Málaga no olvida a Chiquito

Un momento del homenaje en La Térmica. / Foto: Migue Fernández | Vídeo: Pedro J. Quero

Admiradores del humorista malagueño convierten en un 'sí puedor' el recuerdo a este original renovador del lenguaje

CLAUDIA SAN MARTÍN

Chiquito es una de esas personas que nunca se olvidan. Con La Térmica rebosante de amantes de su arte y gracia, este viernes se homenajeó a Gregorio Sanchez Fernández, más conocido como Chiquito de la Calzada, y se hizo de la mejor manera posible: con sus onomatopeyas, chistes, cantes y comparaciones absurdas que arrancan una risa a cualquiera.

El evento, que congregó a un centenar de espectadores, forma parte de un documental que está realizando RTVE sobre la figura del humorista para el programa 'Imprescindibles', y aunque aún no tiene fecha de estreno, se espera que sea para el aniversario del fallecimiento de Chiquito, en noviembre.

A parte de ser un recordatorio al artista «puro trinitario de oliva», como él se definía, fue una oportunidad a micro abierto para que todo aquel que quisiera subirse al escenario a contar uno de sus chistes, anécdotas, bailes, poemas, cantes o, simplemente, imitarle, pudiera hacerlo.

Durante el acto, el 'Chiquito's Day Yes we jarl', la sala se llenó de aplausos, amigos, compañeros de profesión y desconocidos que no quisieron perderse esta cita tan nostálgica como divertida.

Empezando con un '¡viva Chiquito!', los primeros en dedicarle una canción fueron los malagueños Jarrillo Lata, con una letra emotiva y evocadora de la carrera del humorista que recitaba: «Si el humor es amor, todos le queremos».

Y como era lógico, no faltaron durante todas las actuaciones el léxico único y pegadizo por el que se le reconocía, sus gritos inesperados durante los chistes, los «¡por la gloria de mi madre!» o un «¡te da cuen!», que comenzaban cada anécdota de aquellos que se subían a contarla. Además, tras cada intervención se proyectó un vídeo recopilación de los chistes más conocidos del humorista en su época televisiva, y el público, cómplice y nostálgico, no paró de reír aunque ya se conocieran aquello de «eres más agarrao que una pelea de pulpos».

Una de las participaciones más plaudidas fue la de Águeda y Alberto Márquez, quienes bailaron acompasados una bulería cantada por Chiquito y representaron en la más perfecta coordinación un chiste del artista.

El periodista Cristóbal González comenzó su intervención preguntando: «¿Quién no tiene una anécdota con Chiquito?», y tras una divertida historia con el humorista en uno de aquellos lugares donde no hay diversión, un tanatorio, recordó las ingeniosas palabras de Arturo Pérez Reverte al malagueño en un artículo de 1994 que se volvió viral tras su muerte: «De Despeña-perros abajo, el chiste nos da igual. La guasa está en quién y en cómo lo cuenta. Y cuanto más largo, mehó». En esa materia está claro que don Gregorio Sánchez era el rey, tanto que importaba más la forma que el contenido.

Algunos momentos de la velada. / Migue Fernández

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos