Fans del siglo veintiuno

El escenario principal acogió las actuaciones más movidas./Migue Fernández
El escenario principal acogió las actuaciones más movidas. / Migue Fernández

El Coca-Cola Music Experience repite en la playa malagueña de Sacaba y reúne a miles de jóvenes al ritmo de los artistas del momento como Lola Índigo o Blas Cantó

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Paula y Ana han venido desde San Pedro Alcántara. Los ha traído su padre en coche, que pretendía aparcar y acompañarlas hasta la entrada del recinto, pero la circulación es un caos en Sacaba: «No nos esperábamos tantísima gente, esto es una locura». Estas dos amigas representan el barullo que desató ayer el Coca Cola Music Experience, un festival de cultura joven que convirtió Málaga en la cuna del arte millenial durante más de doce horas de música y actividades sin interrupción. La cuarta edición veraniega de este multitudinario y gratuito festival de cultura joven tomó la última playa de la capital a las once de la mañana y no la dejó respirar hasta pasadas las doce con un claro protagonista: Lola Índigo, el nuevo y poderoso proyecto de Mimi, la exconcursante de Operación Triunfo que lleva una semana causando furor entre los fans del siglo XXI.

Nada más llegar a Sacaba se apreciaba, incluso de lejos, que el de ayer no era un día de playa normal. El recinto del festival ocupa la práctica totalidad de la explanada de Sacaba Beach: el escenario principal luce, rojo y brillante, como un faro en la inmensidad. El espacio secundario, llamado Escenario On The Beach y reservado para las actuaciones más íntimas, cierra el círculo en torno a la explanada, en cuyo interior hay diferentes actividades para matar el tiempo entre actuaciones. Cada esquina, desde las zonas de descanso hasta el frontal del acceso, sirve de improvisada sombra con la que los miles de jóvenes que abarrotan el festival se refugian del sol. Pero los más de 30 grados del termómetro no pudieron con los miles de jóvenes que llenaron Sacaba durante todo el día y arroparon a los diferentes artistas (que también lidiaron con las altas temperaturas.

La malagueña Mireya Bravo presentó por primera vez en un escenario su nuevo single 'Corazón vendío'

El recinto se llenó durante la noche en una edición que superó los 70.000 asistentes que dejó la anterior

«¡Buenas tardes Málaga!», fue el saludo de Malva, uno de los grupos más rockeros del cartel. Los jóvenes murcianos se subieron al escenario principal a modo de premio tras ser seleccionados por el propio Tony Aguilar (así explicó el presentador, que cundujo el evento, durante la presentación) en el concurso televisivo Factor X. «¡No os oigo, quiero escucharos bien fuerte!», dijo el líder del conjunto, consiguiendo meterse en el bolsillo a cientos de jóvenes que gritaron a pleno pulmón pese a que la banda todavía no ha saltado a la fama.

Uno de los grandes protagonistas de la tarde fue, sin duda, Dani Fernández, exmiembro de la ya extinta 'boy band' Auryn. El joven presentó algunos de sus nuevos trabajos en solitario rodeado de un clamor ensordecedor –el conjunto revolucionó el fenómeno fan hace varios años y el fervor continúa presente entre los más jóvenes–. «Estoy muy contento de estar aquí, hace poco vine a un festival en Málaga y me dieron muchas ganas de tocar en esta ciudad», confesó a los suyos.

De la épica interpretación de 'En llamas' (con fuego real incluido) pasó a la balada a piano y voz, dejando claro que su salto al pop rock está amparado en su talento y no tan solo en la larga estela de Auryn –los aplausos entregados tras su última canción dieron buena cuenta de ello–. «Muchísimas gracias, Málaga, de verdad», concluyó, emocionado.

Con el caer del sol y tras la estelar actuación de los mexicanos Urban 5, que pisaron ayer por primera vez suelo español, llegó el turno de la malagueña Mireya Bravo, participante de la última edición de Operación Triunfo que ha estrenado su nuevo disco 'Tu reflejo' en las últimas semanas. «Esta es la primera vez que el single va al escenario», explicó a SUR minutos antes de que se abriera el telón. «Estoy en una nube, nunca me había imaginado todo esto; me siento entre nerviosa y relajada porque tocar en casa siempre tira». Dispuesta a conquistar a los suyos, Mireya pisó fuerte en el escenario y consiguió poner a sus paisanos en pie con 'Corazón vendío' (fue, de hecho, la única canción que interpretó, dejando a los asistentes pidiendo «¡otra!»). También recién salida de la academia de Operación Triunfo, Mimi, ahora convertida en Lola Índigo, puso la guinda al anochecer con su explosivo 'Yo ya no quiero na', una canción que se ha hecho viral en las últimas semanas por su empoderado mensaje.

Récord de asistencia

Según explicaron a SUR desde la organización a media tarde, estaba previsto que los datos de asistencia de ayer superen la ya de por sí elevada cifra de la primera edición. «El año pasado vinieron 70.000 personas, y todo apunta a que hoy vendrán más». En el recuento parcial de la mañana habían contabilizado a 12.000 asistentes frente a los algo menos de 9.000 de la vez anterior. Antes de la actuación de Lola Índigo, Tony Aguilar anunció sobre el escenario que ya habían superado los 70.000 asistentes (no simultáneos) «y subiendo», mientras que en la entrada alertaban a quienes hacían cola de que el aforo estaba prácticamente lleno. La noche continuó con Blas Cantó, Sweet California y Sofía Reyes.

Largas colas para acceder. Miles de jóvenes ocuparon el recinto durante todo el día.También hubo actividades acuáticas. / Migue Fernández

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos