Leila Hatami, la actriz iraní que se libró de los latigazos, rueda en Marbella

La intérprete iraní es una de las grandes estrellas del cine de su país. /ALBERTO PIZZOLI. AFP
La intérprete iraní es una de las grandes estrellas del cine de su país. / ALBERTO PIZZOLI. AFP

La intérprete de la cinta ganadora del Oscar 'Una separación' se enfrentó a una demanda por saludar con un beso en la mejilla al director del Festival de Cannes

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

La primera información que llega a la redacción es telegráfica. Están rodando una película iraní en Málaga que protagoniza una estrella del país islámico. Pero se quedan cortos. No solo es una intérprete archiconocida dentro de sus fronteras. También lo es fuera ya que es una de las pocas artistas de su país que es miembro de la Academia de Hollywood y protagonizó además la primera producción iraní que obtuvo el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, 'Una separación' (2011). Su nombre es Leila Hatami y ayer compartía escenas con la actriz malagueña Elena Martínez en el paseo Marítimo de Marbella. La artista internacional vuelve a rodar lejos de su país, en el que es una de las preferidas de la taquilla. Y donde se sigue muy de cerca su carrera. Tanto que incluso un gesto comprometido la llevó a protagonizar una involuntaria polémica cuando fue denunciada ante la fiscalía de Teherán por un casto beso en la mejilla al director del Festival de Cannes, Gilles Jacob. Una imagen que no gustó a grupos integristas de su país, que pidieron un castigo ejemplar: flagelación en público.

La película

Título
'El hombre sin sombra (Mardi bedoune sayeh)'.
Dirección y producción
Alireza Raisian.
Reparto
Leila Hatami, Ali Mosaffa, Amir Aghaei, Nader Fallah y Elena Martínez.
Lugares de rodaje
Málaga, Marbella y Algeciras
Colaboraciones
Sahel e Aftab, Turismo Costa del Sol y SCBC.

Este capítulo ocurrió en la edición de 2014 del certamen francés, en la que Hatami formó parte del jurado. El director el festival saludó a la actriz con un beso sin saber que aquel ademán provocaría una polémica en su país que no tardó en saltar a la prensa internacional. El propio Gilles Jacob se vio obligado a interceder por su invitada y se 'autoinculpó' al afirmar que fue él el que besó a la actriz y que en ese momento no la saludaba como mujer sino como representante del cine iraní. Sus palabras no sirvieron de nada para los que defendían que Laila Hatami había «herido los sentimientos de Irán» por incumplir la ley que impide contacto físico con hombres que no son familia.

La artista filma en la provincia 'El hombre sin sombra', un drama de Alireza Raisian sobre una mujer al que un viaje a la Costa del Sol le cambia la vida

Actriz fetiche

La propia intérprete iraní tuvo que salir al paso de las acusaciones y publicó una carta en la que pedía disculpas a las personas que se habían sentido ofendidas, a la vez que mostraba su «vergüeza» por tener que dar estas explicaciones. Su caso despertó una ola de complicidad internacional y la prensa de todo el mundo alertó de estas actitudes machistas y del peligro de regresión en el país. Ya fuera por esta repercusión mundial o por otra razón, afortunadamente para Hatami, nada más se supo de la denuncia que pedía latigazos por un beso protocolario.

Las actrices Leila Hatami (con la cabeza cubierta) y Elena Martínez, rodando en el paseo marítimo de Marbella.
Las actrices Leila Hatami (con la cabeza cubierta) y Elena Martínez, rodando en el paseo marítimo de Marbella. / Josele-Lanza -

Cuatro años después de aquel capítulo, la actriz iraní se encuentra en Málaga desde la semana pasada rodando su nueva película, 'El hombre sin sombra', el que el director y productor Alireza Raisian vuelve a rodar con su actriz fetiche, después de títulos como 'The Deserted Station' (según una idea original de Abbas Kiarostami, 2002) y 'Dorane Asheghi' (2015). Según explica Nahal Fathi, miembro de esta producción, Hatami está acompañada en el reparto de Ali Mosaffa –su pareja en la vida real– y encarna a «una mujer que viaja por negocios a España, una país al que llega por primera vez y que le cambia la vida».

El cineasta Alireza Raisian observa el tiro de cámara en la escena grabada en el litoral marbellí.
El cineasta Alireza Raisian observa el tiro de cámara en la escena grabada en el litoral marbellí. / Josele-Lanza -

Precisamente, la estrella iraní rodaba ayer una escena en la que se encontraba con una mujer española que acaba de romper con su pareja y que hace pensar a la protagonista en sus propios problemas matrimoniales. «Me había preparado la escena en inglés, pero después Leila ha querido hacerla en español y, aunque le hemos echado un cable, la verdad es que tiene una gran facilidad para los idiomas», señaló ayer a SUR la actriz malagueña Elena Martínez que se mostró encantada de participar en esta producción internacional que mueve a un equipo de 75 personas. El próximo viernes concluirán el rodaje, después de pasar por Málaga, Algeciras y Marbella. Unos escenarios que descubren a la protagonista que la vida puede ser diferente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos