'Black Mirror' llega a Málaga

Rodaje de una de las escenas en el exterior de la cárcel./
Rodaje de una de las escenas en el exterior de la cárcel.

La serie producida por Netflix ha elegido la antigua Prisión Provincial para rodar algunas escenas de su cuarta temporada

PABLO MARINETTO

Tras su paso por el desierto de Tabernas, en Almería, y el rodaje de algunas escenas en carreteras de la comarca de Antequera, la superproducción de Netflix Black Mirror ha llegado a Málaga. La antigua Prisión Provincial situada en Cruz de Humilladero fue la localización elegida ayer para grabar varias secuencias del último capítulo de su cuarta temporada, titulado Black Museum y cuyo estreno está fijado para el próximo otoño. La serie está centrada en cómo las tecnologías afectan a nuestras vidas, aunque cada capítulo tiene argumentos y repartos totalmente distintos.

La identidad de los protagonistas del episodio es un misterio, al igual que el director. Lo que sí es público es que la trama estará inspirada en un relato inédito del ilusionista Penn Jillette sobre un personaje adicto al dolor. Se desarrollará en Las Vegas y la cárcel malagueña hará las veces de una penitenciaría de los Estados Unidos. Pero la productora quiere salvaguardar todos los detalles de la nueva entrega y evitar cualquier spoiler a unos fans que van en aumento con cada temporada.

En la mañana de ayer se rodaron varias escenas en el exterior, con un coche de época, y en las salas internas de la prisión, haciendo uso de la infraestructura del edificio que aún se conserva como las salas de interrogatorio o los interfonos para las visitas. El equipo de producción estaba compuesto por personal inglés y español, además de una decena de extras seleccionados en el casting organizado hace unas semanas. No es la primera vez que el edificio se utiliza como localización para producciones televisivas o cinematográficas. La película 321 días en Michigan, del director malagueño Enrique García, y el documental Drug Lord ya la visitaron en 2014. Y es que el inmueble lleva clausurado desde agosto de 2009, cuando cerró el centro de internamiento de tercer grado que albergaba. De hecho, el estado del edificio penitenciario es tan idóneo para este tipo de trabajos que la productora volverá previsiblemente en verano, junto con el director Ridley Scott para rodar su película The Cartel centrada en la vida del Chapo Guzmán.

Los vecinos de la zona quedaron impresionados ante el espectacular despliegue de medios en la calle Valderaduey, donde se encuentra una de las entradas laterales de la prisión. «No teníamos ni idea del rodaje. Cuando hemos salido esta mañana nos hemos sorprendido con la cantidad de camiones que han aparecido», comentaba Antonio Ruiz, que pasaba por allí. Seguro que muchos vecinos del barrio se convertirán en nuevos seguidores de la producción de Netflix, que parece haber llegado para quedarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos