Álvaro Díaz: «Tengo pensado rodar una comedia romántica en Fuengirola»

Álvaro Díaz Lorenzo detrás de cámaras/SUR
Álvaro Díaz Lorenzo detrás de cámaras / SUR

El director de cine, que estrena esta semana en cines 'Los Japón', ya está trabajando en su nueva película 'La Lista', una comedia dramática sobre tres mujeres que luchan contra el cáncer de mama

MARINA G. PEDRAZAMálaga

«Comedia con un toque sentimental», así se define el director de cine y guionista Álvaro Díaz Lorenzo. Criado en Fuengirola, cerró el Festival de Málaga con su última película 'Los Japón'. Una comedia que pasa fronteras con Dani Rovira y María León que se estrena este 28 de junio en cines.

-En primer lugar hablemos de 'Los Japón', ¿cómo surgió la idea de realizar esa historia?

-La idea original me vino por parte de Antena 3, que quería que lo dirigiese. Pero una vez tuve una primera versión del guión para que la dirigiese entera me sumergí más en la historia de Coria. Estoy encantado de poder rodar esta peli, sobretodo hablar de Japón, que era un aliciente para hacer esta película.

-Se graba en distintas localizaciones, ¿cómo fue grabar en Japón? ¿Hay diferencia con grabar en España?

-¡Ah, eso fue lo mejor! Tuve la suerte de conocer dónde se iba a rodar porque visualmente eso hace que la película crezca mucho: le da un valor de producción. Y después a los actores, al empezar por ahí les vino muy bien para coger el aire de querer ir a Japón. Al volver ya estaban más metidos en la historia y en el choque cultural que hay entre Coria del Río a Tokio, de un pueblo a una de las ciudades más grandes del mundo. También le vino bien al director de arte para coger ideas y al vestuario para recrearlo todo.

-¿Quién se llevó un choque cultural más grande en el equipo?

-El choque cultural fue para todos, pero en el buen sentido. Es todo tan distinto, tan ruidoso… Hay publicidad por todos lados pero luego ellos son muy callados, muy respetuosos. La verdad es que fue un lujo poder grabar ahí y contar con el equipo japonés y el español.

-¿Hacer la película en Japón le ha ayudado a entender el país de manera diferente?

-No, da igual la verdad. Los equipos son profesionales, tienen costumbres distintas pero lo que es grabar una película es igual en todos los sitios.

-Ha sido el director que ha podido unir Dani Rovira y María León en una filme, ¿Cómo se sintió trabajar ellos?

-Desde el primer momento tenía claro que los quería. Se los propuse, ellos dijeron que sí. Fue un honor. Son el máximo exponente de la comedia no solo de la comedia andaluza, sino nacional. Y fue, como yo digo, como juntar a Messi y a Cristiano. Fue todo muy fácil.

-Rodó en Japón pero como director, se esfuerza en incluir a Andalucía en sus historias…

¡Sí, siempre! San Lucas, Coria, Tarifa, en Sevilla en El Palmar… aunque nací en Madrid con dos meses mis padres me trajeron a Fuengirola, soy malagueño 100%, la tierra me tira mucho.

-Usted residió gran parte de su vida en Fuengirola, ¿qué tipo de película vería rodar esa ciudad?

En Fuengirola siempre he pensado una historia… la tengo ahí medio pensada. Como una comedia romántica entre una española o un español y un inglés o un sueco, que es lo que lleva ahí. Usar eso como choque cultural entre los ingleses o los escandinavos que vienen. En Málaga tengo ganas de rodar por toda la provincia, ya no sólo por la capital sino por Ronda, Frigiliana… todo es tan bonito que tengo ganas. Los pueblos blancos malagueños no tienen nada que envidiar a ninguno, así que si va bien el o el siguiente me parece que voy a estar grabando por Málaga (risas).

-¿Cuándo surgieron esas ganas y ese deseo de ser director de cine y plasmar así sus ideas?

-Fue un poco tardío. Yo estudié periodismo y me entró con 21 o 22 años. Siempre fui un fan del cine, de la comedia, pero no más que cualquier chaval. A algunos les gustaba Star Wars y a mi me gustaba la comedia de Tom Hanks. A esa edad también hice un corto… empecé a escribir y pensé: «ostras, me gusta esto». Luego me fui a estudiar cine. No fue una cosa que dicen que desde los ocho años ya lo tenían claro que querían dedicarse al cine. Ya en tercero de periodismo me di cuenta que quería ser director de cine.

-El camino del director es largo, ¿fueron duros los inicios?

-El principio fue muy rápido cuando yo escribí 'Café sólo o con ellas' con 29 años. Fue un éxito, la comedia más taquillera de año en 2007. Pero luego la segunda ya ahí fue una travesía del desierto de siete años sin dirigir… Pude vivir de las cosas que escribía y no salían y me pagaban, pero tardé mucho en hacer la segunda película. Entre la primera y la segunda fue súper duro. Ahora he cogido la ola, he empezado a hacer mucho cine, pero lo pasé mal. Entre la primera y la segunda fueron años muy duros. Aprendí a tener paciencia, a no rendirme. Como tenía tiempo escribía mucho, eso me vino muy bien sobre todo a mejorar mi escritura. Como el consejo de mi padre decía, «si te gusta el cine no te rindas, si te caes ocho veces te levantas nueve».

-En sus películas predomina la comedia, ¿qué tiene ese género que le guste?

-Me gusta mucho reírme, le busco el lado cómico a todo. Pero la última que hecho, 'La Lista', es comedia pero va hacia un tono másporque va de una enfermedad, de cómo lo superan dos mujeres, que son Victoria Abril y María León, es un canto a la vida con un toque de drama.

-¿Cree que se puede exponer mensajes de peso en una trama de comedia?

-Por supuesto, la comedia es el mejor género para hacerlo porque les haces reír y les haces pensar. Intento meter el mensaje un poquito por debajo. Todo se puede hablar con humor.

-Del país del sol naciente a una lucha contra el cáncer la película 'La Lista', ¿qué le llevó a contar esa historia?

-La película no va sólo sobre el cáncer sino sobre la lucha de mujeres, de la manera de quererse, de sobrevivir, de afrontar la vida con optimismo, con humor… Es humanizar y visibilizar una enfermedad que desgraciadamente todo el mundo tenemos a alguien cercano que ha pasado por eso. Se cuenta con mucho y buscando el lado positivo a un problema, creo yo. Además, poder contar con Victoria Abril, Silvia Alonso y María León es un lujazo. Contar con ellas como equipo ganador.

-Este año clausuró el Festival de Málaga con 'Los Japón', ¿cómo ha sido la experiencia de este año en el Festival?

-Como todos los años, la verdad. El público me trata muy bien, yo estoy encantado. La gente llega a la sala, se ríe… También ves como el festival va creciendo año tras año. Es como ver a tus primos lejanos crecer, cada vez están más grandes.

-¿Han habido sensaciones distintas a otros años?

-Va creciendo cada vez más, por eso los actores quieren ir, no sólo porque la ciudad de Málaga es espectacular, sino porque el público decide llenar la sala, horas en el hotel… ese cariño que da Málaga lo da muy pocas ciudades.

-¿Cómo percibe el entorno de nuevos directores emergentes en el cine?

-Yo encantado, es gente nueva que va empujando, van aportando ideas nuevas, sabiduría, juventud… aunque yo todavía soy joven, llevo pocas películas (risas). Los que llevan más tiempo tienen más experiencia pero el cine es crear unos personajes y tu les acompañas como mejor puedes. A algunos directores jóvenes se le da más o menos presupuesto pero al final una historia es una historia.

-¿Para usted cómo es contar historias a través de la cámara? ¿Cuál diría que es tu sello personal?

-Es lo que mejor se me da, para mí es un privilegio que te paguen por hacer algo que te gusta. Estoy encantado de poder estar ahí dedicandome a esto toda mi vida.

-¿Cuál diría que es su sello personal como director de cine?

-Mi sello personal sería contar historias cómicas con un toque sentimental… o lo intento (risas)