Un juego de libros

Los participantes en la presente edición de la Escuela de Escritores Noveles en el Ceulaj, ubicado en Mollina. /Á. Díaz
Los participantes en la presente edición de la Escuela de Escritores Noveles en el Ceulaj, ubicado en Mollina. / Á. Díaz

Más de una treintena de jóvenes se dan cita esta semana en la Escuela de Escritores Noveles para aprender y compartir sus inquietudes literarias

ALEJANDRO DÍAZ

La literatura es aprender, también, a jugar. Así lo está experimentando un grupo de 36 jóvenes andaluces de entre 10 y 20 años estos días en la Escuela de Verano de Escritores Noveles que organiza el Centro Andaluz de las Letras (CAL) y que acogen las instalaciones del Centro Eurolatinoamericano de Juventud (Ceulaj), ubicado en la localidad antequerana de Mollina.

Los talleres se imparten para todo el grupo junto e incluyen las dos disciplinas: narrativa y poesía, sin elección. Los participantes se muestran entusiasmados con este formato. Porque no solo los más pequeños aprenden de los mayores, sino que también ocurre lo contrario. «Las cosas que dicen y que escriben los más pequeños nos ayudan ayudan mucho a los mayores; ellos no se dan cuenta, tal vez sea porque su percepción es más inocente», explica Isabel Ortega, de Jaén. Todos valoran el carácter multidiscilplinar de la escuela positivamente: hallan poesía en la narrativa y viceversa.

Los jóvenes se muestran atentos y receptivos a la visión que le aportan los profesionales que imparten los talleres, como los escritores Isabel Pérez Montalbán y Antonio Orejudo. «Empecé a escribir porque me gustaba; al llegar aquí me he dado cuenta de que hay que implicarse y trabajar duro, que nos falta leer mucho para tener más soltura», asegura Ayla Cazalla, de Estepona, que además tiene una impresión compartida por el resto del grupo:«Los profesores son cercanos y te das cuenta de que ellos alguna vez fueron como nosotros;de hecho creo que también están aprendiendo durante estos días».

No son 'millenials', sino que ya forman parte de la 'generación z'. Entre sus referentes nombran, desprejuiciados, a poetas de la corriente de la Experiencia, como Luis García Montero o Carlos Marzal;a escritores de la literatura hispanoamericana del 'Boom' como Gabriel García Márquez o Julio Cortázar. Pero también a autoras actuales como Elena Medel, Luna Miguel o María Sánchez. Para ellos la literatura también está en las redes sociales y en la música, como en el rap.

El contacto con autores consolidados como Pablo García Casado les supone un «enorme empujón» para sus inicios. Así lo reconoce Juan Royo, natural de Córdoba y que concurrió a la preselección con el primer relato que había escrito en su todavía temprana vida. «Cuando vi que me seleccionaron, sentí muchas ganas por escribir, por saber más y por conocer mejor el mundo de la literatura;de repente, entendí que podía servir para esto y me animó a seguir escribiendo», explica.

Clara Dueñas, de Granada, reivindica de la Escuela de Verano el valor del grupo y los vínculos que se crean entre ellos. «A quienes nos interesan las Letras y tenemos inquietud por la lectura y la escritura, muchas veces nos sentimos un poco solas en el instituto; aquí vienes y te das cuentas de que hay muchas personas que comparten tus inquietudes; aprendemos todos de todos», señala.

Jano Alarcia tiene solo diez años y un cuaderno lleno de relatos e ideas. Uno de ellos está protagonizado por una calabaza con la cara de Miguel de Cervantes. Todos le escuchan cuando se extiende sobre las aventuras (y desventuras) que vivirá la calabaza a lo largo de su periplo por su imaginación. Todos ríen, se divierten y quieren participar. Desde el pasado domingo y hasta mañana han tenido tiempo para forjar lazos que esperan mantener entre ellos tras estos días. También con quienes han impartido los talleres, como la actriz Montse Torrent, quien realizó una charla sobre la relación entre cine y literatura.

Cuando termina la tarde, la música de un 'ukelele' armoniza conversaciones que no quieren tener fin porque todo es principio. Nadie quiere que termine la Escuela de Verano: una historia que se escribe cada año y en la que, como afirma el director del CAL y escritor, Juan José Téllez, los más jóvenes son los verdaderos protagonistas.

La actriz Montse Torrent.
La actriz Montse Torrent. / SUR

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos