Nuevas protestas vecinales por el abandono de los hoteles Califa

El hotel Califa I y II, objetos de continuos actos vandálicos. /SUR
El hotel Califa I y II, objetos de continuos actos vandálicos. / SUR

Sanidad ya declaró en septiembre que los establecimientos, donde se han originado varios incendios en los últimos años, suponen «un riesgo para la salud pública»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El mal estado de los hoteles Califa I y Califa II, en Torremolinos, ha vuelto a provocar criticas vecinales. Ambos establecimientos, abandonados desde hace tres años, tienen fachadas diferentes pero están unidos por el interior y han sido objeto de okupaciones y continuos actos vandálicos en los últimos años. Los servicios de emergencia han recibido varios avisos por pequeños incendios que han requerido labores de extinción especialmente complejas por la cercanía de bloques de viviendas. En octubre, los Bomberos tuvieron que intervenir con camiones y un helicóptero por uno de estos incidentes. El deterioro de las fachadas presenta además riesgo de desprendimiento.

La suciedad del agua de la piscina también supone un foco de infecciones denunciado en diversas ocasiones por los vecinos. El jefe de Medio Ambiente y el inspector municipal de Sanidad llegaron a declarar en septiembre, en un informe al que este periódico ha tenido acceso, que la situación suponía «un riesgo para la salud pública» por la acumulación de residuos y el agua estancada, que «favorecen la proliferación de vectores de enfermedades y aumentan las condiciones de insalubridad». Los técnicos ya entendían entonces «que se debe proceder de forma inmediata a la retirada de basura y el vaciado de la piscina, además de realizar diagnósticos y aplicar tratamientos oportunos como desinsectación, desratización y desinfección por parte de la empresa autorizada». Pese a esta valoración, los locales continúan presentando un estado lamentable.

Estado de la piscina y del interior de los hoteles, esta mañana.
Estado de la piscina y del interior de los hoteles, esta mañana. / SUR

Los hoteles Califa I y Califa II pertenecen al complejo Medina Azahara, de la cadena Summa Hoteles, que entró en concurso de acreedores en 2014 y tenía una decena de establecimientos en la provincia. Se trata de la misma empresa que gestionaba el Hotel Los Álamos, igualmente abandonado. En ambos casos el Ayuntamiento de Torremolinos ha recibido quejas por la okupación de los edificios. La oposición ya ha reclamado en varias ocasiones al Gobierno local que inste a la empresa propietaria a adecentar los establecimientos o que actúe de oficio para acabar con el riesgo de incendio y con los problemas de salubridad.