La reina de los 44 millones de dólares

Elisabeth Taylor (Cleopatra) en la icónica escena de su entrada en Roma/SUR
Elisabeth Taylor (Cleopatra) en la icónica escena de su entrada en Roma / SUR

El rodaje de 'Cleopatra' fue un despropósito económico que acabó con un filme de cuatro horas, la Fox casi arruinada y un 'affair' entre Taylor y Burton

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

A finales de los años 50, hubo un lumbreras en Hollywood –más concretamente en los estudios de las 20th Century Fox– que tuvo la brillante idea de realizar eso que ahora se llama 'reboot' de la vida y obra de la reina egipcia Cleopatra VII. Todo se debía a un proyecto algo gafado de 1917, y cuya producción acabó en el olvido después de que fuera censurada por explícita. Y por si esto no fuera poco, las únicas copias de esa película se quemaron en un incendio en los estudios, por lo que se consideró que había una necesidad de recuperar el personaje a través de una nueva producción 'bigger than life'.

Lejos de ser plácido, el rodaje de la nueva 'Cleopatra' se convirtió en la peor pesadilla para la Fox. Además de tardar varios años en sacar adelante el proyecto, éste se inició con un presupuesto de 2 millones de dólares para finalmente costar la astronómica cifra (en el año 1963) de 44 millones. Este auténtico despropósito casi lleva a la ruina a los estudios, aunque para los anales de la historia del cine (y de la historia de lo excesivo) quedará la secuencia de la entrada de Taylor en Roma bajo una nube de oro y esclavos.

Uno de los primeros problemas con el que se encontró la Fox fue con el 'staff' técnico. Nigel Balchin (primero) y Dale Wasserman (después) fueron contratados para escribir el guión, aunque ninguno de ellos acabó el rodaje y ni tan siquiera fueron reconocidos en los créditos. En la labor de dirección ocurrió algo parecido. La producción se dio por iniciada en 1960 en los Estudios Pinewood de Londres bajo la batuta de Rouben Mamoluian, pero unas semanas después (y cuando el presupuesto ya había superado los cinco millones) fue despedido. El elegido para continuar con esta labor titánica fue Joseph L. Mankiewicz, que unos años antes ya había rodado, entre otras, 'La condesa descalza' y 'Eva al desnudo'. Aún así, la relación de los estudios con Mankiewicz tampoco fue como la seda. El realizador fue despedido al final del rodaje, aunque la Fox tuvo que contratarlo de nuevo porque nadie era capaz de montar las más de seis horas de metraje.

Liz Taylor y Richard Burton, en un descanso del rodaje
Liz Taylor y Richard Burton, en un descanso del rodaje / SUR

Taylor-Burton

Aunque la producción estuvo plagada de enormes errores, lo que sí hizo bien la productora fue elegir a sus protagonistas, especialmente en el caso de Elisabeth Taylor, cuya interpretación es el eje sobre el que pivota una película muy entretenida a pesar de los 243 minutos de metraje del corte final que se estrenó en las salas. Sin embargo, el papel de Taylor también estuvo envuelto en la polémica.

Tras varias semanas de rodaje en Londres, la actriz (que había firmado un contrato por un millón de dólares pero que acabó cobrando siete gracias a los días extra de trabajo y el porcentaje de ganancias del filme) cayó enferma y se tuvo que parar la producción seis meses. La Fox decidió trasladarla a Roma porque el clima londinense no ayudaba a la recuperación de Taylor, aunque para contentar a la actriz se le seguía mandando comida a Italia desde su restaurante favorito en Beverly Hills, el 'Chasen's'.

Además de Italia y Londres, 'Cleopatra' tiene localizaciones en Almería, California y Egipto. Se contó con unos 80 sets de rodaje (la mayoría en Cinecittá) y más de 25.000 trajes para todos los protagonistas y los extras. Solo Liz Taylor vistió 65 vestidos diferentes. La famosa escena de la llegada a Roma –la más compleja del filme– se tuvo que rodar dos veces porque en la primera se veía a un señor vendiendo helados.

El estreno de la película coincidió con la publicación en la prensa rosa del 'affair' entre Elisabeth Taylor y Richard Burton. El escándalo fue mayúsculo porque ambos estaban casados, aunque aquello fue una de las mejores herramientas de marketing posibles, haciendo de su estreno un verdadero éxito que permitió a los estudios remontar la grave situación económica a la que habían llegado.

Tras 44 millones de dólares, 16 semanas (efectivas) de rodaje, un 'affair' convertido en leyenda, y una imagen icónica para la posteridad, 'Cleopatra' pasó a ser historia viva del cine. Contando con la inflación, la película habría costado 350 millones de dólares de la actualidad. Entre medias, más de dos horas de metraje perdidas que casi nadie ha podido ver. Pero nunca hay que descartar que alguna vez podamos disfrutar de esa escena en la que una diosa dialoga con las divinidades egipcias. Ellos, claro, como seres inferiores.

Cleopatra (1963)

Director: Joseph L. Mankiewicz

Reparto: Elizabeth Taylor, Richard Burton, Rex Harrison, Roddy McDowall, Martin Landau

Premios: 4 Oscar (Vestuario, Fotografía, Dirección artística, Efectos especiales)

Dónde verla: A la venta en Blu-ray y DVD