Alfonso Guerra: «Unas nuevas elecciones es posible y hasta probable, pero no inevitable»

Alfonso Guerra, durante la firma de un ejemplar de su último libro, tras su conferencia. /:: F. Griñán
Alfonso Guerra, durante la firma de un ejemplar de su último libro, tras su conferencia. / :: F. Griñán

El ex vicepresidente del Gobierno interviene en el curso de verano de 'Geopolítica y leyenda negra', en el que advierte del uso de la «falsificación histórica» por parte del nacionalismo

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Encontrar sitio era difícil. No es extraño ya que hoy llegaba un ponente con pasado político, galones y brillantez dialéctica: Alfonso Guerra. No obstante, el curso de verano de la Universidad de Málaga que lo había invitado, 'Geopolítica y leyenda negra', ha sido uno de los más seguidos y las plazas no solo se llenaron rápido, sino que era difícil encontrar una butaca de oyente los días anteriores. Con más razón, con la presencia del que fue vicepresidente del Gobierno de Felipe González, que llegaba para hablar del uso de la propaganda antihispana por los nacionalismos, particularmente el catalán. Aunque también reflexionó y lanzó algún dardo sobre Europa, sobre política internacional y, como no, sobre actualidad y la dificultad de Pedro Sánchez para formar gobierno. «Unas nuevas elecciones son posibles y hasta probables, pero no inevitables», aseguró.

Alfonso Guerra hizo un diagnóstico de la situación a pocos días del Debate de Investidura en el que el presidente en funciones Pedro Sánchez cuenta con los 123 votos de su partido, los cuales son insuficientes para alcanzar la mayoría absoluta. Y aunque el ex vicepresidente dejó abierta la posibilidad de que finalmente logre la aprobación del Congreso, dibujó un panorama difícil para el líder del PSOE, cuya inestabilidad prolongó hacia los tiempos previos del último gobierno de Rajoy. «Es muy probable que sigamos en esta situación de interinidad en la que llevamos cuatros años», apuntó.

El también autor de libro 'La España en la que creo' recorrió el arco parlamentario de derecha a izquierda para constatar la situación de bloqueo institucional. «Por lo que dicen los del PP no se ve que haya un atisbo de que vayan a abstenerse» en la votación de investidura de Sánchez, dijo Alfonso Guerra, que reconoció que a «los de la derecha no les parece pertinente y tienen la experiencia de que el actual presidente no quiso abstenerse en una situación semejante».

Más contradictoria ve la postura de Ciudadanos, «que llegaron a afirmar un acuerdo de Gobierno con el mismo candidato en el año 2015 y ahora están en contra», dijo el ex vicepresidente, que achacó este cambio de postura a «un giro conservador muy fuerte» del partido de Albert Rivera.

El rechazo de estos partidos constitucionalistas deja al presidente en funciones solo la baza de Podemos y de los diferentes partidos nacionalistas y separatistas, lo que calificó de «muchísimo riesgo». Por eso, apoyó la decisión de Sánchez de no atender las pretensiones del líder del partido morado, Pablo Iglesias. «Es muy difícil llegar a acuerdos con populistas que no creen en el sistema democrático», sentenció Alfonso Guerra, mientras que consideró que el «acuerdo con independentistas y nacionalistas no es conveniente para España».

La vía que no se quiere explorar

Así las cosas, unas segundas elecciones generales parece una vía «probable», aunque el ex vicepresidente pidió explorar una vía que parece descartada y que en los últimos días han puesto sobre la mesa un grupo de intelectuales -Fernando Savater, César Antonio Molina, Fernando Aramburu o Félix Ovejero, entre otros- en favor del entendimiento democrático. «Defienden que los partidos constitucionalistas deberían tener alguna aproximación antes que nacionalistas y populistas y me parece que ese documento está muy bien centrado», ha considerado.

Precisamente, las políticas separatistas y soberanistas han sido parte de la ponencia de Alfonso Guerra en el curso dirigido por la historiadora Elvira Roca, 'Geopolítica y leyenda negra'. El ex diputado y ex vicepresidente centró particularmente su discurso en el caso catalán y acusó de «manipulación» a los independentistas de lanzar «una historia falsa para dividir a la nación».

Guerra puso varios ejemplos de esas adulteraciones con la creación de los institutos de Historia «para decir que Colón y Santa Teresa eran catalanes, o que la nación catalana existe desde el siglo VII a C., una cantidad de falsedades terribles». Un ambiente propiciatorio que llevó a los excesos de los últimos años. «Las leyes del 6 y 7 de septiembre de 2017 fueron el comienzo del golpe de estado a cámara lenta», sostuvo.

En el coloquio posterior junto al ex ministro del PP Eduardo Serra, Alfonso Guerra también se refirió a la política internacional para hacer un retrato global y sintético de cómo funciona el mundo en la actualidad. «China es el taller del mundo, la India es la oficina de los informáticos, Europa es el museo y la residencia de ancianos, Estados Unidos es el gendarme, Rusia es el ‘enfant terrible’ difícil de controlar y África es el cementerio», resumió el político que abogó por una «Europa unida» para tener un mayor papel internacional. Un extremo en el que Serra coincidió al afirmar que «la primera obligación es terminar el proyecto europeo, porque sin ello no tendremos dimensión».

Tras su intervención, la directora del curso de verano 'Geopolítica y leyenda negra', Elvira Roca, clausuró este seminario que ha tratado de «desterrar la visión negativa de nuestro mundo que es un lastre y no nos ha servido para nada». La historiadora resaltó además la necesidad de entendimiento con Hispanoamérica, que pese a la cercanía cultural con España tiene muchas más posibilidades de mejora política, social y económica. «Tenemos un potencial en el que no solemos reparar», dijo la investigadora y autora de 'Imperiofobia y leyenda negra', que también lanzó una de las principales iniciativas que han surgido en el curso de verano: la necesidad de crear un Erasmus iberoamericano.