La actriz malagueña que debutó con Greta Garbo

Renate Brausewetter descansa en el Cementerio Inglés de Málaga, junto a</p><p> sus hermanos Rudolph y Joachim. /:: FRANCIS SILVA
Renate Brausewetter descansa en el Cementerio Inglés de Málaga, junto a</p><p> sus hermanos Rudolph y Joachim. / :: FRANCIS SILVA

La intérprete Renate Brausewetter nació hace 113 años en la capital y despuntó en el cine alemán de la época muda. Nunca volvió, pero al morir pidió ser enterrada en el Cementerio Inglés

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Su vida comenzó igual que terminó. A los pies de Monte Sancha. Y entre los títulos de crédito de su nacimiento y los rótulos de 'fin' de su lápida, toda una vida de película. Tanto delante como detrás de la cámara. Porque pese a su nombre, Renate Brausewetter nació en un territorio tan poco alemán como la Málaga de hace 113 años. Se educó en el disciplinado colegio germano, aunque aprendió la pasión hispana a pie de calle en La Caleta. Una vida cómoda para una familia burguesa de origen teutón que se hizo construir una gran villa en el Paseo de Sancha hasta que el clan regresó al país germano. Su historia, a partir de entonces, puede ser contada a 24 fotogramas por segundo. Más que nada porque se hizo actriz y debutó con la misimísima diva Greta Garbo en 'Bajo la máscara del placer' (1925). Hizo más de una decena de películas en el cine mudo, pero cuando la pantalla rompió a hablar, ella dio la callada. Se retiró. Tuvo tres hijos y vivió una larguísima vida hasta los 100 años en la localidad germana de Linz am Rhein. Falleció en 2006 y, entonces, volvió a Málaga. Su deseo era descansar cerca de aquella villa que siempre consideró su casa. En el vecino Cementerio Inglés.

Renate (1905-2006) fue una de las descendientes de aquella emigración europea que trajo a familias alemanas, francesas o inglesas hasta la pujante Málaga del siglo XIX. Entre la mayoría burguesa de comerciantes, industriales y emprendedores, también hubo profesionales como Maximiliam Brausewetter, un médico que se estableció en Málaga en 1899. «Vino buscando un mejor clima para su salud y aquí nacieron cuatro de sus cinco hijos», explica el malagueño Federico Kustner, que sostiene en sus manos una guía de Málaga editada en alemán y fechada en 1901. En sus páginas anunciaba el doctor Brausewetter, que ofrecía a sus compatriotas sus servicios en caso de indisposición o problemas de salud durante su estancia en aquella costa del sol que todavía no se escribía en mayúsculas.

Renate Brausewetter llegó a la gran pantalla por influencia de su hermano Hans, que también nació en Málaga, fue actor y trabajó en el clásico 'Fausto'

«Maximiliam era el médico de toda la colonia alemana en la ciudad», añade Kustner, cuyo apellido ya avanza que es heredero también de una de las familias europeas que llegaron hace décadas. No solo se conocían, sino que hacían piña. De hecho, la madrina de su hija no fue otra que Julia Brausewatter, hermana mayor de Renata. Del quintento de hijos rubios como el sol andaluz que tuvo la pareja formada por el doctor Maximiliano y por Amgond Liemmering, cuatro de ellos fueron malagueños y dos, Rudolph y Joachim, fallecieron prematuramente. Ambos escoltan en lápidas gemelas a la centenaria Renate, la más pequeña de la familia, desde que se mudó a Málaga hace trece años. La actriz no había vuelto a su ciudad natal desde que la familia regresó a Alemania en 1915, tras estallar la I Guerra Mundial. Pero, según contó en vida, jamás olvidó su patria, que no era otra que su infancia en Málaga y sus felices años en Villa Alemania, la propiedad que aún se conserva en Monte Sancha y que su padre hizo construir según los cánones germanos encargando el proyecto a un arquitecto berlinés.

Arriba, Villa Alemania, la casa de Monte Sancha que todavía hoy se conserva y donde vivía la familia Brausewetter. Abajo, Renate en un fotograma junto a Greta Garbo (izquierda) y la actriz, de niña, sostenida por sus hermanos Hans y Julia, </p><p>en Málaga en 1912. / :: sur y Archivo Familia Kustner

Tras los pasos de su hermano

Además de la Garbo, la pequeña de los Brausewetter también se midió a la estrella del mudo Asta Nielsen y trabajo dos veces con el maestro Georg Wilhelm Past, pero no fue la única artista de la familia. De hecho, Renate siguió los pasos de su hermano mayor, Hans, que nació en Málaga nada más llegar la familia, en 1899, y en cuya filmografía sorprenden títulos clásicos como 'Fausto' (1926), de Murnau. El joven fue el que introdujo a Renate en el cine y el teatro. «También llevó a su hermana mayor, Julia, a un rodaje, la vistieron y acabó saliendo de extra», recuerda Federico Kustner, un gran aficionado al cine y coleccionista de aparatos de proyección que también siguió con curiosidad la carrera del actor de la familia. «Todas las niñas alemanas estaban locas con Hans porque era muy guapo y rubio, como ahora Justin Bieber», ilustra.

El intérprete alcanzó gran popularidad en los años 20 y 30, en los que compartió la pantalla con estrellas del cine germano como Marlene Dietrich y Emil Jannings. Más de un centenar de películas se agolpan en la filmografía de Hans Brausewetter, que falleció en Berlín en 1945 durante un bombardeo. Si la Gran Guerra había obligado a la familia a volver a Alemania, la siguiente contienda mundial le arrebató a Renate al hermano con el que estaba tan unida.

Un año antes, la pequeña de la familia Brausewetter se había divorciado y vivía sola con sus tres hijos. Entonces hacía casi dos décadas que había abandonado los rodajes. Como el genio Charles Chaplin, se resistió a que las películas se pusieran a hablar. «El sonoro mató el cine mudo», dijo con contundencia la ya centenaria dama cuando recibió a una periodista que le hizo un reportaje sobre su vida días antes de cumplir los 100 años. Entonces miró hacia atrás, recordó su infancia en Málaga, su familia, sus vivencias, sus tres hijos, sus ocho nietos y sus cuatro biznietos. «No me he aburrido un solo minuto de mi vida», sentenció la actriz que pidió ser enterrada junto a sus hermanos. Cerca de casa.