Cuatro años de cárcel para el guardia civil que causó el accidente con tres muertos en la A-7 en Torremolinos

Imagen de archivo del aparatoso accidente en junio de 2017. /
Imagen de archivo del aparatoso accidente en junio de 2017.

La sentencia le impone el pago de una indemnización de 1.440.000 euros a las familias de los fallecidos y a los heridos en el siniestro

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

El Juzgado de lo Penal número 10 de Málaga ha condenado a cuatro años de cárcel al sargento de la Guardia Civil que en el año 2017 provocó un accidente múltiple en la autovía A-7 en el que murieron tres personas y resultaron heridas otras nueve, varias de ellas de gravedad. La sentencia considera probado que el agente circulaba «a una velocidad muy alta, 149 kilómetros por hora», cuando la vía tiene una limitación genérica de 120, y de 100 en ese tramo concreto. Además, se encontraba bajo la influencia del alcohol y la droga: había consumido una alta dosis de cocaína, «lo que afectó a sus facultades psicofísicas para la conducción y el control del vehículo», según el fallo judicial, que resalta que circulaba en un «estado de excitación» y con «inobservancia de la diligencia más indispensable».

Los hechos sucedieron a las 16.11 horas del 28 de junio de 2017. Según se declara probado en la sentencia, cuando llegó a la altura del kilómetro 225,50 de la autovía A-7, y tras rebasar por la izquierda un BMW, el ahora condenado, que iba al volante de un Hyundai 140, empezó a retornar hacia el carril derecho de la vía, impactando por alcance con otro vehículo. Tras el impacto, y dada la alta velocidad a la que circulaba el sargento, siguió su marcha hasta invadir la zona de exclusión a la circulación que separaba la A-7 de la AP-7, cruzándola para introducirse en el carril izquierdo por el que avanzaba un taxi, contra el que colisionó. Tras el golpe, el taxi se desplazó a la derecha y comenzó a dar vueltas de campana, saliendo despedidos cinco de sus ocupantes. Tres de ellos murieron y los otros dos sufrieron heridas muy graves.

La sentencia considera que esos hechos son constitutivos de un delito de conducción bajo la influencia de alcohol y drogas, un delito de conducción temeraria, tres delitos de muerte por imprudencia grave y nueve delitos de lesiones imprudentes. «El acusado es hallado penalmente responsable en base a dos factores esenciales: fue responsable de la muerte de tres personas así como de las lesiones que sufrieron otras nueve debido a que conducía muy afectado pro el consumo de alcohol y sustancias psicotrópicas, en este caso, cocaína, y al exceso de velocidad», dice el juez.

Por todo lo anterior, le impone una pena de cuatro años de cárcel y la prohibición de conducir durante cinco años, con perdida de vigencia del permiso. En cuanto a la responsabilidad civil, la sala lo condena a pagar una indemnización de 1.440.000 euros a las familias de los fallecidos y también a los lesionados.

El juez señala que al haberse celebrado ya el juicio y tras dictarse la sentencia, «el riesgo de fuga para sustraerse a la acción de la justicia no puede motivar el mantenimiento de la situación de prisión provisional, como tampoco la destrucción de pruebas», por lo que acuerda la libertad provisional por esta causa. La sentencia no es firme.