Antonio de la Torre: «El cine español tiene mejor salud cuando viaja que en casa»

Antonio de la Torre, al recoger el premio platino al mejor actor iberoamericano. /:: JOSÉ MÉNDEZ. EFE
Antonio de la Torre, al recoger el premio platino al mejor actor iberoamericano. / :: JOSÉ MÉNDEZ. EFE

El malagueño se muestra feliz con el premio al mejor actor iberoamericano en la gala de los Platino, en el que se coronan la cinta mexicana 'Roma' y la serie nacional 'Arde Madrid'

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Llegó a horario de Oscar. A eso de las seis de la mañana y desde el otro lado del charco. Pero el escenario estaba en la populosa Ribera Maya mexicana donde se celebró el domingo –madrugada del lunes en España– la gala de los VI Premios Platino del cine iberoamericano que tuvo como gran triunfador un filme que jugaba en casa, la cinta 'Roma' de Alfonso Cuarón, que se llevó cinco galardones, entre ellos mejor película. En el capítulo de nombres propios, la gala tuvo un indudable protagonismo español con Paco León, que se llevó el galardón a la serie con 'Arde Madrid', y con el malagueño Antonio de la Torre que, tras romper su maldición en los Goya, se coronó también como mejor actor latinoamericano por su papel de político corrupto en la cinta de Rodrigo Sorogoyen 'El Reino'.

«Quería este premio y lo más importante es que ya tengo el Platino porque en tu país siempre te pueden dar un galardón porque te conocen más, pero aquí han votado personas de diferentes países y cinematografías», explicaba ayer a SUR desde Playa del Carmen el actor malagueño, que a renglón seguido exclamaba: «¡Ya puedo decir que tengo el mismo premio que ídolos como Raphael y Edward James Olmos!».

Antonio de la Torre, que ya fue candidato por 'Caníbal' en la primera edición de los Platino en 2014, destacó también el buen resultado de la producción nacional, ya que además de los galardones para 'El Reino' –también se llevó montaje– y 'Arde Madrid', la cinta de animación 'Un día más con vida' logró el premio a la película de animación, 'El silencio de otros' se impuso en el apartado documental y la taquillera 'Campeones' obtuvo el educación en valores.

«Es curioso pero el cine español tiene mejor salud cuando viaja que cuando está casa», consideró Antonio de la Torre sobre la influencia que ejerce la producción hispana en el extranjero y, particularmente, el ámbito iberoamericano. «España es la cinematografía más poderosa de la comunidad latina y eso se nota en premios como éstos, pero además existe una conexión muy especial entre nuestro país y el continente americano», aseguró Antonio de la Torre, que en su discurso mostró además su buena predisposición a trabajar al otro lado del charco tras su participación en la película hispano-uruguaya 'La noche de 12 años'. «Estos premios comunican todo lo latino y por eso lo compartí con mis compañeros de esta película», manifestó el actor.

«Un Dalton Trumbo»

El malagueño confesó que hizo muy buenas «migas» con los responsables de la película paraguaya 'Las herederas' y con su protagonista, Ana Brun, ganadora del premio a la mejor actriz frente a las protagonistas de 'Roma', Yalitza Aparicio y Marina de Tavira. «El cine que se hace en sudamérica es muy auténtico, verdadero y poderoso porque conecta todo con la vida y por eso me interesa tanto como actor», señaló De la Torre que, por el momento, tiene su agenda comprometida en la producción nacional ya que a finales de este mes de mayo trabajará a las órdenes de Mariano Barroso en la serie 'La línea invisible', que aborda los comienzos del terrorismo de ETA, y el próximo 31 de octubre estrenará 'La trinchera infinita', una cinta sobre los topos de la dictadura que apunta previsiblemente al Festival de San Sebastián.

Precisamente, por el pasado certamen donostiarra pasó 'El reino', que le ha proporcionado al actor malagueño el mayor reconocimiento de su carrera ya que, además de arrasar en todos los premios nacionales, también ha acabado imponiéndose de forma internacional en los Platino. El actor quiso tener un recuerdo para el que considera la antítesis de su propio personaje de servidor público corrupto en la película de Sorogoyen, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, que según contó el intérprete colaboró antes del rodaje al leerse el guion y mandar de vuelta medio centenar de notas con acotaciones a la cinta. «Además de un gran político tenía dentro un Dalton Trumbo», remarcó Antonio de la Torre.