Dos órganos, trompeta y dos cantantes

MANUEL DEL CAMPO

Un año más, nuestra Santa Iglesia Catedral Basílica acogió el Concierto de Santa Cecilia, patrona de la música, cuya festividad se celebra el 22 de noviembre, jornada impulsada por la Confederación de Empresarios en colaboración con la Fundación Victoria y el Cabildo catedralicio. Esta cita anual es sabido, trata de poner en valor los magníficos órganos gemelos de Julián de la Orden y en esta ocasión tenía el programa un atrayente enunciado: 'Bel canto in chiesa', con un sugestivo y vario contenido puesto que se sucedían piezas para órgano y dos órganos, a solo y acompañado por las voces de soprano y tenor con un solista de trompeta incluso. Eran pues intérpretes los cantantes Lourdes Marín Leiva y Luis Pacetti, trompetista José A. Moreno y organistas Antonio del Pino y Olga Laudonia, a través de obras y compositores, unos muy conocidos del mundo de la ópera (Bellini, Rossini, Donizetti, Puccini, Verdi, Mascagni), originales, transcripciones o interesantes adaptaciones, así como otras y otros menos divulgados por aquí (Gallardo, Davide da Bérgamo, d'Andrea, Quirici y Cannoti). Mucho público en la Catedral y tras la presentación realizada por monseñor D. José Antonio Sánchez Herrera, vicario general de la Diócesis de Málaga se pasó al concierto.

Se relaciona la expresión Bel canto con la escuela vocal italiana -comienzos del siglo XVII a comienzos del XIX- que poseía de alguna manera una técnica muy elaborada y casi instrumental, fue aplicada a la ópera acompañándose de métodos, solfeos y vocalizaciones, cuyo uso y abuso por parte de los cantantes producirá una reacción que tiende a alabar el virtuosismo en sí mismo considerado. A lo largo del programa que comentamos, hubo evidentemente Bel canto en la iglesia, con mesura, arte y buen gusto

Sobresalientes tanto la soprano Lourdes Marín Leiva como el tenor Luis Pacetti, aquella, voz limpia y expresiva, éste, con firmeza, intensidad y exquisitez, transmitieron emoción en sus solos y dúos (inolvidable el arreglo del 'Ave María' de la ópera 'Cavalleria Rusticana' de Mascagni) como muy seguro y con buen sonido el trompeta de nuestra Banda Municipal José A. Moreno. Todo tuvo el adecuado soporte de los organistas, bien a uno como a dos órganos, en Antonio del Pino y Olga Laudonia, que cerraron el concierto con el 'Finale due organi', de F. Cannet, basado en un tema de la ópera 'Aída' de Verdi.

Grandes aplausos y repetidos saludos de todos los intérpretes, correspondiendo a ellos, pusieron final al bello concierto que habíamos seguido y gozado. Enhorabuena.