Fiebre joven por Adexe & Nau en Málaga

Adexe y Nau (de izquierda a derecha), anoche en el Auditorium Club. /Hugo Cortés
Adexe y Nau (de izquierda a derecha), anoche en el Auditorium Club. / Hugo Cortés

El dúo canario llena el auditorio del Palacio de Ferias con su infalible fórmula de reguetón inocente y adolescente

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

La mayoría de sus seguidores no tiene el carné de conducir, pero el aparcamiento del Palacio de Ferias y Congresos de Málaga está lleno. Padres, madres, primos y hermanos mayores acompañan pacientemente a grupos de chavales que no pueden contener la emoción: para muchos es el primer concierto. Los responsables del recinto entregan almohadillas para que la altura no suponga ningún problema a la hora de ver con claridad el espectáculo, que va a empezar en pocos minutos. Los más pequeños corretean por los pasillos, jugando para matar el tiempo; las luces se apagan, sale humo del escenario y entre la penumbra un foco ilumina al equipo de baile que escoltará toda la noche al dúo adolescente responsable de romper todos los esquemas de la música latina. Adexe & Nau están preparados para demostrar que no sólo de YouTube y Spotify vive el músico moderno y que la energía también es parte de su encanto.

Los hermanos canarios Adexe y Nauzet Gutiérrez son un auténtico fenómeno de masas. Su corta edad (13 y 16 años) ha hecho que su música cale entre los adolescentes, que ayer acudieron a su cita como marcan los estándares: camisetas largas con el nombre del dúo, caras pintadas, gorras del revés y muchas, muchas ganas de fiesta 'light'. Su fórmula de reguetón más romántico e inocente que el que hacen los adultos no falló y sirvió para que una porción de sus millones de seguidores en la red abarrotase el Auditorium Club (solo quedaron 40 entradas por vender). Más de 1.600 voces acompañaron al conjunto en la segunda actuación que el dúo ha ofrecido en Málaga.

Jóvenes seguidores

María y José Miguel, de 11 y 14 años respectivamente, encontraron una afición común en la música del dúo. «Es de los pocos grupos que nos gustan a los dos», explica él. «A mí me gustan más», matiza ella. Su padre, Miguel, explica que ya vinieron a la anterior edición «con el mayor» (lo que supuso un gran «drama» en casa). Esta vez se han atrevido con los dos hermanos tras comprobar que el espectáculo es «apropiado».

Sonia y su hija de siete vinieron a Málaga desde Palencia para escuchar al dúo con varios amigos. «Nos íbamos de vacaciones a Canarias, miré si daban algún concierto allí y encontré el de esta noche, así que cambiamos de destino». En primera fila, pasaron la noche entre saltos, bailes y muchos vídeos grabados con el teléfono. Sentadas un poco más atrás, tres chicas de 15 años, compañeras de clase, se pintan la cara. La 'a' y la 'n' enlazada en los mofletes era la mejor prueba de que son «sus mayores fans». Marina, Elena y Jéssica se han visto «mil veces» el videoclip de 'Tú y yo', primer single de la banda que acumula más de 250 millones de reproducciones en YouTube.

Precisamente con esa canción arrancaron el show. «Me gusta ser el dueño de tus pensamientos / la imagen de tu habitación y tu cuaderno». Al micrófono, el desparpajo de los canarios es igual de potente que cuando suena online. Afinados pese al baile incesante (con algo de ayuda de líneas lanzadas sobre la música) y, sobretodo, derrochando (y generando) empatía con los suyos. «Como se puede notar me está cambiando la voz, así que habrá algún momento que me salga regular, por eso quiero que me ayuden durante todo el concierto y si algo no me sale, que me perdonen», advirtió Adexe, el menor de los hermanos. «Ya os echábamos de menos», redondeó el mayor.

En el escenario no había banda, instrumentos ni pinchadiscos. Una plataforma elevada al fondo con unas escaleras y el resto de tablas, diáfanas. Adexe y Nau no necesitan músicos para hacer sonar sus bases. El equipo de bailarinas llenaba los huecos en los momentos oportunos, aunque ellos dos se bastaban para comerse el auditorio. Tras interpretar 'Señorita' y versionar 'El perdón' llegó 'Vamo a darle', que sonó por primera vez en directo en España. «Menudo recibimiento ha tenido», reconocieron. Hicieron sus particulares 'covers' de algunos de los temas 'reguetoneros' del momento y se reservaron lo mejor para el final: una traca de los mayores éxitos en los que el público no dudó en ponerse en pie para acompañarles.