Torremolinos aprueba la mayor transformación en su trazado urbanístico de las últimas décadas

Imagen del centro comercial y de ocio que Intu construyó en Zaragoza, similar al que levantará en Torremolinos. /
Imagen del centro comercial y de ocio que Intu construyó en Zaragoza, similar al que levantará en Torremolinos.

El pleno da luz verde a tres convenios de calado, entre ellos el del mayor parque comercial y de ocio de Andalucía, que creará 4.000 empleos directos

ALBERTO GÓMEZ

Torremolinos camina con paso firme en la nueva hoja de ruta destinada a renovar su trazado urbanístico y su tejido comercial. La corporación aprobó ayer en sesión plenaria tres convenios de especial calado para el futuro del municipio. El Ayuntamiento da así luz verde a los acuerdos suscritos por el alcalde, José Ortiz, con la empresa Intu, que construirá el mayor parque comercial y de ocio de Andalucía; con Azucarera Larios, que prevé crear un centro para minoristas, y con las familias Rodríguez Rosado y Martínez Echevarría para levantar varias promociones residenciales privadas y viviendas protegidas. Los tres documentos han sido adaptados a parámetros urbanísticos «más moderados y sostenibles» con respecto a la anterior legislatura, según anunció ayer la primera teniente de alcalde y titular de Urbanismo, Maribel Tocón.

Los convenios ya estaban incluidos en el Plan General de Ordenación Urbana de Torremolinos, pendiente de la aprobación definitiva por parte de la Junta de Andalucía, y ayer fueron llevados a pleno tras su exposición pública. El PSOE, que gobierna en minoría desde junio, el Partido Popular y Ciudadanos respaldaron los convenios, que fueron rechazados por Izquierda Unida y el partido instrumental de Podemos, Costa del Sol Sí Puede. La coalición de izquierdas criticó que el nuevo plan urbanístico, el primero que saldría adelante en dos décadas, supone «un arma de destrucción medioambiental». Fuentes consultadas sostienen que las modificaciones introducidas en el PGOU despejan el camino y aseguran el visto bueno del Gobierno autonómico.

mil metros cuadrados serán destinados a promociones de viviendas, el 30% de carácter social

200
15
80

El documento suscrito por Intu recoge la inversión privada más cuantiosa de los últimos años. El nuevo parque comercial y de ocio se extenderá sobre una superficie de 54.750 metros cuadrados al norte del Palacio de Congresos y constituirá el mayor complejo de estas características en el Mediterráneo. La contraprestación económica en concepto de plusvalías para las arcas municipales asciende a 996.574 euros, más una contribución de 300.000 euros que podrán ser destinados a la dotación de infraestructuras en la Cañada de los Cardos. Este centro, que dispondrá de tiendas, restaurantes, zonas de paseo, una pista de esquí y una piscina de olas gigantes para hacer surf, entre otros reclamos, permitirá crear 4.000 empleos directos y otros 3.000 indirectos durante la fase de obra y tras la apertura. Sólo en concepto de licencias, según las previsiones de la empresa, el Ayuntamiento ingresará quince millones de euros, una cantidad equivalente al quince por ciento del presupuesto municipal anual.

El acuerdo firmado con Azucarera Larios comprende una superficie de casi 200.000 metros cuadrados, también en los alrededores del Palacio de Congresos, en concreto en el nudo de salida de la autovía, donde previsiblemente se construirá un centro para ventas minoristas. La principal modificación introducida respecto al anterior convenio radica en la cesión de derechos al Consistorio sobre el uso del suelo, que pasa a ser del 35 por ciento, un 25 por ciento más de lo que establece la legislación, según informó ayer Tocón. Las asociaciones de empresarios de Torremolinos esperan que el triángulo que formará este centro con el parque comercial y de ocio de Intu y con el casco histórico revitalice el comercio local y el centro urbano.

El último de los convenios aprobados prevé el desarrollo de una superficie de 80.000 metros cuadrados destinados a promociones de viviendas. El nuevo documento desecha la idea inicial de levantar un macrohotel que paliaría la ausencia de un cinco estrellas en el municipio. El documento establece que en La Cizaña habrá zonas al aire libre y que el 30 por ciento de la construcción se dedicará a viviendas sociales. Por su valor medioambiental e histórico, este espacio será sometido a vigilancia y protección arqueológica.

La aprobación de estos tres convenios se suma al proyecto de peatonalización del centro, iniciado a finales del año pasado con el cierre al tráfico de vehículos en la plaza Costa del Sol y parte de la avenida Palma de Mallorca, dos de las principales arterias de Torremolinos. El equipo de gobierno pretende crear un gran bulevar con zonas ajardinadas que sirva como dinamizador de la actividad cultural del municipio, una iniciativa que se complementaría con la reactivación de la plaza de La Nogalera y su entorno, donde en los últimos meses se han celebrado decenas de eventos, como el concierto de Danza Invisible, que congregó a más de 7.000 personas en su regreso a Torremolinos doce años después de su última actuación.

Fondos europeos

El Ayuntamiento ha solicitado por primera vez fondos europeos para hacer frente a su ambicioso proyecto de renovación. Los cambios registrados en Torremolinos en los últimos meses, sin embargo, traspasan el apartado urbanístico. El nuevo equipo de gobierno socialista centró sus primeros esfuerzos en paliar las deficiencias democráticas que lastraron los últimos años de mandato del anterior Ejecutivo local. La creación de una junta de portavoces y la integración en el Ayuntamiento de las sedes de todos los partidos con representación en la corporación abrieron una insólita línea de diálogo entre la formación gobernante y la oposición. Además, Ortiz y su homólogo en la capital, Francisco de la Torre, escenificaron en un acto institucional el final del litigio que Málaga y Torremolinos mantenían desde la segregación de la antigua barriada en 1988.