Los senderistas aseguran que el pozo en el que cayó Julen no se veía y que no recuerdan bloques de hormigón en la zona

Los senderistas, a la salida de los juzgados./Pedro J. Quero
Los senderistas, a la salida de los juzgados. / Pedro J. Quero

Estas tres personas fueron las primeras en llegar a la finca de Totalán después de que el niño se precipitara por la prospección

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

Las declaraciones por el caso abierto tras la muerte del pequeño Julen al precipitarse por un pozo en una finca de Totalán siguen adelante. Durante la mañana de este miércoles, la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, la encargada de la investigación de esta causa, ha escuchado a los tres senderistas que auxiliaron a los padres del pequeño tras el trágico suceso, quienes han asegurado que la prospección no se veía a simple vista y que no recuerdan bloques de hormigón en la zona, según han informado las fuentes consultadas por este periódico.

Ellos alertaron a los servicios de emergencias de lo que había ocurrido y acompañaron a los progenitores de Julen, Victoria García y José Roselló, en esos momentos de desesperación. De hecho, los senderistas fueron los primeros en llegar a los terrenos tras el suceso y han recordado esos momentos ante la magistrada. Asimismo, se han ratificado en la declaración que prestaron ante la Guardia Civil tras el suceso.

Hasta el momento ya han declarado los padres de Julen, el dueño de la finca en la que ocurrieron los hechos, David Serrano, y su pareja. Serrano es el único que lo ha hecho en calidad de investigado por un supuesto delito de homicidio por imprudencia.