Aliseda saca a la venta veinte solares para construir 2.240 viviendas en la Costa del Sol

La gran mayoría de los activos ofertados son suelos residenciales finalistas. /Ñito Salas
La gran mayoría de los activos ofertados son suelos residenciales finalistas. / Ñito Salas

En la macrosubasta de activos procedentes del Banco Popular, Málaga es la provincia que suma suelos de mayor valor: 95 millones de euros

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

La Costa del Sol es la gran protagonista en la mayor operación de venta de suelo que está en marcha actualmente en España: la que ha organizado Aliseda, antigua división inmobiliaria del Banco Popular, ahora controlada en un 51% por Blackstone y el resto por Banco Santander. Esta sociedad ha sacado a la venta de una sola tacada una cartera de 270 activos inmobiliarios, en su mayoría solares residenciales finalistas (concretamente 231, mientras que los 39 restantes son promociones en curso), que están repartidos por 43 provincias, de las cuales están excluidas Madcrid y Barcelona. Son algo más de dos millones de metros cuadrados que otorgan una capacidad para levantar más de 18.000 viviendas. Y Málaga es la primera provincia en importancia dentro de esta macrosubasta si se tiene en cuenta el valor estimado de los veinte suelos que alberga: 95 millones de euros, cerca de una quinta parte del total que suman todos los activos ofertados a nivel nacional (540 millones). En superficie edificable es la segunda después de Murcia, con 256.000 metros cuadrados.

Las dos decenas de solares que ha sacado a la venta Aliseda en la provincia de Málaga suman un techo edificable de 2.240 viviendas. Están repartidos por toda la Costa del Sol, principalmente en Torrox, Torremolinos, Estepona y Casares. Solamente estos municipios concentran una superficie de 150.000 metros cuadrados.

Aliseda ha elegido una fórmula singular para afrontar esta macrooperación de venta de activos. Normalmente sólo los grandes fondos internacionales tienen acceso a transacciones de estas características, pero la sociedad inmobiliaria controlada por Blackstone ha optado por abrir la puerta también a promotores locales o regionales que tengan interés por pujar por solares concretos.

Según explica el director del Área de Suelo de Aliseda, Adolfo Blázquez, «a diferencia de otros procesos de venta, el que ahora pone en el mercado Aliseda permite al inversor la posibilidad de ofertar por cualquiera de los suelos de forma independiente, pudiendo confeccionar el perímetro que mejor se ajuste a sus necesidades y criterios de inversión. De esta manera, tanto el promotor local como el inversor institucional tienen la oportunidad de participar en igualdad de condiciones».

Para ello, la compañía ha preparado un escaparate electrónico en el que los inversores interesados pueden consultar las características de los suelos que están a la venta y pujar por activos individuales o por paquetes. El proceso comenzó el 7 de septiembre y se extenderá hasta diciembre, con el cierre de las ofertas seleccionadas.

El suelo que Aliseda ha puesto a disposición del mercado procede de los activos tóxicos del Banco Popular. Cabe recordar que Banco Santander vendió el 51% de la cartera vinculada al ladrillo el pasado año a Blackstone por 5.100 millones. De esos activos, el 42% correspondían a suelos y obras en curso. En esa operación, el principal banco español también traspasó la mayoría accionarial en la sociedad Aliseda, encargada de gestionar esos activos.

 

Fotos

Vídeos