengo que responderle a mis patrocinadores».