El alivio de luto de Virginia Rota

Josefina, vecina de Serrato, retratada por Virginia Rota. /SUR
Josefina, vecina de Serrato, retratada por Virginia Rota. / SUR

La joven creadora malagueña estrena en el Centro Andaluz de la Fotografía el proyecto 'La pena negra'

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Josefina ni siquiera sale a la calle. Sus hijas le hacen la compra, mientras ella permanece en casa, vestida de negro, con una vela encendida. Josefina vive en Serrato, un pueblo con menos de 500 habitantes entre Ronda, El Burgo, Cañete la Real y Cuevas del Becerro. Josefina posa con la mano abierta en el pecho mientras mira fijo a la cámara, aunque cunde la sospecha de que sus ojos no ven nada de lo que tienen delante. Quizá estén en otra parte. Otro tiempo. Cuando aún vivían quien desde hace años marca su luto cotidiano.

Josefina preside uno de los retratos más imponentes de 'La pena negra', el nuevo proyecto de la joven artista malagueña Virginia Rota, que este viernes abrirá sus puertas en el Centro Andaluz de la Fotografía (CAF) instalado en Almería. 'La pena negra' reúne 13 instantáneas y otras tantas grabaciones sonoras. «A la hora de buscar documentación histórica sobre el luto no encontré mucha información, por eso me pareció interesante trabajar sobre este asunto y que las personas que quisieran participar me contasen su experiencia. En ese afán casi arqueológico, el proyecto suma los audios de las conversaciones que he mantenido con las personas que han formado parte de 'La pena negra', con el deseo de recuperar esa tradición oral», ofrece la creadora malagueña.

Con 'La pena negra', Virginia Rota (Málaga, 1989) mantiene su querencia formal por el claroscuro, convertido ya en una suerte de marca personal de un trabajo que bebe de influencias como Goya, Pierre Gonnord o Caravaggio, por citar algunas de las referencias más evidentes.

Así, la artista ahonda en la penumbra de su anterior proyecto, 'Saudade', y lleva esa intimidad desde lo formal hasta la propia escenografía, compuesta en la mayoría de los casos por el hogar de los retratados. O retratadas, en este caso: «Intento acercarme a lo que no desconozco porque, inevitablemente, es lo que me llama la atención. Tenía el recuerdo de mi abuela Pepa, que estaba siempre enlutada y me ha venido de nuevo a la memoria realizando este proyecto».

«Me llama mucho la atención –sigue Rota– que se hayan atribuido un color y unas normas a un proceso íntimo, a un suceso que pasa todos los días. En este sentido, también quería indagar sobre el hecho de que esta imposición haya recaído de manera preferente sobre la mujer», ofrece la autora del proyecto realizado en el marco del programa Iniciarte de la Junta de Andalucía.

La muestra programada en el CAF hasta el 23 de junio supone un nuevo peldaño en la trayectoria ascendente de Rota. Ganadora del Premio Iberoamericano Nexofoto 2016, la joven creadora malagueña ha presentado su trabajo en PhotoEspaña y en las exposiciones colectivas 'Beauty' (vista en La Térmica y en el MAD en Antequera), en el proyecto 'Los amigos invisibles' promovido por el Museo Carmen Thyssen y 'Under 35' de Gacma. Ahora, con 'La pena negra' firma su propuesta más ambiciosa.

Kilómetros y noes

Para componer 'La pena negra', Virginia Rota visitó Andalucía, Extremadura y Galicia en busca de personas enlutadas. «Parábamos en el bar del pueblo a primera hora de la mañana y preguntábamos si había alguien de luto. Si nos decían que no, íbamos al siguiente pueblo. Si nos decían que sí, intentábamos hablar con esa persona», recuerda la creadora sobre este proyecto «de muchos kilómetros y muchos noes».

«Más que el duelo, que es un proceso más íntimo, me interesaba el luto, porque se trata de una socialización de ese ámbito privado», apostilla Rota sobre 'La pena negra', que después del CAF visitará el Ateneo de Málaga. Y a finales de año espera el Centre Pompidou Málaga. Rota trabaja junto a la coreógrafa Luz Arcas y la violinista Luz Prado en una propuesta común. Muchos quilates en una joya por venir.