Más de 130.000 personas utilizan cada año el ascensor de El Bajondillo

Los ascensores salvan un desnivel de 15 metros. /SUR
Los ascensores salvan un desnivel de 15 metros. / SUR

Es el único que funciona desde hace años y salva un desnivel de 15 metros

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Más de 130.000 personas usan cada año el ascensor público que comunica el centro de Torremolinos con el paseo marítimo de El Bajondillo, según datos facilitados por el Ayuntamiento. Este elevador, uno de los dos situados en la plaza de Los Tajillos, pero el único que funciona desde hace años, salva un desnivel de 15 metros. Al servicio se sumó, en 2017, la instalación de una plataforma que garantiza la accesibilidad de personas en sillas de ruedas para subir o bajar las escaleras que separan ambas zonas. Este equipamiento, utilizado por una media de 1.700 usuarios anuales, fue financiado con 16.500 euros por la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental con cargo a su plan de inversión. Ancianos, personas con movilidad o portadores de carritos de bebé o maletas son los principales beneficiados de estos servicios.

El cierre permanente del segundo ascensor provoca, sin embargo, que en los meses de mayor afluencia turística se produzcan colas, además de generar el riesgo de dejar sin servicio a los usuarios en caso de avería en el único elevador disponible. La alternativa que requiere menos esfuerzo físico pasa por usar el ascensor de un hotel que sube hasta algo más de la mitad del tramo de escaleras, que hay que completar a pie. Su precio es de un euro por viaje, cincuenta céntimos más que el de los elevadores municipales, y no cuenta con exenciones de pago para pensionistas o niños.

La Asociación de Minusválidos Físicos de Torremolinos (Amifto), concesionaria del servicio de los ascensores de El Bajondillo, cobra 50 céntimos por viaje, aunque tiene carácter gratuito para minusválidos y personas con movilidad reducida mediante acreditación con carné de discapacidad, así como para personas mayores de 70 años. Los ingresos se destinan en parte a ayudas sociales. Tanto el ascensor como la plataforma salva escalera operan desde las nueve de la mañana hasta medianoche en horario de verano y de nueve de la mañana hasta nueve de la noche a partir de octubre. El alcalde, José Ortiz, insiste en «el compromiso municipal de avanzar en la eliminación de barreras arquitectónicas y mejorar la movilidad entre las distintas zonas urbanas de la localidad».