4.500 personas ya tienen su entrada para el regreso de Dylan a Málaga

Bob Dylan, en el concierto que dio en la plaza de toros de La Malagueta en 1999. /Ñito Salas
Bob Dylan, en el concierto que dio en la plaza de toros de La Malagueta en 1999. / Ñito Salas

El veterano músico actúa este sábado en el Marenostrum Fuengirola

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Es probable que juegue al despiste y reserve en varios hoteles de la Costa del Sol bajo un seudónimo para pasar la noche del 4 de mayo. Ni quienes están detrás de la producción de esta gira lo saben a ciencia cierta. Bob Dylan es un misterio eterno. El músico llega este sábado a Fuengirola desde Sevilla, donde actúa la noche anterior en esta nueva gira española del Never Ending Tour. Allí se subirá a un escenario enclavado entre el mar y la loma del Castillo Sohail para desgranar muchos de los éxitos que el público quiere oír. Hasta 7.000 personas pueden verle. De momento, unas 4.500 tienen su entrada (desde 71,50 euros) para ocupar las sillas ubicadas sobre el césped del Marenostrum Fuengirola, buena parte del aforo sentado.

Para sorpresa de muchos, Dylan deja de lado sus últimos trabajos para melómanos y canta 'hits' imprescindibles de su vasta carrera, como 'Highway 61 Revisited', 'Like a rolling stone', 'It ain't me, babe', 'Don't think twice, it's all right' y, en la recta final, 'Blowin' in the wind'. Con este repertorio recala en la provincia de Málaga por primera vez en 20 años, desde su concierto en el plaza de toros de La Malagueta de 1999. En esta ocasión, cuentan, quería ir a lugares que no había pisado en sus últimas visitas, esquivando Madrid y Barcelona. Recala en Fuengirola con una producción de las que cuesta ver por estas tierras, con varios camiones, autobuses y alrededor de 40 personas que montan su propia ciudad móvil en cada recinto. Con sus cocineros, sus abogados, sus técnicos... Que nada le falte a Mr Dylan.