La Batalla de Gallos pone a Gamepolis a dar saltos

Arkano, en su primera intervención de la Batalla de Gallos de Red Bull, en Gamepolis. / Fernando Torres

Los raperos Arkano, Force y Chuty llenan el patio central del Palacio de Ferias en uno de los momentos más esperados del festival

MARINA G. PEDRAZA

El sol aprieta fuerte, los jóvenes, con o sin disfraces, se reúnen en torno al escenario. Nada es casual, está a punto de comenzar la Batalla de Gallos de Red Bull, que tuvo lugar este domingo en Gamepolis. Un espectáculo sin igual que juntó a tres de los mejores cantantes de rap 'freestyle' de España: Arkano, Force y Chuty. Estos maestros de la improvisación ofrecieron un show oficial de Red Bull en el patio del Palacio de Ferias de Málaga, que se llenó por completo.

Arkano fue el encargado de inaugurar el escenario. Este maestro de ceremonias se desenvuelve con soltura, caminando por las tablas, irradiando confianza. «¿Qué pasa Gamepolis?», espetó antes de soltar una sucesión de rimas sin fin. El público seguía sus frases, cantando cuando él lanzaba el micrófono hacia ellos. El suelo retumba con algo más que la música de los altavoces, lo hacen los gritos, la pasión de los jóvenes que siguen sus letras, alzando las manos y llenando el ambiente de una energía electrizante hasta crearse un momento de coordinación único entre todo el público, que sigue la melodía del rapero.

Turno de Chuty y Force, y el público enloquece. Una pantalla retransmite en directo todo lo que estos raperos están dando a los jóvenes malagueños. Entre las rimas y los piques de estos tres raperos se encontraban temáticas de 'Dragon Ball' (mencionando a Krilín y Mister Satan), 'La Casa de Papel' y una interacción directa con el público.

Chuty hace corear al público con solo unas palabras. «¡Eo, eo, la, la la!», y con su pelo plateado se lleva a la gente a su mundo. Las rimas oscilan sobre temática 'gamer', pero también hubo palabras de complicidad: «En Málaga me siento como en casa», dijo. Force fue rápido y le contestó «Málaga no es la Casa de Papel, es la casa de Force».

Con sana rivalidad, ambos se retaban sin cesar. El escenario echó chispas, de la forma más literal posible: contó con efectos en el escenario que lanzaba chispas en los momentos más estelares.

Rodrigo tiene 13 años y está muy emocionado por ver una batalla de gallos en vivo. Desde hace más de un año escucha este género musical y todavía no había podido venir a ver ninguno en persona: «Me encanta poder verlos aquí». Iván, otro amante del rap cree que es algo «interesante».

Los raperos llaman del público a gente para que les hagan preguntas, «un cuestionario» en el que estos invitados les respondan sus dudas. Para María y Tino esto es «lo mejor». Ella tiene quince años y lleva escuchando rap desde hace tres, él desde hace cinco. Son jóvenes, pero son grandes oyentes de estas rimas llenas de verdades y algo de malicia. «Hemos venido varios años», dice Tino, «está bastante bien la verdad».

La Batalla de Gallos puso el broche a la tarde del domingo. Antes se había celebrado la final de la ESL entre otras actividades competitivas. Acto seguido tuvo lugar el concurso K-Pop (Pop coreano) y el concierto de música clásica dedicado a as bandas sonoras de los videojuegos de la mano de Games Waves. Por último se celebró la final de dúos de torneo de 'Fornite'.