Un brindis por el inicio de la temporada lírica con 'La traviata'

La soprano Ainhoa Arteta y el tenor Antonio Gandía, en el centro, en el famoso brindis./Ñito Salas
La soprano Ainhoa Arteta y el tenor Antonio Gandía, en el centro, en el famoso brindis. / Ñito Salas

El Cervantes se llena para inaugurar el curso con una representación en la que Arteta se despide del rol de Violetta

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Con el famoso dúo 'Libiamo ne'lieti calici', el brindis más popular de la ópera, comenzó anoche la XXX Temporada Lírica del Teatro Cervantes. La soprano Ainhoa Arteta y el tenor AntonioGandía cruzaron sus copas en una de las primeras escenas de 'La traviata', un número magistral con el acompañamiento del Coro de Ópera de Málaga que anticipaba una producción a la altura de un treinta aniversario. Dos horas duraron a la venta las entradas para las dos funciones de la ópera de Verdi, un lleno absoluto en el principal escenario de la ciudad que demuestra el interés del público por una lírica de calidad. Los abonos para esta temporada, de hecho, se han incrementado un 62%.

Ainhoa Arteta se despide en Málaga de Violetta Valery, un rol que le ha acompañado desde los inicios de su carrera. Lo hace en una producción fiel al espíritu de Verdi en lo musical y en la ambientación. Francisco López dirige una puesta en escena que exprime la teatralidad de libreto, con momentos álgidos como el que enfrenta a Violetta con el padre de su enamorado, interpretado por el barítono Juan Jesús Rodríguez. Espectacular la escenografía del Teatro Villamarta de Jerez (que coproduce este montaje con el Cervantes), que reproduce el entorno de la alta clase parisina del siglo XIX, con una iluminación efectista. José María Moreno toma la batuta frente a la Orquesta Filarmónica de Málaga en una respetuosa interpretación de la partitura de Verdi.