La 'gran noche' de Raphael en Starlite

La 'gran noche' de Raphael en Starlite
ANTONIO PAZ

El cantante volvió al auditorio marbellí en una velada única que hizo disfrutar a un público entregado

Andrea Jiménez
ANDREA JIMÉNEZMarbella

La noche comenzó con un largo aplauso. La Orquesta Sinfónica de Málaga interpretaba 'Yo soy aquel' cuando Raphael saltó al escenario de Starlite como una auténtica estrella. El público llegó con ganas de disfrutar del divo de Linares, que no defraudó en su vuelta al auditorio marbellí para presentar su nuevo trabajo, 'ReSinphónico', en el que repasa algunos de los éxitos más importantes de su carrera en clave sinfónica y electrónica. La noche comenzó con 'Infinitos bailes', que sirvió para abrir boca en la 'gran noche' de Starlite, seguida de 'Promesas', un tema que el cantante interpretó frente a un público entregado que le arropó de principio a fin.

El calor marbellí hizo estragos y Raphael no dudó en deshacerse de su chaqueta de tachuelas y su corbata para interpretar su siguiente tema: 'No vuelvas', en una sinergia perfecta con los músicos que se palpó durante todo el show.

La conexión entre el público y el cantante se hacía notar en un auditorio que bien podía ser una reunión de amigos. De repente, un jovencísimo Raphael inundó las pantallas del escenario entre la sorpresa de sus fans, para dar paso a una novedosa versión electrónica de 'Digan lo que digan', que levantó a todos de sus asientos.

La conexión entre el cantante y la Orquesta Sinfónica de Málaga hizo la delicia de todos los asistentes, que cantaron la esperada 'Mi gran noche' al son de Raphael y de unos músicos que se entendían a la perfección.

No faltaron bailes en una noche en la que el público no dejaba de animarse. 'Ahora', 'Malena', 'Estuve enamorado' o 'Si pero no' fueron algunos de los temas que se escucharon en el auditorio, con un Raphael que seguía sorprendiendo por minutos. «De cuando se escuchaba buena música», apuntó el cantante mientras aparecía en el escenario una radio antigua en la que se escuchaba a Carlos Gardel. «Toda una institución, señores», dijo el divo de Linares para dar paso a 'Volver', un tema que cantó arropado por piano y bandoneón como broche a una combinación perfecta.

«Yo sigo siendo aquel, el mismo, Raphael siempre», sentenció el cantante mientras interpretaba 'Yo soy aquel' ante un público emocionado que se levantó al completo para aplaudirlo.

Raphael siguió deleitando a sus fans con temas como 'Estar enamorado', 'Amamé' o 'Qué sabe nadie' en una perfecta armonía con sus músicos, que también recibieron la ovación del público.

La orquesta tomó un respiro con 'Por una tontería', donde el piano se adueño del auditorio junto a la genuina voz del cantante. El turno de la guitarra llegó en 'Gracias a la vida' y 'La quiero a morir', con un entregado Raphael que no paró de hacer reverencias a su público.

La noche llegó a su fin con 'Escándalo' y 'Como yo te amo', que pusieron el broche final a una velada única en la que el cantante volvió a hacer gala de su legendaria voz.