La surcoreana Han Kang narra el deseo de convertirse en planta

La escritora surcoreana Han Kang./
La escritora surcoreana Han Kang.

La escritora publica en España 'La vegetariana', el libro con el que logró el Man Booker International

ÁLVARO SOTOMadrid

Una decisión tan personal como dejar de comer carne puede ser también la mayor declaración de rebeldía contra el mundo. Sobre esta premisa pivota 'La vegetariana', la lírica y dura novela con la que la escritora surcoreana Han Kang ganó el año pasado el premio británico Man Booker International y que ahora llega a España de la mano de la editorial Rata.

«¿Por qué anida la violencia en el hombre?», se pregunta Yeong-hye, la protagonista del libro, que quiere dejar de pertenecer a la raza humana e inicia un proceso para convertirse en planta y así «salvarse». «El ser humano es capaz de ser noble y vil a la vez, y dejar de comer carne es su manera de trascender, de ser mejor, un deseo que lleva hasta las últimas consecuencias y que la hace convertirse en una incomprendida a los ojos de quienes la rodean», explica Han Kang.

Son precisamente las personas que están con ella las que narran al lector la vida de la protagonista en tres actos. En el primero habla su marido, que se casó con ella porque la consideraba «insulsa» y pensaba que iba a cumplir las supuestas obligaciones femeninas; en el segundo, su cuñado, un artista, con el que tiene más puntos en común; y finalmente, su hermana, que comparte su dolor y que se convierte en otro protagonista de la trama. «Yeong-hye es una persona con una determinación de hierro, pero en la novela es intencionado que no tenga voz, que solo hable en sueños, para que su vacío quede más expuesto», subraya la autora, que se inspiró, según explica, en un verso poco conocido del poeta Yi Sang, en el que deseaba convertirse en planta, y en una frase que ella misma escribió de adolescente: «Qué triste que el hombre tenga que comer carne», una idea que dio pie al cuento 'El fruto de mi mujer', en el que una esposa empieza a convertirse en árbol y su marido la planta y la riega, «preguntándose si renacerá en primavera».

'La vegetariana' se publicó en Corea del Sur en 2007 y pasó casi desapercibida. Cuando comenzó a moverse por ferias del libro y fue traducida empezó, sin embargo, a encontrar a una multitud de lectores. En 2016, el libro fue seleccionado por el jurado del Man Booker International, un premio por el que compitió con autores consagrados como el Nobel turco Orhan Pamuk o la italiana Elena Ferrante. Adjudicarse el galardón le ha abierto las puertas definitivamente.

Han Kang es una de las nuevas voces de la narrativa coreana, una generación que ha roto con la literatura realista que se impuso hasta finales del siglo XX, como opina su traductora al español, Sunme Moon, una filóloga de familia surcoreana que creció en Argentina y estudió en España y que cuando volvió al país de sus padres no encontró «autores que pudieran entenderse fuera de este contexto». «Las cosas han cambiado y las nuevas narraciones son más intimistas», agrega.

La editora de Han Kang en España es Iolanda Batallé, que destaca el equilibro entre «delicadeza y brutalidad» de 'La vegetariana'. «¿Cómo puede alguien sentir tanto dolor y no gritar? ¿Por qué una mujer rota puede suponer una amenaza?», se pregunta Batallé sobre una novela que «deja triste» y que conmina al lector a preguntarse «qué hacer con esa tristeza».

Tras el éxito de 'La vegetariana', la autora surcoreana está a punto de publicar una nueva obra, que en inglés tiene el nombre de 'Human Acts' pero que aún no está traducida en España, donde la publicará también Rata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos