El CAC Málaga se asoma al arte portugués

La muestra puede visitarse hasta el próximo 8 de mayo. /
La muestra puede visitarse hasta el próximo 8 de mayo.

El centro municipal reúne a 211 creadores del país vecino en 'Periplos'

ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Barruntaba el escritor José Saramago que España y Portugal se acabarían uniendo en una sola nación: Iberia. Defendía el Nobel portugués los vínculos entre ambos territorios y los beneficios mutuos de esa alianza. Y las reflexiones del autor de 'Ensayo sobre la ceguera' vuelven a la memoria en el Espacio Proyectos del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC Málaga) al relacionar la exposición presentada esta mañana con 211 artistas portugueses ('Periplos') con 'Made in Spain', vista hace un año en la misma sala con semejante número de creadores españoles. En conjunto, siguen más semejanzas que distancias. Incluso la panorámica presentada ahora se antoja más redonda que la vista hace casi doce meses.

'Periplos' brinda al espectador un recorrido poco amigo de la presbicia, con más de 200 obras de pequeño formato (10 x 12 centímetros) que trazan el paisaje de lo que acontece en un país desde el punto de artístico, tal y como ha adelantado el director del CAC Málaga, Fernando Francés.

La muestra programada hasta el 8 de mayo se organiza a partir de las afinidades temáticas o estilísticas de las piezas reunidas y, de este modo, 'Periplos' articula un discurso manejable, didáctico en palabras de los responsables del CAC, que ayuda a organizar el paseo y la mirada.

Abren camino las obras de filiación conceptual en uno de los conjuntos más sobresalientes del proyecto. Mención especial para las obras de Juliao Sarmento, Emilio Remelhe y Joao Felino en el apartado que basa las propuestas en la palabra escrita. Las más conceptuales de Ines Norton y Catalina Vez dan paso a las creaciones próximas al lenguaje del cómic y la ilustración. En este tramo despuntan Ana Sofia Gonçalves y Bordalo II.

Colores y matemáticas

El color y las texturas marcan la pauta de la sección en la que brillan Pedro Sequeira y Marta Soares, mientras que en las abstracciones matéricas cabe mencionar las propuestas de Patricia Almeida y José Bechara. La tela, el lienzo como materia prima, cobra protagonismo de la mano de Ana Pérez-Quiroga y Francisco Queirós, mientras que entre los paisajes la mirada se detiene en las cajas de Pedro Vanz y Paula Sousa Cardoso. Blanco y negro en las vistas naturales de Joana Pimentel, Rita Cortez y Madalena Parreira que conviven con el color pop de José Lourenço y la exquisita delicadeza de Baltazar Torres.

La naturaleza más domesticada y los animales toman el primer plano a la vuelta de la esquina desde el fondo de la sala. Aquí Josefina Ribeiro y Sofía Aguilar. Entre los retratos, Carlos Lobo y Philippe Pasqua. Aunque, para retrato, el del arte al otro lado de una frontera casi imaginaria.